Inicio Innovaciones La tecnología ‘Blockchain’ elimina los intermediarios financieros

La tecnología ‘Blockchain’ elimina los intermediarios financieros

Compartir

Esta tecnología de cadena de bloques puede suponer un antes y después en el sistema, al acelerar las operaciones financieras.

Las nuevas tecnologías irrumpen constantemente en nuestras vidas y tratan de mejorar muchos aspectos relacionados con el acceso a la información o la mejora de las gestiones. El mundo financiero no iba a ser menos y, prueba de ello, es el nacimiento de la tecnología de cadena de bloques ‘Blockchain’, que ofrece importantes posibilidades en cuanto a velocidad se refiere.

Y es que la tecnología ‘Blockchain’ no requiere de ninguna autoridad ni de terceras partes que actúen como intermediarias. De este modo, se mantiene mediante una red distribuida de computadoras, y cuenta con tres componentes fundamentales: la transacción, el registro de la misma y un sistema que la verifica y almacena.

En general, en las transacciones tradicionales, como las transferencias de dinero o divisas, suele haber un intermediario o una entidad centralizada que registra la transmisión. En este sentido, el Foro Económico Mundial recogía en una de sus publicaciones que el ‘blockchain’ amenazaba con eliminar la intermediación de “casi todos los procesos financieros”.

Los bloques, que se generan a través de ‘software’ de código abierto y registran la información sobre cuándo y en qué secuencia ha tenido lugar la transacción, almacenan cronológicamente información de todas las transacciones que tienen lugar en la cadena. Esta tecnología utiliza el mismo ‘software’ de contabilidad digital que el ‘bitcoin’ o moneda virtual.

Todas estas opciones, tal y como apunta el BBVA, ofrecen mayor seguridad, rapidez y fiabilidad a una fracción del costo de las infraestructuras más tradicionales. En esta línea, el Santander InnoVentures, el fondo de capital emprendedor para tecnología financiera, estimaba en un estudio a mediados de 2015 que ‘blockchain’ puede ahorrar hasta 20.000 millones de dólares al año en costes de asentamiento, regulatorios y pagos transfronterizos.