Inicio Noticias La banca acelera en el uso del ‘blockchain’

La banca acelera en el uso del ‘blockchain’

Compartir

Fuente: http://www.expansion.com/

El jueves pasado, Visa dio sus primeros pasos para alterar el mercado de pagos de los bancos invitando a las entidades a que prueben un sistema para enviar dinero a través del blockchain, la tecnología en la que se basa la moneda virtual bitcoin. La empresa de tarjetas de crédito, que ha investigado durante 18 meses el potencial del blockchain, se ha asociado con BTL Group, una start up de pagos digitales, para adaptar su tecnología a los pagos interbancarios. La estrategia de Visa enfatiza cómo muchas de las grandes compañías de servicios financieros han pasado en los últimos dos años de mirar con recelo al bitcoin a enfrentarse por utilizar la tecnología en la que se basa la criptomoneda.

REDUCIR EL RIESGO

El blockchain es una base de datos digital que permite que las transacciones se registren y verifiquen electrónicamente en una red de ordenadores sin la necesidad de recurrir a un libro común de contabilidad. La criptografía se emplea para proteger los datos de los fraudes de los hackers.

El proyecto de Visa está llamado a sustituir al actual sistema de pagos entre bancos ‘Swift’

El cofundador de Visa Europe, Collab Hendrik Kleinsmiede, escribió en su blog que el objetivo del último proyecto de Visa es “reducir las diferencias que existen entre los bancos sobre las transferencias nacionales e internacionales”. “Ahora estamos proponiendo a un pequeño grupo de bancos europeos que participen en este proyecto con nosotros y BTL”, aseguró. “Aquellos que participen podrán conectarse a la red y mandar fondos en múltiples divisas a otros bancos que estén conectados a la red.”

El proyecto se diseñó para reducir costes, acelerar los pagos y eliminar el riesgo de crédito que puede ocasionarse al transferir dinero tanto entre bancos nacionales como internacionales. Este proyecto podría suponer un problema para el sistema de pagos interbancarios Swift, el principal sistema de mensajería que emplean los bancos para manejar las transferencias de grandes cantidades de dinero. Swift ha examinado el potencial del blockchain y ha admitido que supone una gran amenaza.

BTL fue fundada el año pasado por los hermanos Guy y Hugh Halford-Thomson. Este último, anteriormente dirigió una correduría de bitcoins y administró el primer cajero automático de esta moneda en Reino Unido. El proyecto que ha desarrollado Visa utiliza contratos inteligentes (para lidiar con la mayoría de los requisitos de cumplimiento y reglamentarios de las transferencias interbancarias). Guy Halford-Thomson aseguró que estos contratos reducirían el riesgo de contraparte de las transferencias internacionales al realizarse simultáneamente en lugar de hacer esperar a uno de los prestamistas. Por su parte, Kleinsmiede indicó que Visa pretende completar el “proceso de prueba” en 100 días, periodo en el que esperan contar con un grupo de bancos que utilizasen el blockchain para enviarse dinero entre ellos.

INNOVACIÓN

“Creo que, con los contratos inteligentes y el blockchain, podemos crear un servicio de pago interbancario rápido, de bajo costo y que se ajuste a la legislaciones regionales,” añadió. El centro de innovación de Visa ya ha anunciado otros proyectos en los que se empleará la tecnología detrás de la criptomoneda, entre los que se encuentran los micropagos, las transferencias M2M y los pagos B2B.

Santander apuesta por el dinero digital

El grupo que preside Ana Botín se ha unido a UBS, BNY Mellon, Deutsche Bank, el operador de mercado ICAP y la ‘start up’ Clearmatics para investigar y promover el uso del dinero digital entre instituciones financieras y con los bancos centrales. Se trata de un sistema que utiliza la tecnología ‘blockchain’, la misma que utiliza los famosos ‘bitcoins’, y que facilitará los pagos y liquidaciones de forma rápida y segura. Desde la entidad aseguran que el uso de esta nueva divisa digital genera al sector un ahorro de costes de 20.000 millones de dólares (cerca de 17.750 millones de euros). Se estima que los costes totales que aborda la banca por este tipo de transacciones se sitúan entre 65.000 y 80.000 millones de dólares anuales. Se prevé que el proyecto se ponga en marcha a comienzos de 2018.