Inicio Noticias iZettle: “Tenemos la plataforma necesaria para lanzarnos a EE.UU”

iZettle: “Tenemos la plataforma necesaria para lanzarnos a EE.UU”

Compartir

La startup de pagos quiere convertirse en “la mejor amiga del pequeño comercio”. En 2014 podrían poner un pie en Asia, reforzar su presencia en Latinoamérica y completar el mapa europeo.

Hace cosa de tres años a los suecos Jacob de Geer y Magnus Wilson se les ocurrió hacer algo parecido a lo que Square estaba comenzando a hacer en EE.UU: crear un sistema que facilitara a los comercios cobrar a sus clientes con tarjeta sin necesidad de un TPV (terminal en el punto de venta), sustituyéndolo por un pequeño dispositivo y un software. Tardaron casi un año en lanzar su primer servicio y aplicación en Suecia, pero hoy iZettle ya es una empresa que opera en  nueve países, cuenta con siete oficinas locales y dispone de una plantilla de 130 empleados en todo el mundo.

Este 2013 la herramienta ha desembarcado en Latinoamérica, concretamente en México y en Brasil. El primer mes de comenzar a operar en el país charro ya había cosechado 15.000 clientes, y la cifra fue incluso más impresionante al llegar al territorio carioca: 35.000 cuentas en las primeras cuatro semanas.

Recientemente iZettle ha conseguido el apoyo económico y logístico del Banco Santander y de Master Card. ¿Cuáles son sus siguientes objetivos? El director general de la firma en España, Ignacio García, ha desgranado algunos de ellos en una comida con los medios.

En la actualidad Suecia sigue siendo el mayor mercado para iZettle, pero las cosas podrían variar en no mucho tiempo.”Es un mercado en el cual no es sencillo entrar, pero una vez dentro la viralidad es brutal. Es muy representativo. Seguirá siendo nuestro motor por ahora”, subraya García, quien también destaca las grandes tasas de crecimiento en México y Brasil, con vistas a convertirse en su mayor pilar en un año. El directivo resalta la gran participación y compromiso de los usuarios en redes sociales en toda Latinoamérica.

García, comentó que, aunque cuentan con la tecnología necesaria para operar en EE.UU (mercado mixto  de chip y tarjeta), aún no tienen claro si dar el salto. “Se tratará de una decisión estratégica basada en la competencia tan fuerte de Square y en la diferencia del mercado”, explica. Según el representante de la empresa sueca, el objetivo para 2014 será llegar a otros países: “Esperamos realizar un gran impulso en Latinoamérica, llenar Europa y poner el pie en Asia”.

Triunfa entre abogados, tiendas de ropa y taxistas

García no ha querido dar cifras de los negocios y comercios que utilizan su solución en España, aunque ha revelado los sectores concretos que más están abrazando su propuesta, como el de algunos profesionales que trabajan en movilidad (abogados, taxistas, etc) o el del segmento de la estética o la moda. En este caso, este tipo de negocios cuentan con catálogos o tiendas online y el uso de tablets con los que se puede pagar da mucha visibilidad a su propuesta. En cualquier caso, seguirán haciendo trabajo de campo para “convertirse en la mejor amiga del pequeño comercio”.

Por el momento iZettle cobra a las pymes una comisión del 2,75% de cada transacción. A diferencia de otras vías de pago similares, si no hay uso, la empresa nórdica no se lleva nada. En Reino Unido han comenzado a probar un sistema por el cual a partir de cierta cantidad se rebaja la cifra hasta llegar a un 1,5%.

Aunque la startup nórdica ya cuenta con el apoyo de grandes socios capitalistas, su objetivo es seguir operando con la mayor independencia posible. “A veces los cambios, los elementos disruptivos llegan de startups. Los gigantes que las compran o invierten en ellas deben dejarlas trabajar de manera autónoma para no frenar su innovación”, afirma.

El Aunque iZettle sabe cuál es su futuro desconoce el porvenir de los medios de pago, teniendo en cuenta la variedad de opciones actuales. No obstante, están preparados para un posible cambio. “Si mañana hay un cambio tecnológico y se acaban las tarjetas sacaremos otro lector de otro tipo. Para nosotros lo importante son las relaciones con los clientes y contar con ellos a largo plazo. En dos o tres años solo sobrevivirán los que tengan muchos clientes que permitan mantener una estructura basada en una comisión pequeña”, apostilla el Country Manager.

Fuente: itespresso.es