Inicio Noticias La tecnologia, salvavidas de la banca

La tecnologia, salvavidas de la banca

Compartir

Tecnologías de la InformaciónFuente:expansion.com

La banca española ha sabido mejorar su eficiencia en cambios de ciclo como el actual. La crisis financiera mundial obligará a las entidades a asumir inteligentemente el recorte de su presupuesto tecnológico para no hipotecar su futuro.

Si la banca española es hoy una de las más modernas del mundo es, en buena medida, gracias a la apuesta histórica por las tecnologías de la información (TI), que han contribuido a dotarla de una ventaja competitiva.

La actual crisis financiera supone un reto también en el uso inteligente de la tecnología. A pesar de que los recortes presupuestarios tocarán de lleno esta partida, la tecnología puede ser uno de los salvavidas para la que la banca española mejore su eficiencia, reduzca costes, pueda lidiar con el aumento de la morosidad y tenga agilidad para adaptarse a las nuevas normas reguladoras que pueden surgir como consecuencia de la crisis.

El recorte presupuestario que deben acometer las entidades tocará de lleno la partida tecnológica. “Si este año los costes de TI serán similares a los del año pasado, o incluso pueden crecer ligeramente, en 2009 bajarán considerablemente”, augura Fernando Acevedo, socio de Accenture.

Estamos ante un ciclo de recortes tras un breve periodo dorado. Así, 2007 fue el año de mayor dedicación de recursos a tecnología en la banca española desde 2000. En total, se destinaron 3.300 millones de euros, un 12,2% más, según un informe realizado por Accenture con la información facilitada por 22 entidades participantes (bancos y cajas), que representan el 73% del sistema bancario español por activos totales.

A pesar de este crecimiento, las entidades han aumentado sus costes de TI a un ritmo inferior al que han crecido el resto de sus costes –por ejemplo, los gastos generales de administración han aumentado un 14,7%– en 2007. Desde 2001, las inversiones en TI han crecido un 17%, mientras que el volumen de negocio (margen ordinario) se ha incrementado un 54%.

Recorte presupuestario

Ante la situación de la crisis, muchas entidades financieras españolas están nombrando responsables para reducir los costes. Un recorte que adelgazará el presupuesto tecnológico alrededor de un 25%. ¿Cómo se puede afrontar esta reducción sin hipotecar el futuro?

Los expertos inciden en que deben reducir al mínimo los gastos de mantenimiento y operación de la infraestructura para no tener que aparcar aquellos proyectos que mejoren la competitividad de la entidad. “Si recortan el presupuesto destinado a construir nuevas capacidades, hipotecan su futuro. Cuando en dos o tres años se salga de la crisis, tendrán que afrontar un coste de arranque muy alto, y se quedarán atrás respecto a aquellas entidades que han mantenido su apuesta por la innovación”, opina Acevedo.

La mayoría de las entidades tiene recorrido para reducir los costes no discrecionales, es decir, los destinados al mantenimiento o explotación de lo ya existente, que suponen prácticamente la mitad del presupuesto dedicado a TI. “Tenemos en marcha un plan para reducir un 30% los costes recurrentes de mantenimiento informático y un 25% los destinados al desarrollo de nuevas aplicaciones”, explica Carlos Abarca, director de Tecnología del Sabadell Atlántico, entidad que se ha marcado el objetivo para el próximo año de reducir el gasto en TI en un 20% y la inversión en tecnología en torno a un 10%.

“Si son capaces de reducir estos costes, los bancos y cajas españoles pueden sortear los próximos años difíciles sin necesidad de reducir drásticamente su presupuesto dedicado al desarrollo de nuevas capacidades”

Las entidades deberían seguir invirtiendo en el avance de los múltiples canales de relación con los clientes, la mejora de la gestión de riesgos, la seguridad, las herramientas CRM para elevar la calidad del servicio y satisfacción de los clientes y todas las herramientas de análisis de datos. “Con la actual coyuntura económica, prevemos que demanden soluciones que agilizan el recobro ante el aumento de la morosidad”, apunta Francisco Molina, socio responsable de servicios financieros de IBM.

Recobro de impagados

Con el aumento en la morosidad, cualquier mejora en la eficiencia del proceso de recobro tiene un impacto en la cuenta de resultados. La española Neo Metrics, especializada en el desarrollo de soluciones de análisis de datos, asegura que es una de las soluciones que más solicitan ahora las entidades españolas. Aplicando la inteligencia a los datos, los bancos pueden anticiparse identificando al “mal pagador”, reconducir la situación con el cliente, mejorar el porcentaje de deuda recuperada y reducir los costes asociados al proceso de recobro.

