Google pretende “apostar” por Chile durante los próximos 50 años

Google pretende “apostar” por Chile durante los próximos 50 años

Eric Schmidt, máximo ejecutivo de Alphabet -la matriz de la compañía-, habló sobre los cambios que reordenaron sus negocios y cómo Chile puede potenciar su economía a través del uso de la tecnología.

Compartir

SANTIAGO.- Eric Schmidt se unió a Google antes de que se convirtiera en el gigante que es hoy, en 2001, y 15 años después, la compañía obtiene ingresos de US$21.329 millones y él es el presidente ejecutivo de la matriz que lo engloba. En una entrevista con El Mercurio, el ingeniero eléctrico contó sobre el reordenamiento de los negocios que ha sufrido Google en el último año y de su visita del viernes pasado a Chile, donde se reunió con el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes. En esa ocasión hablaron sobre cómo el país puede potenciar su desarrollo económico a través del uso de la tecnología y de internet, de la Agenda Digital que se propone el Gobierno y de los lazos de Google con Chile. “Estamos haciendo un compromiso significativo con Chile. Estamos apostando por Chile por los próximos 50 años, apostando a que crecerá un montón. Y probablemente porque vemos que el país es democrático, tiene economía liberal y eso está bien para nosotros”, manifestó Schmidt. Google Chile ya cumplió cinco años en el país y desde el año pasado funciona en Quilicura el único datacenter de Latinoamérica, en el que se invirtieron US$150 millones. “Nuestro negocio crece más rápido en Latinoamérica por la adopción de internet. En occidente todos tienen un smartphone y aquí, aunque la economía no esté creciendo tan rápido, los ingresos crecen y eso es sólo porque hay más usuarios”, sostuvo Schmidt. Espera que en Chile aumente la conexión , lo que requiere de la colaboración del Gobierno y la industria. “La posición de los gobiernos debería ser ‘queremos acceso a banda ancha en cualquier lugar'”, agregó. En tanto, para él, el futuro de la tecnología se relaciona con la inteligencia artificial y el “aprendizaje de las máquinas”, lo que se traducirá en teléfonos más inteligentes y más usados incluso que los computadores. Aún así, Schmidt no cree que los computadores morirán. “Muy pocas cosas mueren, pero se vuelven menos importantes”. Los cambios en Google Además de reordenar sus negocios, Google quedó el año pasado bajo la matriz Alphabet, un holding de negocios que contiene productos como Youtube y Chrome. Entre los cambios, se decidió que cada empresa tenga su propio CEO, con su propio plan de ingresos, de inversión y alianzas. Sundar Pichai quedó a la cabeza de Google. Schmidt afirmó que “queríamos que los inversores entendieran cuál es el negocio principal de Google y qué es lo ‘no’ Google”. Además aseguró que Larry Page, uno de los fundadores de la companía tecnológica, creía importante separar las responsabilidades individuales para poder “contratar y despedir CEOs basados en cómo hacen sus negocios… No tienen excusas”, declaró Schmidt. Las críticas Pero hay quienes creen que Google ha creado un monopolio con su buscador y se le adjudicó a la compañía ser parte de una red de vigilancia mundial colaborando con organismos de inteligencia de Estados Unidos y otros países. El presidente ejecutivo de Alphabet lo desmiente tajantemente. “No somos un monopolio y no violamos la privacidad de las personas, hay páginas y páginas con detalles sobre esto”, argumenta. Schmidt defiende que la información de Google está encriptada en sus servidores y entre el computador o teléfono de los usuarios y los servicios de la empresa. “Entonces ni la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. ni tampoco la de China ni nadie puede mirarlos. Google tampoco puede hacerlo, eso está fuera de discusión”, aseguró. “Lo que uno ve es un incremento de la conveniencia, no una pérdida de la privacidad”, afirmó el máximo ejecutivo de la matriz de Google, respecto al hecho de que los smartphones conozcan y recuerden detalles de la vida privada de quienes los usan. Otra de las críticas al gigante de la tecnología es la de los impuestos que paga. Este año se dio a conocer que Google acordó con Reino Unido el pago de gravámenes atrasados que alcanzaban los US$186 millones. Italia hace la misma demanda. “El tema de los impuestos es muy complicado, entonces seguimos las reglas de la OCDE. Hemos dicho muchas veces que si los impuestos cambian los pagaremos, pero también no deberíamos pagar más que lo que corresponde”, se defendió Schmidt.

Fuente: Emol.com – http://www.emol.com/noticias/Nacional/2016/02/07/787233/Google-Estamos-apostando-por-Chile-por-los-proximos-50-anos.html?platform=hootsuite