Inicio Noticias Nuevas tecnologias: como seran los bancos y los cajeros automaticos del futuro

Nuevas tecnologias: como seran los bancos y los cajeros automaticos del futuro

Compartir

Nuevos Cajeros

Fuente: Infobae.com

La convergencia de tecnologías de la información y la comunicación (TIC), como la telefonía móvil, Internet y las interfases táctiles que popularizó el iPhone, sale en ayuda de los bancos para satisfacer las demandas de sus clientes, en especial los “nativos digitales”, que se criaron bajo la influencia de estos desarrollos tecnológicos, y para aumentar la eficiencia y rentabilidad de las entidades financieras.

Durante el reciente congreso de la Asociación de Marketing Bancario Argentino (AMBA) se expusieron algunos casos de aplicaciones de las TIC en el negocio bancario. Uno de los oradores fue Mark Grossi, vicepresidente de Innovación Tecnológica de NCR, un fabricante de equipos y sistemas de autoservicio y de servicio asistido, entre ellos los cajeros automáticos.

El ejecutivo explicó las tendencias tecnológicas por las cuales, dentro de unos cinco años -si se cumplen sus pronósticos-, la experiencia de interacción física entre un cliente y su banco será muy distinta a la actual.

Grossi encabeza un área estratégica de NCR, integrada por unos 40 especialistas de hardware, software y psicología. En este último caso es para comprender las tendencias de los clientes, en especial las mujeres. ¿Por qué? “Según varias encuestas, el 80% de los ingresos en los hogares es administrado por las mujeres”, respondió.

Hoy el foco del grupo de trabajo está puesto en el uso de dispositivos móviles personales, como el celular o el reproductor de medios digitales o el asistente personal digital (PDA, sigla en inglés) y su relación con sistemas bancarios. También trabajan sobre la influencia de las tribus o clanes sociales. “Esto siempre existió pero gracias a Internet existen tribus locales y globales” de consumidores y clientes, dijo Grossi.

Según las investigaciones llevadas adelante por NCR, los clientes bancarios en el mundo desarrollado son adeptos y tienen expectativas altas sobre prestaciones de autoservicio y de solución instantánea. Un estudio en 11 países señala que el 67% de los consumidores prefieren ser clientes de una empresa que privilegia el autoservicio.

Aquí empieza a ganar peso el teléfono móvil, el dispositivo tecnológico de mayor penetración en la población mundial. Una de las metas del trabajo de Grossi es convertir al celular en un medio transaccional, no sólo como un vehículo para realizar operaciones a través de Internet o la red del operador telefónico, sino como una especie de tarjeta bancaria que interactúa con cajeros automáticos u otros dispositivos en la sucursal bancaria.

Así, por ejemplo, una transacción puede comenzar a través de una computadora conectada a Internet y finaliza en un cajero automático y un celular.

Pero a esta tendencia se le suma el fenómeno de la interfase táctil, masificada por el iPhone. Estos sistemas multitáctiles, intuitivos y visuales también ya tienen su impacto en las interacciones entre bancos y clientes. Un ejemplo de ello es un desarrollo de NCR basado en el escritorio multifunción y multimedia Surface, de Microsoft.

¿Cuándo llegarán al mercado estos cajeros y equipos multimediales? Grossi estimó que se demorarán unos 3 o 4 años. Este licenciado en Ciencias de la Computación en la Abertay University de EE.UU. recordó que llevó unos 30 años el paso de las líneas de comando del oscuro sistema operativo DOS a interfases gráficas como el Windows y luego el iPhone.

Y para que estas aplicaciones estén listas para llegar al mercado, debería darse la confluencia de tres dimensiones en un mismo espacio, según Grossi: Por un lado, que estos desarrollos tecnológicos resuelvan problemas de negocio de los bancos; que los clientes entiendan su utilidad y funcionamiento; y que las tecnologías estén probadas y sean seguras.

Celular bancario

El teléfono móvil se suma al proceso de convergencia de los canales automáticos de los bancos, junto a los cajeros autonmáticos e Internet. Por ejemplo, ya existen en países como Turquía desarrollos de NCR que permiten a los clientes la extracción de dinero de un cajero sin usar la tradicional tarjeta de plástico.

El usuario se acerca a una terminal de autoservicio del banco, teclea la opción “retirar dinero sin tarjeta” e ingresa una clave que le fue enviada a su teléfono móvil. Si el código está vigente y es correcto, el cajero entregará el efectivo.

Otro sistema, empleado en Japón, utiliza la tarjeta de identificación del móvil que interactúa con el cajero, a través de sistemas inalámbricos, como en la imagen de abajo, correspondiente a un banco nipón.

También hay sistemas que recolectan la información bancaria contenida en el móvil, que se coloca en el cajero, y éste autoriza la operación, como se observa en las imágenes inferiores.

