Inicio Noticias La banca acelera el cierre de oficinas por la crisis

La banca acelera el cierre de oficinas por la crisis

Compartir

BancoFuente: elpais.com

Siempre se ha dicho que en España en cada esquina hay un bar o una sucursal bancaria. Pero la crisis es capaz de cambiar esto y muchas cosas más. Según el Banco de España, el sector ha cerrado 927 sucursales entre enero y junio pasado. De este recorte, el 65% corresponde a los bancos y el resto a las cajas, lo que demuestra que siguen estrategias diferentes. Algunas entidades de ahorro, como Caja Madrid, con 2.183 oficinas, siguen abriendo sucursales. Mientras tanto otras proceden como La Caixa que, con 5.365 sucursales, ha cerrado 216 en el último año. Los grandes bancos también están con las tijeras en la mano: entre el BBVA, Banesto y el Banco Popular, han cerrado más de 600 sucursales, prácticamente todo lo hecho por el conjunto de bancos

¿Por qué un giro tan brusco? El Banco de España lo ha dicho en repetidas ocasiones: hay que compensar la caída de los márgenes -por la bajada de tipos- y la del negocio provocada por la crisis. Este recorte de red no se había dado nunca, al menos desde 1977, cuando arranca la estadística. Lo más parecido ocurrió en la crisis anterior, en el año 1992. Con las cifras actuales, los bancos han regresado a la red que tenían a finales de 2006 mientras que las cajas todavía están en los niveles de inicio de 2008.

Alguien se está equivocando. Los expertos creen que son las cajas y dicen que las fusiones acelerarán los cierres en este sector. El Popular, por ejemplo, ha anunciado que quiere volver a tener una red de 1.950 sucursales, similar a la de 1999. Si las cajas se retrotrayeran 10 años, les sobrarían más de 6.500 oficinas. Alfonso García, de AFI, apunta que es más grave el exceso de personal que el de oficinas. Las entidades de ahorro disponen de 20.000 empleados más que sus competidores. “Las sucursales se pueden cerrar, pero todavía no está claro cómo se puede reducir plantilla en una caja“, dice García.

Defensa ante fusiones

El problema es que las cajas tienen muchas más oficinas, pero una cuota de negocio similar a los bancos, comenta Íñigo Vega, de Iberian Equities. La explicación de esta enorme red es que se ha usado como un arma defensiva frente a fusiones. Por eso no siempre se han abierto en buenas localizaciones y la rentabilidad de las oficinas de las cajas es inferior a la de los bancos.

Por otro lado, el BBVA confirmó ayer que mantiene negociaciones para vender el 80% de sus oficinas para seguir en ellas como inquilino, “sin que por el momento se haya alcanzado acuerdo“, según la entidad. En el mercado se especula que podría obtener 1.600 millones de los que 1.200 millones serían plusvalías. El comprador sería el fondo inmobiliario de Deutsche Bank RREEF Alternative Investmen.

El Banco de España hizo pública también ayer la morosidad del sector, que se situó en julio en el 4,73%, la más alta desde octubre 1996, aunque ha moderado su avance. Esta tasa es 0,14 puntos superior a la de junio y 2,5 puntos más alta que hace un año. Las financieras lideran la mora, con un 9,2%; las cajas, el 5,18%; los bancos, el 4,14%, y las cooperativas, el 3,65%. Por segmentos de negocio, destaca la morosidad con las promotoras que asciende al 9% en las cajas y al 7% en los bancos.