Inicio Noticias Los fraudes más comunes en el comercio electrónico

Los fraudes más comunes en el comercio electrónico

Compartir

Los avances tecnológicos y la alta penetración que están teniendo los dispositivos electrónicos en Latinoamérica han provocado que el e-commerce también se desarrolle fuertemente en la región. Sin embargo, esta tendencia, que fortalece la compra y venta de bienes y dinamisa la economía, trae consigo una serie de problemas asociados a los fraudes financieros.

De hecho, los comercios electrónicos dicen que en 2010 el fraude se volvió más sofisticado y difícil de detectar y que en el futuro este reto será aún más complicado de enfrentar, según establece el “12th Annual Fraud Report” de CyberSource. Es más, actualmente el 90% de los delincuentes que roban en línea están asociados con el crimen organizado, dice el “Norton CyberCrime Report” de Symantec.

En tanto, el número de infecciones “botnet” (un software que permite a los perpetradores de fraudes controlar secretamente los computadores de consumidores que no se percatan de ello) está aumentando a razón de aproximadamente 200.000 por día, revela el informe “A Good Decade for Cybercrime” de McAfee.

Esto provoca que la habilidad de detectar en forma precisa el fraude en un ambiente delictivo tan sofisticado requiera correlacionar grandes cantidades de información para identificar anomalías que muchas veces pueden ser sutiles.

Según expertos en la materia, los tres grandes tipos de fraudes informáticos que se están desarrollando actualmente son: la ingeniería social, el fishing, y el pharming.

Miguel Pérez, gerente General de NovaRed, explica que el primero de estos fraudes tiene que ver con la capacidad de los delincuentes para obtener información de los usuarios a través de plataformas como Facebook y operar en base a engaños; el segundo, con el desarrollo de “espejos” de sitios bancarios; y el último, con virus troyanos que invaden los computadores y envían información al hacker.

“Esto afecta a cualquier entidad que haga transacciones por internet, especialmente a los bancos, pero también ha crecido mucho en el retail a través de sus tartejas asociadas”, dice Pérez.

En general, los usuarios hoy día están realizando en internet compras en el retail, pagos de cuentas de servicios básicos, compras de pasajes o transferencias a terceros desde el portales bancarios.

Gonzalo Erroz, director Regional de Consumo para América Latina Sur de Symantec, asegura que “el 95% de los delitos informáticos que hoy se realizan tienen que ver con dinero” y que el fishing es la técnica más popular entre los hackers.

Según cifras de la Brigada Investigadora del Cibercrimen de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI), los delitos asociados a fraudes financieros por internet crecieron 40% en 2010 respecto al año anterior en ese país, siendo uno de los que presenta una de las mayores tasas de cibercriminalidad en la región.

Pablo Pereira, subcomisario de la Brigada Investigadora del Cibercrimen de la PDI, dice que “pese a que las medidas de seguridad han ido aumentando, con ello también los delincuentes se han ido especializando y ahora utilizan técnicas y herramientas cada vez más avanzadas”.

Cuidados de los usuarios. Efectivamente los filtros de seguridad y antivirus han avanzado en la protección de datos sensibles, no obstante, los delincuentes también han ido complejizado sus modus operandi. Por lo mismo, es clave tomar precauciones y realizar navegaciones en internet responsables y atentas.

Y es que “un producto de seguridad informática te va a proteger de muchas cosas, pero si así y todo tu conducta de navegación no es la mejor, no hay mucho que hacer”, dice Gonzalo Erroz.

Pero los bancos también tienen mucho que hacer en esta materia, advierte Jaime Briggs, director de Seguridad Regional de Soluciones Orión. El ejecutivo dice que “cada control que se ponga en una transacción debe buscar proteger a ésta en la eventualidad de verse comprometida la cuenta” y que estas instituciones tienen la responsabilidad de “educar a sus clientes en las mejores prácticas para evitar el fraude”.

Fuente:americaeconomia.com