Así, el cliente extrae el dinero sin necesidad de colocar ninguna tarjeta de plástico.

Escritorio multimedia

Otro ejemplo de los cambios que se avecinan lo protagoniza el Surface. Se trata de un punto de contacto para sucursales que utiliza esta solución de Microsoft dentro de un panel personalizado.

Este escritorio eleva la interfaz a una altura cómoda para una persona que está de pie, e incluye un estante que facilita la integración al diseño de dispositivos adicionales, como lectores que no necesitan contacto físico y teclados numéricos encriptados.

Surface permite interacciones multitáctiles, experiencias multiusuario, reconocimiento de dispositivos y de objetos.

Grossi y otros ejecutivos de NCR mostraron algunas aplicaciones sobre un Surface que la compañía tiene en sus oficinas porteñas.

Un caso práctico

El día de mañana se dará el caso de que un cliente llega con su celular ante el escritorio en la sucursal del banco.

Acto seguido, coloca el teléfono móvil en el escritorio, que lo reconoce como dispositivo para intercambiar información del cliente con los sistemas del banco.

El cliente puede seleccionar, por ejemplo, una planilla de una póliza de seguro y completar algunos datos con un teclado virtual.

La información personal del cliente es provista desde el celular.

El sistema permite la interacción simultánea de otros usuarios sobre el mismo producto o servicio. En este caso, otro cliente coloca su propio celular para sumarse a la misma póliza.

Un empleado del banco autoriza la operación con una tarjeta especial (ver foto inferior en el centro arriba).

El sistema incluye la posibilidad de firmas manuales virtuales.

El proceso ilustrado arriba se resumen así: un cliente completa en el Surface una póliza de seguro con información personal que ya está disponible en el celular, sin necesidad de llenar formularios en papel. El tiempo que lleva completar la solicitud se reduce al utilizar datos personales ya almacenados en el dispositivo móvil.

El usuario puede seleccionar la información que desea compartir y arrastrarla a la aplicación. Así, se completan automáticamente las partes del formulario. Una vez que el cliente llenó la planilla virtual con sus datos personales y con la información específica que se le solicita, un empleado del banco se acerca al escritorio para finalizar el proceso.

El empleado accede a funciones específicas con una tarjeta identificatoria para el personal autorizado. Esto les permite desbloquear, verificar y procesar la solicitud, e imprimir la documentación con una impresora remota.

También existe la posibilidad de utilizar cajas de seguridad para documentos, ya sea residentes en el dispositivo móvil o relacionado con el mismo. El formulario de solicitud procesado puede arrastrarse y soltarse en la caja de seguridad.

Este sistema también permite acceder a información específica sobre servicios en la sucursal, como por ejemplo, armar un modelo de una casa sobre la superficie y conocer más a fondo promociones de préstamos hipotecarios.

Gustavo Nucenovich, gerente general de NCR Argentina, explicó que el escritorio y sus aplicaciones son exhibidos ante bancos locales, para que vayan conociéndolo. Por ahora no tienen fecha de llegada al mercado local.

Aquí, un video sobre la aplicación desarrollado por Microsoft:

Cajeros satelitales y ecológicos

En concordancia con la onda verde imperante desde hace algunos años en el sector tecnológico, en NCR trabajan en cajeros automáticos con un uso eficiente de la energía. Grossi explicó que ya existen desarrollos de energía solar que alimentan estos equipos, y hasta cajeros que “se duermen”, es decir, que apagan su pantalla hasta recibir al cliente.

El ejecutivo también señaló otros desarrollos, como cajeros que se conectan en forma inalámbrica a la red del banco, por Wi-Fi o satélite. Esto permite aumentar la penetración de los servicios bancarios en zonas rurales o aisladas.

Seguridad biométrica

El grupo de trabajo de Grossi (en la foto) también se enfoca a cuestiones de seguridad. Un ejemplo de estas aplicaciones es un cajero automático en la cadena Falabella en Chile con biometría a partir de las huellas digitales del cliente.

El ejecutivo dijo que se trabaja en aplicaciones basadas en el reconocimiento del iris del cliente. “Es muy interesante y segura pero tiene problemas de aceptación de los consumidores y es cara”, admitió.

En cuanto al skimming, el fraude con tarjetas en los cajeros automáticos, una técnica sobre la cual trabajan en NCR es una clave de objetos visuales, con fotografías que aparecen en forma aleatoria en el panel del cajero.

El cliente sólo deberá recordar una combinación de imágenes, mucho más fáciles de memorizar que una clave alfanumérica. La solución llegaría entre 3 y 5 años al mercado.

Sobre la introducción de código malicioso en los sistemas operativos de los cajeros, Grossi explicó que implementan una especie de blindaje en torno al software de la terminal, que sólo permite la introducción de programas autorizados en una “lista blanca” por el proveedor.