Inicio Noticias La movilidad e internet no pierden terreno pese a la crisis en...

La movilidad e internet no pierden terreno pese a la crisis en España

Compartir

Pese a los dolores de cabeza que le ha causado a España la solicitud de ayuda a la Comunidad Europea, y que este rescate se esté analizando “línea por línea”, es momento de descifrar variables que pueden ser interesantes a la hora de delinear efectos concretos de las crisis en la marcha de las economías y los daños “colaterales” que estos puedan tener en funciones como la movilidad.

 

En España se han perdido desde febrero hasta fines de abril un total 643.833 líneas móviles, que ya han abandonado el mercado. El año anterior se produjo también una pérdida consecutiva de líneas entre febrero y abril, aunque en aquella ocasión el descenso fue de 128.387 líneas.

 

Lo interesante y que realmente llama la atención es que esta disminución no se debe directamente a la crisis económica de este país con gran desarrollo en la industria de las telecomunicaciones y pagos móviles, sino que responde, y de manera indirecta a la crisis, al término de subvenciones que las compañías efectuaban para promover sus productos en el mercado.

 

Y es que la mayor parte de ese descenso se debe precisamente al abandono de abonados que sufrieron Telefónica y Vodafone, que en el mes de abril perdieron 367.327 y 189.037 líneas, respectivamente, según la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT). Movistar lleva nueve meses (de agosto de 2011 a abril de 2012) en negativo, en los que ha perdido 1,63 millones de líneas, con 1,3 millones de líneas perdidas en los últimos cinco meses. Su cuota de mercado ha caído a un mínimo histórico del 38,24%.

 

Por otro lado y como hecho relevante a destacar, las líneas de banda ancha se han multiplicado y continúan su incesante crecimiento, lo que indica que pese a los vaivenes de la economía, el servicio de internet sigue siendo imprescindible en los hogares. En abril ganó 24.639 líneas y mantuvo el crecimiento interanual de marzo, que fue del 3,6%. El parque total de la banda ancha se situó en 11,27 millones de líneas, lo que supone una penetración de 24,4 líneas por cada 100 habitantes (0,9 líneas más que un año atrás).

 

Para tener en cuenta.