Inicio Noticias La banca móvil ecuatoriana deja de ser una opción y se convierte...

La banca móvil ecuatoriana deja de ser una opción y se convierte en ‘necesidad’

Compartir

El escenario: un salón de autos. El cliente utiliza una aplicación de banca móvil, pide asesoramiento de expertos de la sucursal bancaria más cercana. Sin dejar el lugar envía una solicitud para un préstamo; la petición es aprobada, realiza la transacción y compra un vehículo.

Este ejemplo se menciona al citar el libro Bank 3.0 de Brett King, fundador y director de Movenbank, primer banco minorista móvil del mundo. El autor habla la tecnología en los bancos. Y las cifras favorecen, pues para el próximo año el 80% de la población mundial utilizará smartphones y para el 2020 la cuenta bancaria será “inseparable” de un teléfono móvil.

 En Ecuador, la banca se planteó nuevas estrategias: que el uso de la banca móvil “se vuelva una necesidad más que en una opción”.

Hay ejemplos de los avances en tecnología bancaria. Por ejemplo, el depósito a través de un celular. Mediante una aplicación los clientes pueden depositar dinero en cualquier cuenta del país. Para ello solo es necesario una fotografía y un cheque físico. El usuario debe llenar los datos que la aplicación solicita para verificar la información. Este proceso toma alrededor de 10 minutos y los interesados reciben una confirmación de su trámite por correo electrónico.

 Pero también se ha incorporado chips de seguridad a las tarjetas de débito. Hasta ahora, al menos tres entidades bancarias comenzaron a aplicar este sistema y todas deberán hacerlo desde el 1 de enero del 2015. Desde ese día, las tarjetas que tengan la banda magnética dejarán de funcionar.

Para la fabricación y personalización de 4 millones de nuevas tarjetas con chip será necesario la actualización, pruebas y certificaciones de más de 3. 250 cajeros automáticos (ATMs), 33. 000 Puntos de Venta (Point of Sale), sistemas informáticos de las empresas locales operadoras de redes interbancarias y sistemas especializados de todas las entidades bancarias.

El avance tecnológico ha dado pasos agigantados. En septiembre del año pasado, 250 delegados de la banca latinoamericana se reunían en Panamá para hablar del autoservicio, la banca del futuro y los cajeros inteligentes; la digitalización y las herramientas biométricas; y las tecnologías verdes.

 A ese encuentro asistió Brett King con la obra Superventas Bank 2.0. Pero cuatro meses después ya hablaba de la tecnología 3.0. Precisamente en enero dijo que “si el banco no quiere quedarse permanentemente en el pasado, tiene que prestar mucha atención al desarrollo de plataformas móviles”.

 En Ecuador, Fernando Vera, ingeniero en Sistemas, menciona que la innovación tecnológica en este tipo de servicios ha contribuido a que los usuarios ya no pasen horas enteras en las agencias bancarias. “Pero estos avances no solamente inmediatizan los servicios, sino que son una herramienta para atraer clientes y competir con otras instituciones”.

 En la Asociación de Bancos Privados del Ecuador reposa un dato que revela cómo en un solo año se descargaron masivamente aplicaciones para teléfonos móviles y que el segmento de usuarios en un porcentaje alto está entre los 18 y 34 años. Por ello, este sector ve como desafío a la banca móvil. Sin embargo, también hay riegos.

Por ejemplo, en mayo del 2012 se registraron 178 denuncias por robos y clonación de tarjetas. Mientras que en ese mismo mes del 2013 sumaron 54. Una de las razones para la reducción de las cifras es que no todas las personas denuncian los hechos. “La mayoría de los fraudes en red son a causa de la imprudencia de los clientes que no protegen su clave y contraseña “, indica Vera.

Conforme avanzan los servicios virtuales, las empresas deben mejorar el sistema de seguridad para evitar estafas en los clientes y en la compañía. A escala internacional los bancos han optado por el reconocimiento del iris de los ojos, de los rasgos faciales y de la voz para realizar cualquier trámite financiero.

 En el país se utiliza el reconocimiento de las huellas digitales y de la firma del titular de la cuenta. Los diferentes servicios que brindan las aplicaciones en los ‘smartphone’ y tabletas son muy útiles ya que permiten al usuario bloquear la tarjeta de crédito y de débito, realizar transacciones, pero esencialmente facilitan un número telefónico para realizar la denuncia. Además, por medio de un mapa permiten ubicar las diferentes agencias y cajeros automáticos en cualquier ciudad del país, con la dirección, número telefónico y horario de atención.

Las sugerencias para los usuarios: Es recomendable?cambiar su clave de banca electrónica con periodicidad mensual y no utilizar claves fácilmente deducibles, para disminuir el riesgo de ser víctima de fraudes. Preferentemente, no ?use computadores de escritorio o portátiles de sitios públicos o desconocidos, toda computadora almacena los datos de contraseña y sitios que web digitados. En caso de que deje sus? datos en un sitio de alquiler de computadoras, la siguiente persona que utilice el mismo equipo podrá saber a qué sitios accedió y qué claves usó. Ignore correos electrónicos sospechosos que soliciten información personal como usuario, contraseña, clave, imagen, preguntas o coordenadas de su tarjeta. El acceso?a la banca virtual móvil solamente lo pueden realizar clientes naturales que tengan autenticación y tarjeta de coordenadas.

 Las aplicaciones?para la banca móvil no están disponibles para todas las plataformas de celulares inteligentes.

Fuente: ElComercio.com