Irrupción de los “millennials” en la banca: el desafío del sistema chileno

Irrupción de los “millennials” en la banca: el desafío del sistema chileno

Compartir

Millennials” es quizás uno de los conceptos más repetidos en el mundo económico del último tiempo debido al verdadero impacto que estos individuos están causando en los hábitos de consumo, incluso en una de las industrias más antiguas y conservadoras del sistema: la banca.

Según un informe del año pasado de PricewaterhouseCoopers, casi el 67% de los “millennials” prefiere relacionarse con sus bancos a través de aplicaciones móviles, en comparación con el 46% de las personas que tienen entre 51 y 69 años.

Mientras que un estudio de Viacom encontró que el 71% de jóvenes de entre 18 y 34 años de edad prefiere ir al dentista que al banco.

Es por lo anterior que los expertos afirman que en el caso de Chile los bancos deberían migrar a su digitalización en un plazo no mayor a los cinco años. “Si la banca no es capaz de transformarse digitalmente no va a crecer o va crecer mucho menos, y las instituciones que sean capaces de tomar el desafío van a poder generar servicios de valor agregado entre la gente y crecer de manera importante”, afirmó Laureano Cuesta, ex gerente de Banca Digital de Santander y actual CEO de Digital Smart Consulting, una nueva consultora en estos temas que fundó junto a otros ex gerentes de los bancos de Chile, BCI y Estado.

En el mundo ya existen aplicaciones que permiten a los dueños de almacenes tener el manejo de caja, los inventarios y la declaración de impuestos en un sólo lugar virtual, mientras que otras le avisan automáticamente a las personas cuánto saldo queda de su tarjeta de crédito, ejemplifica Cuesta.

Admite que Chile tiene un “enorme potencial de crecimiento” en esta área, debido a la amplia penetración de internet y al amplio uso de teléfonos inteligentes. “Se necesitan bancos mucho más asociados a las necesidades de los clientes.

La banca, en un futuro, no va a ser tanto un sistema de cuentas y se convertirá en un solucionador de la vida de las personas”, apuntó y explicó que eso permitirá desarrollar un nuevo modelo de negocios tanto para las instituciones financieras como para las empresas proveedores de estos servicios: las fintech.

¿Innovación interna o alianza de empresas? Aunque el desafío se dirige a un mismo objetivo, hay algunos que apuntan a que es más eficiente que las grandes instituciones inviertan en las fintech, startups que crean aplicaciones financieras. “Uno de los mayores bancos de España se dio cuenta que es muy importante innovar, pero que es muy difícil hacerlo de manera interna porque es muy lento.

Para innovar necesitas moverte rápido”, afirmó Álvaro Echeverría, CEO de Facturedo, la primera plataforma online de compra-venta de facturas en Chile.

El español radicado en el país desde hace un año y medio explicó que en el caso de la nación ibérica los bancos están “trabajando conjuntamente con fintech, invirtiendo en estas empresas y apoyándolas cuando necesiten ayuda, pero afirman que no las van a absorber para no matar esa ejecución”.

Echeverría detalla que hay más de una veintena de fintech en Chile, las que se pueden dividir en aquellas dedicadas a dar soluciones en métodos de pago, financiamiento alternativo para Pymes, gestión financiera personalizada, comparadoras de empresas para elegir mejores servicios o las que permiten transferencias y/o pagos internacionales.

El modelo de negocio tiene menos de una década y en el país fueron pioneros “FOL”, “Cumplo” y Khipu”, explica el emprendedor. Para Echeverría la responsabilidad de buscar este cambio del modelo a través de la innovación tecnológica y financiera, es de los bancos.

“Son ellos los que tienen recursos y los que deben buscar la forma de crear una relación win-win con las fintech para que los apoyen a la hora de innovar y ellos ofrecerles algo atractivo”.