Inicio Noticias “La seguridad ha ido a la par con el desarrollo de la...

“La seguridad ha ido a la par con el desarrollo de la banca digital”

Compartir

Junto con la creación de aplicaciones y otras herramientas que permiten al usuario realizar transacciones en todo momento y lugar, la industria financiera ha generado una serie de medidas para proteger al usuario de posibles fraudes.

 

 

La banca digital ha tenido un gran desarrollo en los últimos años en Chile. El desarrollo de las transferencias en línea interbancarias y el aumento en el uso de los smartphones para realizar operaciones financieras, han hecho que cada vez más chilenos utilicen la modalidad digital.

En este sentido, las entidades financieras han tenido un rol protagónico desarrollando aplicaciones que son complementarias a los tradicionales sitios webs, dando la posibilidad a los usuarios de realizar transacciones en todo momento y lugar, sin necesidad de esperar a estar frente a un computador. 

Ramón Heredia, director de Ecosistema de Innovación Grupo Componente-DigitalBankLa.com, señala que los usuarios han adaptado sus comportamientos y acciones financieras, al uso de canales digitales. “Hoy estamos acostumbrados a realizar pagos mediante transferencias bancarias desde los celulares, en cualquier lugar. Pagar una comida o un encargo e, incluso, realizar colectas mediante estos canales digitales ya es una costumbre para la mayoría de los chilenos que tienen cuentas bancarias”, dice el profesional.

 

 

Prevención de fraudes

 

 

En este nuevo escenario, la seguridad no se ha quedado atrás y ha ido a la par con el desarrollo de la banca digital. Ramón Heredia sostiene que este desarrollo de servicios instantáneos ha llevado a la industria financiera a aplicar una serie de medidas para proteger al usuario de fraudes. “Inicialmente se incorporó una clave inicial de acceso, agregando una adicional para transacciones financieras e incluso, en algunos casos, una tercera combinación para ciertos tipos de operaciones”, dice el experto.

Por otro lado, agrega que además se están aplicado técnicas de prevención de fraudes basados en Analytics y Machinelearning. Estas técnicas permiten identificar patrones anómalos de comportamiento para alertar cuando una transacción es fraudulenta o se sospecha de su origen.

Comenta Ramón Heredia que con estas iniciativas abocadas a la seguridad, los usuarios poco a poco han ido perdiendo el miedo al uso de las plataformas digitales. Para los jóvenes, sobre todo, es impensado realizar sus transacciones financieras en oficinas o sucursales físicas como lo hace la gente más adulta. “La seguridad para ellos no es un obstáculo, porque ya están acostumbrados a utilizar otras plataformas digitales en su día a día. La principal dificultad proviene de personas mayores que aún no confían en lo digital y que no comprenden el uso de estas nuevas tecnologías. Para este caso, la industria financiera debe desarrollar servicios simples y seguros que les permitan subirse a esta tendencia”, sostiene el profesional.

            Es así como el desafío fundamental está en desarrollar una cultura en este ámbito. Por ejemplo, realizar transacciones en computadores que no son exclusivos, bajar softwares desde internet o desde links que llegan masivamente a nuestros equipos o dispositivos móviles, pueden traer virus o malwares que pueden infectar o copiar la información de nuestras transacciones financieras. “De la misma forma como no compartimos las copias de las llaves de nuestras casas, tampoco debemos compartir nuestras contraseñas y segundas claves de seguridad de nuestros bancos”, enfatiza Heredia.

 

Retos actuales

 

            Y es que las principales amenazas vienen de bandas organizadas a nivel mundial, que se aprovechan de la falta de cultura digital de los usuarios, enviando virus en archivos adjuntos que abren espacios para copiar información y realizar transacciones financieras en nombre del usuario.

            Considerando esto, el director de Ecosistema de Innovación Grupo Componente-DigitalBankLa.com, recomienda utilizar computadores o celulares personales para realizar las transacciones; disponer de antivirus actualizados en los dispositivos donde se efectúan las operaciones financieras; no compartir copias de las claves o tarjetas de coordenadas; no descargar aplicaciones desconocidas en los celulares; no ingresar a sitios desconocidos, y siempre entrar a los sitios bancarios o financieros digitando la URL directamente en el browser, nunca desde algún link que llegue por correo o SMS.

“La banca digital está recién comenzando a desarrollarse en nuestro país. Las oportunidades para la inclusión financiera, el desarrollo de nuevos productos y la integración de nuevos actores son tremendas, pero de la mano de estas oportunidades viene el gran reto de mantener una banca digital segura y con la menor cantidad de fricciones para el cliente. En este sentido, soluciones como la biometría que permite autorizar transacciones con la huella digital o una selfie son avances que veremos cada vez en la banca”, finaliza el ejecutivo.

Ramón Heredia, director de Ecosistema de Innovación Grupo Componente-DigitalBankLa.com