Inicio Noticias Nueva regulación en la banca móvil busca elevar su seguridad en Colombia

Nueva regulación en la banca móvil busca elevar su seguridad en Colombia

Compartir

Frente al gran avance que ha registrado en los últimos años la banca móvil y las transacciones de las entidades a través de Internet, cada vez se ha hecho más necesario ofrecer una mayor seguridad al consumidor, algo que busca mitigar la regulación impulsada por la Superintendencia Financiera de Colombia.

No hay que olvidar que las transacciones a través de la banca móvil han crecido 205% en los últimos cuatro años para llegar a 3,9 millones, mientras que el monto operado registra un avance de 348% hasta $137.000 millones.

El problema es que de la mano del desarrollo de estos canales, los fraudes financieros también avanzan. Según los datos del SAS Institute, en el sector financiero colombiano se pierden cerca de US$95 millones cada año, a la par que 46% de los encuestados en el estudio afirman haber sido víctimas de fraude.

Es por esto que el ente supervisor estableció unos parámetros base de seguridad que se deben cumplir en cada caso, enfocados principalmente en los procesos de autenticación y verificación de la identidad.

En este sentido, de acuerdo el gerente de Certicámara, Erick Rincón Cárdenas, la regulación exige que los establecimientos cumplan con requerimientos de seguridad, relacionados con confidencialidad, integridad, disponibilidad, y en la parte de calidad, siendo efectivos y confiables para los clientes.

Lo primero es tener en cuenta lo que se entiende por autenticación, algo que según la definición de Certicámara, es el conjunto de técnicas y procedimientos utilizados para verificar la identidad de un cliente, entidad o usuario.

En este sentido, las normas establecen varios tipos de autenticación, entre los que se encontrarían, los simples, destinados a mitigar riesgos y los robustos, que tratan de brindar una mayor seguridad.

Así, la norma establece que entre los mecanismos fuertes que deben implementar las entidades está la biometría, los certificados de firma digital, las claves dinámicas, las tarjetas de chip y el registro del equipo en el que se harán las transacciones. Destacar que los últimos tres puntos deben ir en asocio con otro mecanismo de verificación para cumplir con el estándar.

En concreto para la banca móvil, la regulación estableció que a partir del 1 de julio de 2013, los canales deben contar con los mecanismos de autenticación. En esto, hace la separación en donde las operaciones inferiores a dos salarios mínimos deberán ir con métodos para mitigar el riesgo, mientras que si es superior, se usará el proceso robusto.

Y esto se extiende al total de las operaciones por internet, ya que a partir del 1 de abril entró a regir la norma que obliga a incrementar la seguridad de los portales web para minimizar el riesgo de fraude.

Con esto, Pedro Lara, director de ventas de soluciones para e-banking en la región de Gemalto, destacó el papel de la seguridad en el desarrollo. “Mejorar los procesos es fundamental para que la banca avance y por eso se debe lograr una ubicuidad total en seguridad, lo que dará el potencial para ofrecer mejores servicios”.

Pero, tal como asegura el consultor financiero, Carlos Sandoval, se tiene que conciliar la seguridad con mecanismos ágiles y asequibles. “La banca tiene un reto importante y es que el hecho de implementar sistemas más seguros, no puede suponer una menor agilidad o un incremento en los costos, las normas no pueden hacer inviable el modelo”.

La expectativa es que la regulación sea positiva. Según Rincón, “lograremos grandes avances en términos de inclusión financiera y en promover una mayor cantidad de productos bancarios, que se ajusten a las necesidades de todos los usuarios”.

Así las cosas, esto es un paso hacia adelante en seguridad y es necesario para que cada vez sean más las personas que hagan uso de los servicios bancarios a través de dispositivos móviles y desde al comodidad de sus casas, lo que sin duda es fundamental.

Normas también llegan a los cajeros y a las tarjetas

Dentro de la regulación de la Superfinanciera también se observan aspectos para otros canales del sistema. Por una parte, la norma obliga a que como límite el 1 de octubre de 2013, todos los cajeros automáticos deben estar en disposición de aceptar tarjetas de chip, además en esa misma fecha entre a regir los mecanismos fuertes de autenticación. Mientras que desde el punto del dinero plástico, el supervisor puso como fecha el 1 de abril para que los bancos proporcionaran den a sus nuevos usuarios este tipo de tarjetas.

Fuente: eluniversal.com