Inicio Noticias La banca no quiere perder su sitio

La banca no quiere perder su sitio

Compartir
  • El impacto en las entidades financieras

  • Hasta hace poco, el sector financiero era el principal intermediario en todo lo relacionado con el pago de bienes y servicios. Hoy, en muchos casos, cuando no queremos usar dinero en efectivo, no dependemos de tarjetas de crédito o débito.

 Hay diferentes opciones alternativas a la banca tradicional. Entre otras, las carteras móviles, las tarjetas virtuales, las apps para pagos o los sistemas de facturación directa del portador que implican básicamente realizar los pagos a través de las facturas telefónicas privadas.

Pero “como efecto secundario a todo este proceso, el monopolio que las instituciones financieras han disfrutado con respecto al pago seguirá disminuyendo si no reaccionan pronto”, advierte el estudio de GFT El impacto de los pagos móviles en el sector financiero, que analiza el actual ecosistema del pago móvil, cada vez más amplio, y el impacto que estas transacciones tienen en el sector bancario: “En el caso de España, el potencial de este tipo de servicios es todavía mayor, porque nuestro país es líder en Europa en número de smartphones”.

Es un asunto delicado para el sector, según GFT. Por ello, recomienda a los bancos que, además de seguir muy de cerca la evolución del mercado, actualicen continuamente sus operaciones móviles para atender las necesidades específicas de sus clientes.

Este es un mercado muy amplio. Por tanto, cada vez hay más proveedores de servicios financieros que amplían sus actividades a este negocio. El estudio de GFT señala que los bancos tienen una ventaja de credibilidad frente a otros competidores de fuera del sector debido a su estrecha relación con los clientes: “Deberían empezar cuanto antes aprovechando al máximo esta ventaja. Las mejores oportunidades pueden venir de la combinación de pagos móviles con big data, ya que la enorme cantidad de información disponible sobre el cliente podría analizarse en tiempo real y utilizarse para formular recomendaciones inmediatas”.

Miguel Reiser, director de business marketing de GFT, hace hincapié en la importancia de los datos y servicios que se pueden generar a través del pago por móvil, y también alerta sobre las amenazas. “Los bancos ven el riesgo de la pérdida de contacto con el cliente y una posible desintermediación de los usuarios que, al final, podrían saltarse a la entidad si este servicio pasa a cualquier otro proveedor. Creemos que deben trabajar de una forma coherente, organizada y consensuada para establecer un estándar válido para todas las entidades financieras. Este es un punto clave para que el pago por móvil tenga éxito a nivel nacional”.

Porque, todavía, cuando pagamos con tarjeta, tenemos relación con el banco; hay algunos signos como, por ejemplo, el logotipo. “En un móvil es diferente, se paga a través de otra empresa. Además, la transacción también genera información, y hay muchos actores que están ahí justamente para captarla”, advierte el experto de GFT.

1

Un ejemplo es Google con el pago por móvil que ha lanzado, de momento, en Estados Unidos. Lo ofrece casi gratis a los bancos y a los posibles usuarios porque lo que realmente le interesa es recibir la información que generan las transacciones para vender sus servicios de publicidad. “Lo que busca Google son los datos”, apunta Reiser.

Las entidades financieras son conscientes de los riesgos y hacen sus movimientos. Por ejemplo, La Caixa dispone de una de las mayores redes de pagos contactless de Europa, con cerca de tres millones de tarjetas emitidas. Con ellas pueden realizarse pagos en todos los establecimientos con datáfonos contactless, sea este de La Caixa o de otra entidad. Estas tarjetas tienen chip EMV y banda magnética y pueden utilizarse de forma habitual en cualquier comercio del mundo que acepte pago con tarjeta.

Por su parte, la apuesta de Santander también es clara. La entidad ha realizado una importante inversión, 6,6 millones de dólares (cinco millones de euros), en la start-up sueca de pagos móviles iZettle. Su solución para iOS y Android está disponible de forma gratuita en varios países europeos, entre ellos España.

Telefónica y Banco Mediolanum, por su lado, han firmado un acuerdo de colaboración para que los clientes de esta entidad bancaria puedan llevar integradas en sus teléfonos móviles las tarjetas financieras.

Los pobres pagan con móvil

La Encuesta Mundial de Adopción Mobile Money, presentada en el Mobile World Congress de este año en Barcelona, refleja que la industria del dinero móvil crece a buen un ritmo en Asia y África. En algunos países, el valor total de las transacciones móviles es equivalente a una proporción importante del PIB total del país: más del 60% del PIB en Kenia, el 30% en Tanzania o el 20% en Uganda. A la vista de estos datos, se podría concluir que los países pobres o en vías de desarrollo son los más avanzados en el pago por móvil, aunque más bien se trata de banca móvil, ya que las transacciones se realizan directamente con el saldo de los teléfonos prepago, debido a la escasa bancarización.

Los consumidores piden más opciones

Un estudio realizado en 17 países, entre ellos España, por SAP, suministrador de software de aplicaciones de negocio, revela que los consumidores quieren más comercio móvil a través de sus teléfonos y piden más interacciones a bancos, telecos y pequeño comercio. El 64% de ellos aumentaría las transacciones si se incrementaran los métodos de pago.

El estudio también desvela qué es lo que desanima a los usuarios a utilizar más los servicios y el comercio móvil. Cerca de la mitad de los participantes (46%) señala como principales obstáculos la complicación de tener que introducir gran cantidad de información personal, la seguridad (45%) y la falta de acceso a internet en el momento de la transacción (43%).

Fuente: Cincodias.com