Inicio Noticias Microchips injertados en humanos que buscan sustituir a las tarjetas bancarias

Microchips injertados en humanos que buscan sustituir a las tarjetas bancarias

http:www.panamaon.com

Debido a su funcionamiento e implementación los microchips injertados en humanos que buscan sustituir a las tarjetas bancarias parecieran ser parte de una novela de ciencia ficción pero la realidad es que ya se están realizando los primeros ensayos de esta tecnología.

No requerir portar con un dispositivo, como podría ser un smartphone, para realizar la transacción monetaria necesaria para adquirir artículos, como bebidas y alimentos, es uno de los objetivos de quienes se están incrustando en la mano, específicamente entre el dedo pulgar e índice, un microchip del tamaño de un grano de arroz.

De acuerdo con la BBC, en las naciones europeas de Suecia, Alemania, Australia y Nueva Zelanda es donde más ciudadanos han optado por usar un chip básico que inicialmente funciona únicamente para desbloquear puertas, pero cuyas funciones pueden ampliarse a pago de servicios de transporte o de compras en general.

Ben Libberton, doctor en microbiología que trabaja en el laboratorio MAX IV de Lund, en el sur de Suecia, explicó que la tecnología usada en estos chips es RFID, (identificación por radiofrecuencia) que al contrario que un código de barras, permite acceder de manera remota a la información que contiene. Se usa en etiquetas antirrobo, en estaciones de esquí y también en los”chips de identificación” para animales domésticos.

Los chips permiten realizar pagos sin contacto, una práctica especialmente promovida en Suecia donde apenas el 1 por ciento del valor de todas las transacciones realizadas en 2016 se hizo con efectivo.

“Esta tecnología reduce el número de tarjetas y dispositivos que necesitan, los ‘miniaturiza’ enormemente haciendo que sea imposible perderlos”, añadió Libberton.

Como todas la nuevas tecnologías su implementación también representa riesgos y retos ya que el microbiólogo advierte que le preocupa cómo los chips pueden vulnerar la privacidad y seguridad de quienes los usan.

“Imagina si lo usas para desbloquear tu casa o acceder a tu cuenta bancaria. Temo que su conveniencia haga que se filtren más fácilmente datos importantes”, comentó el especialista.

De igual forma cuestionó las implicaciones éticas si en el futuro se añaden a los microchips datos acerca de nuestra salud ya que “si una empresa sabe más que tú sobre tu propia salud, ¿cuáles son las implicaciones éticas y quién decide las normas?”, concluyó.