Inicio Noticias Nuevos Medios de Pago del Siglo XXI

Nuevos Medios de Pago del Siglo XXI

Compartir

Cada vez se hace más necesario, renovar la estrategia de los medios de pago. Estos son los argumentos que esgrimen los principales medios de pago, y sus canales.

La primera pregunta que surge cuando se escucha esto, es ¿por qué hay que cambiar los procedimientos actuales?. La principal respuesta es por el alarmante crecimiento del fraude internacional, según el informe de la Comisión Europea de lucha contra el fraude, en medios de pago distintos del efectivo. Las previsiones para este tipo de delitos, para este año 2001 en territorio comunitario, es superior a los 150 mil millones de pesetas (900 millones de Euros), entorno a un 50% más que el año pasado. El costes derivados de ello, se puede multiplicar por el 30%, sí consideramos (tramites administrativos y legales, investigación y seguimiento del fraude, daños en imagen, etc) para cada entidad financiera, canales y los medios de pago. Pero también por que no decirlo, porque las nuevas tecnologías han acercado recursos suficientes, para que proliferen más que nunca nuevos sistemas alternativos a los medios de pago tradicionales.

La verdad sea dicha, es que los procedimientos y tecnologías operativas actualmente, presentan importantes problemas de seguridad. Que si bien una gran parte de ellos se pudieran reducir con un poquito de cuidado por parte de los usuarios, siempre es posible que nos puedan dar un disgusto. Según nuestros últimos estudios que hemos realizado, el principal problema en los medios de pago actuales (sean cuales quiera), es la filosofía obsoleta de su operativa, nosotros la hemos definido, como Plural Payment System o dicho en castellano, Sistemas de Pago Plural (SPP). El principal denominador que presentan todos ellos, es que el IDENTIFICATIVO del TITULAR del MEDIO DE PAGO, es siempre el mismo para cada operación. Esto supone un riesgo importantísimo, si nos ponemos a pensar, por ejemplo, en la tarjetas de plástico (débito y crédito).

El identificativo que se utiliza entonces es el denominado PAN, y se corresponde para que todos podamos entenderlo mejor, con el código de números que están estampillados sobre el plástico. Para la tarjetas estándar EMV (Europay, Master Card y Visa) son 16 dígitos, para las de AMEX 15 y las del Sistema 4B son 17dígitos. Estos códigos están estructurados de tal forma que permiten identificar correctamente los datos del titular del medio de pago, como sus datos financieros asociados al medio de pago. Es por ello, que el principal riesgo es ir dejando copias de este dato, en cada comercio que realizamos una compra. Ya que por sí mismos, son suficientes para realizar pagos en nombre de un tercero sin su autorización, a través de teléfonos, de Internet, Fax, etc.

Para evitar este tremendo fallo de seguridad, que de idéntica forma es aplicable a los siguientes otros casos:

  • Certificados Electrónicos: SET, sistemas de telefonía móvil (en general para todos)
  • Con los datos de una cuenta bancaria: en los recibos
  • Y básicamente, con cualquier sistema, que utilice un identificador único, para realizar, tanto el primer pago, como el vigésimo quinto pago y sucesivos.

(En los modelos de SPP, la seguridad se argumentaba, en el secretismo de la tecnología utilizada, más que en la robustez, de los sistemas de seguridad. Un gravísimo error de concepción).

Una de las principales, soluciones que se comienzan a barajar en estos sectores, es el concepto de Pago Singular. Básicamente se caracteriza, por asociar a cada titular de un medio de pago, de unos identificativos válidos para una única operación. De tal suerte, que es prácticamente imposible reutilizarlos, para segundas y sucesivas operaciones de pago. Estos identificativos adoptan el nombre de Códigos de Pago Singular (CPS).

Este concepto, posiblemente ya lo están utilizando en España algunas cajas de ahorro, a través del sistema VINI. Sin duda uno de los Medios de Pago, más seguros hoy por hoy existentes en toda Internet. Otro ejemplo también los podemos encontrar en Europay (Portugal), con el sistema Pseudo Números.

El principal problema que se pueden encontrar en España, es que esta tecnología (Know how) fue patentada en 1999, y de demostrarse que realmente son la misma, tendrán que llegar a un acuerdo, con la empresa propietaria, de dicha patente.

Esta novedosa metodología del Sistema de Pago Singular, aporta otras destacables medidas de seguridad, que refuerzan sobretodo aquellas operaciones que están más orientadas al B2B. Para ello se describe un Sistema de Seguridad Marginal (SSM), que es capaz de definir formatos de CPS mayores, para operaciones del tipo Corporate, y de esta forma incrementar la seguridad, hasta tal punto, que sería más fácil que nos tocara tres veces seguidas la Lotería Primitiva, que acertar dicha clave.

La concepción del Sistema de Pago Singular, puede relanzar, y devolver la confianza, al sector eBusiness, pero sobretodo al eCommerce. Según los datos que conocemos sobre este novedosos sistema, puede reducir el nivel de fraude en algo más del 84% del fraude detectado y en más del 96% en el no detectado.

Con todos ellos, queda claro que con la renovación del estándar de tarjetas EMV, donde la banda magnética desaparecerá, para dejar paso a los Chip. La llegada de la segunda generación y media de GSM (GPRS) y con su tercera generación (UMTS), los teléfonos móviles, dejaran de ser simples terminales de comunicación, y pasarán a tener un mayor protagonismo, comenzando a adoptar el nuevo papel de TPC (Terminales Punto de Compra), sustituyendo a los ya conocidos TPV. Las nuevas tecnologías permitirán un nuevo renacer de conceptos y servicios, accesibles desde renovadas herramientas que estarán al alcance de los nuevos usuarios de entidades financieras.

Autor: Alberto Valencia
Consultor y Socio Director
Valencia Consulting eBusiness

Fuente www.emprendedores.cl