Inicio Noticias Pablo Larguía: “El emprendedor argentino debe lidiar con una coyuntura difícil”

Pablo Larguía: “El emprendedor argentino debe lidiar con una coyuntura difícil”

Compartir

El fundador de la Red Innova observa que, gracias a las aceleradoras, las start ups locales pueden probar sus ideas. Y advierte: “Aún falta inversión en el escalón de US$ 200.000 a US$ 400.000”.

En las alturas, grandes compañías en busca de nuevas ideas que las sienten, otra vez, en el trono de la innovación. En el purgatorio, start-ups que, gracias a la apertura de las herramientas de desarrollo, marcan la agenda tecnológica, esperando levantar vuelo. Y, en el medio, Pablo Larguía, con su Red Innova –que, en 2014, potenció su sitio web, focalizado en contenido y servicios para emprendedores–, tiene la misión de unir a las ideas con el capital.

Además de las tradicionales charlas, la conferencia –que por, segunda vez, se realiza en Buenos Aires–, este año, presenta la Red Innova Challenge, competencia que busca conectar a más de 900 start-ups digitales con las empresas más importantes. En diálogo con APERTURA, Larguía analiza la situación de los emprendedores argentinos, el rol de las aceleradoras y la falta de fondos de inversión a gran escala.

¿Cómo ve al ecosistema emprendedor?

En cuatro años, cambió todo muchísimo. Algo fundamental fue la incursión de las aceleradoras, que tuvieron un rol muy importante para el acceso rápido al capital y permitir, así, probar, mínimamente, una idea. Casos como el de NXTP Labs y Wayra –en la Argentina–, Startup Chile o la brasileña 21212 fueron esenciales. Le permitió a muchos emprendedores dar el salto desde la idea a la realidad. Es muy valioso que, además de capital, brinden recursos, como oficinas en donde los incubados puedan trabajar. Hoy, los emprendedores con ideas se animan a dar los siguientes pasos. Eso es, en gran parte, debido a las aceleradoras.

¿Qué falencias encuentra?

Sigue faltando inversión en el escalón de US$ 200.000 a US$ 400.000. Es difícil llegar a ese monto. Y, si se logra, se da en rondas entre muchos inversores. Es una situación compleja. Pero, al mismo tiempo, hay una gran oportunidad de hacer algo en ese segmento. Desde el Estado, algunas iniciativas buscan fortalecer el ecosistema inversor, como, por citar un caso, el fondo que creó el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para co-invertir con otros privados.

¿Cuánto afecta la actual situación económica a los emprendedores argentinos?

El emprendedor argentino debe lidiar con una coyuntura difícil, que continúa. Esa constante lo acostumbró al cambio, a enfrentar factores que, hoy, ya son muy normales en su vida. No obstante, ningún país de América latina tiene tantos emprendedores per cápita, tantos emprendedores digitales haciendo empresas o vendiendo en el exterior. No puedo pensar en una empresa colombiana, por ejemplo, cuyo producto se use mundialmente. En cambio, en la Argentina, hay start-ups que comercializan afuera y son conocidas. El país sigue siendo un polo emprendedor muy importante en la región.

¿Por qué habla de 2014 como el año en que se establece el concepto de “open innovation” o “innovación abierta”?

Ninguna gran empresa creó alguna de las aplicaciones que hoy dominan el ecosistema digital mundial. A Instagram no la creó Canon; ni a Spotify, Sony. Por esa razón, quieren estar cerca de los jóvenes. Cuanto antes descubran talento, innovación, disrupción y buenos equipos de trabajo, antes se asociarán, invertirán o comprarán este tipo de start-ups.

Fuente: Apertura.