Inicio Noticias Las grandes fuerzas tecnológicas que marcarán el futuro de la banca

Las grandes fuerzas tecnológicas que marcarán el futuro de la banca

Fuente: www.expansion.com

El 79% de los banqueros consultados cree que, en dos años, empleados y máquinas trabajarán juntos.

Las entidades conocen los desafíos que plantea la nueva ‘era del conocimiento’, pero la mitad de ellas no se esfuerzan en verificar la validez y exactitud de la información que manejan.

La banca minorista fue uno de los primeros sectores en apostar por la transformación digital. Pero el proceso es largo y debe ir adaptándose a las tendencias que emergen año a año. En este contexto, Accenture ha publicado la última edición de su informe anual Banking Technology Vision, en el que analiza las grandes fuerzas emergentes que afectarán a corto y medio plazo a los bancos.

Así, en la edición de 2018, a la que ha tenido acceso EXPANSIÓN, Accenture enumera las siguientes cinco fuerzas tecnológicas: Ciudadano IA -la creciente robotización de las plantillas de las empresas-; Realidad Extendida -la adopción de tecnologías de realidad virtual y aumentada-; Veracidad del Dato -la necesidad de contrastar la exactitud de la información-; Negocios sin Fricciones -la búsqueda de alianzas empresariales inéditas-; e Internet del Pensamiento -el lanzamiento de productos y servicios inteligentes.

EL MOMENTO ES AHORA

«El ritmo de cambio en los mercados minoristas y de banca comercial más desarrollados parece ser más evolutivo que revolucionario. Algunos ven la segunda Directiva de servicios de pago de la UE (PSD2), la iniciativa de Banca Abierta de Reino Unido y el intercambio obligatorio de datos en Australia como precursores de cambios radicales. Con el tiempo, bien pueden serlo. Sin embargo, la evidencia actual sugiere que, en la mayoría de estos mercados, los bancos establecidos han logrado evitar las olas de disrupción digital que han afectado a otros sectores de la industria», apunta el citado informe.

En Europa, no faltan nuevos participantes, ya que el 20% de los jugadores en el sector minorista y de banca comercial han nacido a partir de 2005. «Estas start up juegan en todos los espacios, desde pagos, préstamos al consumidor y pymes, robo advisors… Sin embargo, solo han capturado aproximadamente el 6,6% de los ingresos de la industria y una porción aún más pequeña de las ganancias».

Según Accenture, «a medida que las aperturas de cuentas digitales se vuelven más comunes, la participación en el mercado no se ha trasladado a los nuevos participantes, sino a los titulares que pueden permitirse invertir miles de millones de dólares en una gran experiencia digital para el cliente».

Pero añade: «La tecnología es un factor clave del cambio en la industria bancaria y un factor clave que todos los actores -tanto nuevos como viejos- necesitan comprender si van a navegar con éxito en las agitadas aguas del cambio».

Para elaborar este informe, Accenture ha entrevistado a casi 800 directivos de 25 países. Entre las principales conclusiones, el documento, destaca que el 86% está de acuerdo en que la tecnología está aumentando nivel de integración entre los servicios financieros y el resto de la vida de sus clientes. «Para evitar ser marginados y empujados a los extremos de la cadena de valor, los bancos necesitarán ir más allá de los productos y servicios actuales, y crear servicios de vida atractivos que sean altamente personalizados y relevantes. Si ese el cambio viene rápido, como lo es en algunos de los mercados emergentes, o algo más lentos en las economías más desarrolladas, no hay forma de disimular el hecho de que el cambio tecnológico va a reescribir las reglas de la industria bancaria en la próxima década», sostiene la consultora.

PRINCIPALES TEMORES

Mientras que más de nueve de cada diez (el 94%) de los banqueros encuestados dijo confiar en la integridad de las fuentes de sus datos, el informe de Accenture encontró que la mitad de los banqueros no hacen lo suficiente para validar y garantizar la calidad de los datos. En concreto, el 11% no lo validan; el 16% procura validar sus datos, pero no está seguro de la calidad de los mismos; y otro 24% valida los datos, pero reconoce que deberían hacer mucho más para garantizar la calidad.

Además, tres cuartas partes de los banqueros (78%) opina que estos sistemas automatizados crean nuevos riesgos, como la falsificación datos, manipulación de datos externos y sesgo inherente. A los directivos del sector les preocupa también cómo la inteligencia artificial tomará decisiones, y si esas decisiones se apegarán a los estándares regulatorios y éticos.

