Inicio Noticias Lemon Bank: el banco para pobres, con 5.200 sucursales no Bancarias

Lemon Bank: el banco para pobres, con 5.200 sucursales no Bancarias

Compartir

lemon.gif

La posibilidad de exprimir un mercado poco bancarizado y con enorme potencial no está para nada verde: con la premisa de estar cerca de la población de bajos ingresos, el Lemon Bank de Brasil brinda servicios en negocios, desde kioscos hasta funerarias, e inclusive a bordo de dos líneas de autobuses, porque opera sin sucursales.

El Lemon Bank es el único banco privado brasileño que opera exclusivamente sin sucursales: lo hace a través de lo que llama corresponsales, que son sedes instaladas en lugares tan poco habituales a la operatoria financiera como una panadería, una estación de servicio, una tienda o una farmacia. La base del negocio está en las personas que suelen recurrir a prestamistas individuales en un continente como América latina, donde sólo están bancariamente atendidas 3 de cada 7 personas.

lemonbank1.jpg

Las cuentas se abren contra la presentación de un documento de identidad y un comprobante de domicilio. El titular recibe una tarjeta de débito Visa Electron con la que puede hacer compras en establecimientos adheridos y retirar dinero de los cajeros automáticos del banco. Además, los clientes pueden recargar sus teléfonos móviles, pagar impuestos, servicios, etc., aunque el banco lo que busca para su negocio es además que pases a ser usuarios de sus productos (crédito, etc). Lemon Bank no ha salido todavía del mercado brasilero a otros paises vecinos por las regulaciones existentes en esos paises, específicamente la ley que regula el funcionamiento de los corresponsales. En ese sentido, Brasil tiene una de las legislaciones más avanzadas del mundo.