Inicio Noticias Inversionistas ángeles reclutan gerentes de empresas para financiar startups

Inversionistas ángeles reclutan gerentes de empresas para financiar startups

Compartir

Nueva tendencia busca ejecutivos que destinen desde US$ 20 mil para cofinanciar proyectos.

Por Francisca Orellana

El diagnóstico es claro: la “industria” de inversionistas ángeles tiene que despegar en Chile. Se estima que hay cerca de 25 ángeles activos individuales, entre los que se cuentan Eduardo Novoa, Oliver Flöguel, Daniel Daccarett, Andrés Navarro y Roberto Musso. Una cifra baja y que deja en evidencia el vacío que existe para que los emprendedores consigan financiamiento en etapas tempranas, es decir, que requieren un mínimo de ?US$ 150 mil para crecer.

Hoy, cuando los empresarios de alto patrimonio o family office están más interesados en invertir en negocios más tradicionales, está naciendo una nueva tendencia en el país: los mismos ángeles chilenos están reclutando a gerentes de primera línea de las empresas (gerentes generales o de área) para que incursionen como financistas en el mundo del emprendimiento e innovación.

Uno de los esfuerzos lo está liderando el emprendedor serial Tim Delhaes, quien a través de First Tuesday, realizó hace pocas semanas “Angels Dinner”, el primero de los cuatro encuentros planificados para 2013, apoyado por Corfo y Claro, entre ángeles y ejecutivos. La idea, es que puedan conocer parte de este mundo y escuchar proyectos de tres emprendedores previamente seleccionados, que buscan recursos. Alfredo Ergas, ex gerente de Finanzas de Enersis y miembro del consejo consultivo de Amcham Chile e Ismael Vásquez, gerente general de Dimacofi, estuvieron entre los presentes. “Hoy hay una gran oportunidad para invertir en startups en Chile, pero lo que falta es difundir lo que hace un ángel y bajar las barreras que existen frente al tema. Tenemos que ayudar a que impulsen a la nueva generación de emprendedores nacionales”, enfatiza Tim Delhaes. Por ello están convocando a ejecutivos de entre 35 y 50 años con capacidad financiera para co-invertir con otros ejecutivos, entre US$ 20 mil y ?US$ 50 mil por proyecto.

Otro emprendedor serial, Daniel Daccarett (Producto Protegido), quien también promueve la iniciativa, agrega que “el dinero no es lo más importante, sino el tiempo para asesorar a los emprendedores, mentorearlos, y generar redes de contacto. Pero tenemos que aumentar la masa crítica. Y nos enfocamos en mostrarles proyectos de tecnología porque son más baratos y fáciles de escalar ”, asevera.

La ex directora ejecutiva de Endeavor, Julie McPherson, comenta que es “interesante la iniciativa porque provee una plataforma para quienes desean invertir y no saben cómo hacerlo, porque los ángeles siempre en Chile han sido muy callados”. De hecho, asistió al encuentro porque está iniciando una nueva etapa como ángel. “Es entretenido cuando uno puede apostar a perder todo. Siempre me ha apasionado la tecnología, pero ahora estoy saliendo de mi zona de confort, y estoy interesada en apoyar emprendimientos de energías renovables, por ejemplo”.

Roberto Musso, presidente de Digevo, en tanto, es un ángel con experiencia. Ha apoyado a cerca de 30 proyectos, y considera que hay un desconocimiento “respecto de lo que hacemos. Pero se está viendo que cada vez hay más inversionistas y hay que aprovecharlo. Hay emprendimientos buenos, no hay razón para que el próximo Facebook no surja acá, y yo quiero estar ahí”.

Esta experiencia se suma a lo que está haciendo la red de angeles DAD Latam, que entrega capital semilla a emprendedores. Un grupo que ya cuenta con 22 ángeles, ejecutivos de primera línea, como Pablo Sprenger, vicepresidente de Negocios de Sura Asset Management de Latinoamérica, Matías Lagos, gerente comercial de Lan Cargo USA, Patricio Ureta, country manager en Estados Unidos de Aconcagua, o Gonzalo Saenz de Santa María, analista de inversiones de Celfin Capital.

“Tuvimos que redireccionar nuestra búsqueda hacia ejecutivos exitosos de empresas importantes, que quieran invertir en otros rubros, con un poco más de riesgo y entregar su conocimiento. Encontrarlos ha sido difícil, pero estamos en una etapa en la que tenemos que seguir educando al inversionista de negocios tradicional en riesgo, donde si bien perder dinero es importante, también está la opción de ganar y obtener retornos superiores a los que se han invertido”, indica Allan Jarry, CEO de DAD Latam.

Consolidación del ecosistema?

Esta nueva mirada de los inversionistas ángeles no es más que la maduración del ecosistema del emprendimiento en el país, explica Juan de Dios Carvajal, gerente de Emprendimiento de Corfo. “Es una tendencia que ya estamos viendo, donde no sólo hay un interés por atraerlos, sino también de ellos mismos por participar. Hay un cambio en el entorno, donde el emprendimiento se ha posicionado en Chile, lo que explica que nuevos inversionistas quieran participar en él”, dice, agregando que estos nuevos actores, al ser más jóvenes, entienden mejor las dinámicas de un startup.

De hecho, los expertos agregan que este nuevo escenario genera un efecto cadena en la conformación, de nuevas redes ángeles o fondos de capital de riesgo, cuyo impacto, explica Carvajal, se podrá sentir en dos años. Un ejemplo es el caso de Nazca Venture, liderado por Alan Farcas, quien también es inversionista ángel. “Muchos van a pedir plata a grandes empresarios, pero soy un convencido que los primeros en la fila deben ser los que han pasado por lo mismo en los últimos diez años y no hace décadas. Eso hicimos en Nazca y la respuesta fue espectacular”, dice.

Fuente: DF.CL