CÓMO ESTAR PREPARADO PARA EL FUTURO

Accenture propone a los directivos de banca retail una serie de acciones. Entre ellas:

  • No debe esperar un alto desplazamiento de empleados. En su lugar, planifique la organización y la formación que requerirá la plantilla, y enfóquese en aquellas áreas donde la inteligencia artificial tendrá un mayor impacto. Asimismo, establezca un marco ético de gobernanza y colabore con los reguladores para asegurar un correcto manejo de estas tecnologías.
  • Experimente con tecnologías de realidad virtual y aumentada, aunque solo sea para establecer un nivel mínimo de ‘expertise’ en la plantilla. Una vez que la industria madure, desarrolle ‘apps’ que extiendan la relación de los clientes con el banco.
  • Trate de cuantificar e coste de los lapsos en la calidad de los datos (trabajo duplicado, insatisfacción de los clientes, multas, etcétera). La información es la materia prima de un banco, y su manejo exige de herramientas y de competencias precisas.
  • Especifique las arquitecturas de microservicio para los nuevos sistemas desarrollados internamente y favorezca el software de terceros que se ajuste a este patrón. Para los sistemas heredados monolíticos, trate de dividirlos también en microservicios, de modo que puedan migrarse a la ‘nube’. Apoye las iniciativas ‘blockchain’ respaldadas por la industria y el Gobierno que buscan reducir la fricción en los procesos, como el traspaso o la liquidación interbancaria.
  • Considere la posibilidad de colaborar con los operadores de redes móvilespara ofrecer servicios de valor añadido basados en la ubicación.

ACCENTURE: «SIN UNA BUENA CALIDAD DEL DATO SE TOMARÁN DECISIONES DE NEGOCIO EQUIVOCADAS»

El 84% de las compañías financieras utiliza sistemas automáticos para la toma de decisiones. «Basilea y Solvencia velan, desde hace años, por la calidad de los datos y la calidad de los modelos analíticos que usan. Aun así, existe una oportunidad para mejorar la calidad del dato», sostiene Fernardo Rufilanchas, managing director de Servicios Financieros de Accenture.

Y explica: «Cuando no tiene la calidad suficiente se toman decisiones de negocio equivocadas. Por ejemplo, existe el riesgo de incorporar sesgos en los sistemas automáticos de toma de decisiones. O en el caso de información no estructurada y más cualitativa, como la obtenida de redes sociales, puede llevar a tomar decisiones equivocadas con impacto en el crecimiento del negocio. Por eso es muy importante poner en marcha mecanismos que permitan validar la integridad de la información y la calidad del dato, e incrementar los esfuerzos en ciberseguridad para minimizar los efectos de ataques cuyo objetivo sea la manipulación de información», defiende.

«Al tratarse de entornos regulados, desde la captura del dato hasta convertirse en información, está fuertemente procedimientado y auditado siguiendo políticas muy garantistas. De hecho, el 94% confía en las fuentes de datos. Sin embargo, el mantenimiento de la calidad mejoraría sustancialmente la cuenta de resultados», insiste este experto.

Los procesos de mantenimiento, que implican la actualización de la información que se ha quedado obsoleta, son complejos y costosos. «Pero en un contexto como el actual, donde el grado de automatización sigue creciendo, ya no puede seguir posponiéndose».

ESPAÑA

En general, el grado de confianza de las entidades financieras españolas está en niveles similares a los datos globales, pero, sin embargo, mientras que en España el 15% de las entidades validan las fuentes, pero reconocen que podrían hacer más, la media global es de un 24%. Mientras que el 84% de los encuestados a nivel global reconocen el uso de datos para la toma de decisiones críticas automatizadas, en España lo reconoce un punto menos, el 83%.

«Muchos de nuestros clientes se han dado cuenta de la importancia de adoptar herramientas, tecnologías y prácticas de datos que ayudan a establecer la veracidad de los mismos y estructurar las actividades descritas. Respondiendo a esta demanda creciente, Accenture ha creado activos basados en técnicas avanzadas de machine learning y detección de patrones, cuyo objetivo es determinar, de forma autónoma, problemas de mala calidad de información, datos no íntegros y datos manipulados. Adicionalmente, utilizamos tecnologías avanzadas de visualización para entender y mostrar la criticidad de una información específica y su impacto en los procesos de negocio, lo que ayuda a identificar casos de uso potenciales que impactan en la confianza del dato».