Inicio Noticias La Banca Móvil en México, a paso lento

La Banca Móvil en México, a paso lento

Compartir

A pesar de que la apuesta para avanzar en el proceso de bancarización es la banca móvil, todavía hay dudas sobre la aceptación que tendrá la medida en el corto plazo. Bajo este esquema, los clientes sólo necesitan tener una cuenta bancaria, activar el servicio y podrán realizar transferencias, depósitos y pagos.

En México, la experiencia con la banca por celular inició en 2005 con el programa “Nipper”, que impulsó el Fondo de Infraestructura para Medios de Pago Electrónicos (Fimpe). En sus inicios, este sistema permitiría el pago de servicios por medio del celular; los móviles funcionarían como Terminales Punto de Venta.

Pero, no se lograron los resultados que se esperaban y hace un año el plan se suspendió de forma temporal.

Con el lanzamiento de Nipper, el objetivo era captar a 200 mil personas. Hasta hace un año, había menos de 10 mil registros. En su última etapa, las operaciones se limitaron a la compra de tiempo aire.

Roberto Isaac Rodríguez, director general del Fimpe, consideró que la banca móvil y el Nipper pueden complementarse de manera importante, ya que el primero se enfocaría a pagos y el segundo a transferencias y depósitos.

El proceso

La experiencia de pago con celular se registra en naciones como Japón, Corea y España.

En América Latina se presentan esquemas de pagos remotos en naciones como Colombia y Brasil.

BBVA Bancomer es una de las instituciones que ya ofrece este servicio que se denomina cuentas Express.

De acuerdo con la institución, para abrir una cuenta de este tipo y realizar operaciones bancarias con el celular, se requiere presentar una identificación oficial (IFE) y pagar una comisión de 50 pesos en un corresponsal o módulo express.

El vendedor a su vez, deberá identificar al cliente y solicitar su IFE. Una vez que tomó sus datos deberá asignar un número de TDD y entregar el clausulado del contrato.

El usuario debe hacer un depósito inicial de 100 pesos y activar su cuenta en el 01 800.

Si la contratación es por teléfono, el cliente debe llamar a la línea Bancomer y solicitar la opción de activación de cuentas móviles.

El asesor debe autenticar al cliente y le solicitará sus datos básicos como nombre, domicilio y fecha de nacimiento. Una vez que activa el sistema, se le envía un mensaje de texto al usuario.

Con la banca móvil se pueden realizar consultas de saldo y movimientos, pagos de servicios y a tarjetas de crédito, transferencias a cuentas, así como compras en comercios y de tiempo aire.

Cuando se abre una cuenta express, el producto nace “ligado” al banco móvil y el número de celular.

No se requiere un saldo mínimo y podrá recibir depósitos por cualquier medio, ya sea cheques, efectivo y transferencias hasta por el equivalente a 2 mil dólares al mes.

También se pueden recibir envíos de dinero. La institución aclaró que con este producto no se emiten estados de cuenta. El cargo por este servicio lo harán las telefónicas, ya que cobrarán al cliente por los datos que transmitan.

Potencial de mercado

Las expectativas de la Asociación de Bancos de México (ABM) son ambiciosas, ya que las instituciones buscarán captar a los 85 millones de dueños de teléfonos celulares para acercarles productos financieros a toda la población.

Enrique Zorrilla, Vicepresidente de la ABM, dijo que a través de esta tecnología se podrá llevar servicios financieros a las localidades en las que la banca no tiene presencia. “El potencial es importante, si se considera la rapidez con la que se accede a estas tecnologías”, agregó.

Un estudio de KPMG puntualizó que los pagos a través de dispositivos móviles son cada vez más comunes respecto al uso de cheques, efectivo e incluso de tarjetas de débito. Por ello, varios bancos reconsideran sus modelos de negocio y adaptan sus tecnologías.

De acuerdo con una encuesta de la firma que se realizó a directivos de más de 150 bancos de todo el mundo, 85% afirmó que los pagos mediante dispositivos móviles tendrán una importancia significativa para sus negocios en un plazo de uno a cuatro años.

No obstante, más de 70% de los ejecutivos reconoció que la seguridad es uno de sus principales preocupaciones.

Fuente: eluniversal.com.mx