Inicio Noticias PayIt, la red social de pagos creada por dos millennials

PayIt, la red social de pagos creada por dos millennials

Compartir

PayIt es una fintech fundada por Martín Mexía Ponce y Miguel Cervantes que permite transferir dinero entre amigos, por lo que la definen como la red social de pagos.

Martín Mexía Ponce, CEO y fundador de PayIt, odia el efectivo. Esa fue la razón por la que el ingeniero en sistemas cognitivos por la University British Columbia decidió emprender con un sistema que permitiera usar el dinero de manera electrónica. Mexía laboraba en la consultora Accenture y ahí conoció a Miguel Cervantes, que trabajaba en la consultora en tecnologías de la información, Génesis, mientras estaban en un proyecto conjunto.

Ambos dejaron sus empleos e iniciaron una agencia de software. Mientras transcurría la operación decidieron iniciar otro proyecto. “Entonces pensé: ‘¿qué me duele?’ Pagar en efectivo”, cuenta Mexía. Y ahí surgió la idea de crear PayIt, una startup que se define como una red social de pagos. Era finales de 2014.

La idea de PayIt se comenzó a hacer realidad desde noviembre de 2015 y en febrero de 2016 surgió la primera versión beta que se convirtió en una opción para hacer pagos entre amigos y para pagar servicios como el teléfono o el internet. “La media de pagos está en 140 pesos y se pueden cobrar cantidades pequeñas, puede ser desde un café”, apunta el joven de 29 años.

  • Te puede interesar: El veracruzano que creará un banco digital sólo para millennials

Mexía Ponce y Miguel Cervantes han conseguido que su plataforma reporte un crecimiento mensual de 40 a 45% y sea utilizada por 90 mil usuarios. A través de esta fintech se han hecho transacciones de más de 10 millones de pesos.

El hecho de que en los últimos cinco años, los pagos en internet hayan crecido 371% hace que su negocio sea escalable en México.

Mexía, que tiene una maestría en business management, quiere disminuir la cifra de 2.3 millones de pesos que, calcula, pierden al año los mexicanos en ir al banco o al cajero a conseguir efectivo para cubrir sus gastos diarios.

  • Lee: La fintech chilena que convierte tus placeres culposos en ahorros

Uno de los pilares de PayIt es la seguridad de la información bancaria, la cual está guardada en el dispositivo móvil de cada usuario, explica Cervantes, el CTO. “Para romper la seguridad, un hacker o un ladrón además tendría que ser matemático, así que hay tiempo necesario para cancelar la tarjeta”, afirma el joven emprendedor.

Cervantes dice que, si se pudiera explicar esto coloquialmente, podría decirse que guardan la información en cajas que se cierran con llaves que sólo tiene el usuario por lo que no está en riesgo cuando alguien roba el celular o lo hackean.

¿Qué habrá después se la Ley Fintech?

El objetivo de PayIt es posicionarse como líder frente a su competencia Swap, UnDosTres y MoneyPool, otras fintech que ofrecen servicios similares a los usuarios. Quizá con la Ley Fintech tenga menos competencia pues, asegura su CEO, está poniendo el freno a la entrada del ecosistema emprendedor. “Con esta nueva ley no va a poder ser lo que a mí me pasó, que tenía una idea y traté de llevarla a cabo. Ahora con toda la regulación será difícil. Ese es el miedo que tenemos”, confiesa.

El emprendedor asegura que la ley es necesaria, sin embargo, no está seguro de que lo que se plantea en el anteproyecto sea lo correcta. “En términos de la vertical de pagos electrónicos estamos de acuerdo porque están protegiendo al consumidor, pero en la parte que no estamos tan de acuerdo es la general, sentimos que pusieron muchas trabas”, reclama Mexía.

  • Recomendamos: La fintech que quiere que los mexicanos inviertan en bitcoin

Para el CEO de PayIt no están claros los requisitos que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) establece para que una fintech se registre. Además, los costos que se establecen no son accesibles para un emprendedor. “Esos costos a nosotros como startups nos matan porque no tenemos un modelo de negocio tan probado y un flujo de efectivo activo”, dice el emprendedor.

Mexía cuenta que un grupo de compañeros del sector fintech hizo el ejercicio de cuánto le costaría a una startup seguir todos los requisitos de la ley y que llegaron a la conclusión de que necesitaría de 250 mil a 350 mil dólares solamente para poder subsistir.

Otro punto que Mexía considera complicado para las startups es la realización de auditorías que plantea el anteproyecto de la ley, como lo hace cualquier institución financiera.

No obstante, también hay puntos positivos de la ley, como la seguridad que brindará al usuario, reconoce Mexía. Pero sobre todo, a PayIt le dará fiabilidad frente a inversionistas. “Cuando hablamos con fondos de inversión extranjeros siempre preguntan si existe una regulación, y si sí es más fácil levantar capital”.

Pese a los pros y contras, para el CEO de PayIt, la regulación en materia de fintech es algo que necesita México pues puede democratizar el acceso a los servicios financieros, lo cual hará que el nivel de servicio de los bancos crezca porque habrá más competencia.

Mientras tanto, Mexía y Cevantes, que participan en el programa de Startupbootcamp Fintech México, buscan adquirir experiencia que los lleve a crecer su mercado y mejorar su producto. Esta es la primera vez que esta startup que inició con una inversión de 150 mil dólares de venture capital e inversionistas ángeles mexicanos participa en un programa de aceleración como este.

https://www.entrepreneur.com