Luis Méndez, director en España de la empresa de software SAS, también cree que todas estas herramientas de inteligencia de negocio pueden “ayudar y mucho a que las entidades bancarias adquieran ventaja competitiva y diferenciarse de la competencia”, con herramientas de gestión de riesgos, previsión de impagos, fidelización y retención de clientes, optimización de ingresos o gestión de costes.

Desde esta óptica, la crisis puede ser también una oportunidad. Las entidades españolas han sabido históricamente mejorar sus ratios de eficiencia en situaciones de cambio de ciclo como el actual. “Muchos planes ya recogen la idea de realizar una gestión estratégica del ahorro optimizando los costes de servicio y plataforma actuales”, dice Manuel Durán, director de Sector Financiero de Sun Microsystems Ibérica.

En su opinión, todo se debe cuestionar: desde si es necesario dotar a todos los empleados de PC último modelo, pasando por estudiar cómo se puede reducir la factura eléctrica con equipos eco-eficientes, hasta saber si el centro de proceso de datos está optimizado al máximo.

Por ejemplo, se pueden mover aplicaciones que residen en los robustos y caros mainframes a otras máquinas más económicas. Otro ejemplo: un gran banco puede tener fácilmente un millar de servidores distribuidos, pero normalmente no utilizan más del 70% de cada uno de ellos, por lo que sobran trescientas máquinas. La tecnología actual permite gestionar todo este parque de ordenadores como si fuera una sola máquina virtual para aprovechar al 100% cada uno de los equipos y ahorrar en gestión. En Sabadell Atlántico, aseguran que estas tecnologías de virtualización y consolidación de servidores permiten un ahorro del 85% del consumo eléctrico y reducir el coste total de operación en un 65%. “Estamos hablando de invertir en nuevas tecnologías que tienen un retorno claro”, explica Abarca.

Algunos fabricantes aseguran que se pueden conseguir ahorros con el software de código abierto. Sun, abanderado de esta tecnología, cree que se pueden eliminar parte de los “enormes presupuestos” de renovación de PC o de actualización de los sistemas operativos para apostar por los desktop virtuales, que reducen el coste total de propiedad en un 50% y consumen el 5% de un PC.

Por otra parte, alrededor del 15% de los costes se destina a las comunicaciones. Ahí se pueden conseguir ahorros con tecnologías más baratas como, el ADSL o la voz sobre IP.

Los bancos y cajas más flexibles tienen ahora ventajas, puesto que su estructura les permite ajustes rápidos en costes de TI. En este sentido, en los últimos años, las entidades españolas han hecho los deberes, puesto que se ha incrementado el porcentaje de costes variables sobre costes fijos, hasta situarse en 2007 en un 62%, según el informe de Accenture.

El nuevo entorno puede favorecer el recurso a la externalización. El outsourcing de infraestructuras ha sido una opción en alza en los últimos años. En 2007, creció un 22% y supone un 8% de los costes tecnológicos de las entidades españolas. “Muchas entidades están optando por el outsourcing como herramienta que permite reducir los costes de gestión de un proceso tecnológico y un mayor control sobre éstos. La reducción de costes potencial puede oscilar entre el 15% y el 30%”, explica Francisco Molina, socio responsable de servicios financieros de IBM Consultoría.

También hay recorrido para ganar eficiencia en el desarrollo de aplicaciones. Por ejemplo, se puede recurrir a a factorías de software que aplican procesos más industrializados en el desarrollo de aplicaciones, “un nivel de madurez que no tienen los bancos”, comenta Acevedo. En este sentido, la crisis puede provocar un incremento del recurso a lo que se conoce como centros offshore, es decir, empresas que realizan el desarrollo en India o en países sudamericanos.

Presión en las tarifas

Por ejemplo, el objetivo de Sabadell Atlántico es generalizar el recurso a estos centros en detrimento de los locales. “La crisis nos obliga a negociar las tarifas de forma mucho más agresiva con los proveedores actuales, e incluso dar cabida a nuevos”, asegura Carlos Abarca. Esta presión en las tarifas puede tener un impacto considerable en la industria de servicios tecnológicos, teniendo en cuenta que el sector financiero sigue siendo el mayor consumidor de tecnología en España.