Inicio Noticias Estudio Visa: remesas expanden la bancarización en América Latina

Estudio Visa: remesas expanden la bancarización en América Latina

Compartir
  • En 2010, los envíos de remesas a la región sobrepasaron los USD58 mil millones que recibieron más de 15 millones de personas
  • Beneficiarios confirman las tarjetas como el medio más seguro, eficiente y conveniente para recibir fondos y el primer paso para formar parte del sistema financiero formal

Un estudio comisionado por Visa Inc. para obtener información sobre el perfil de los receptores de remesas y el uso de servicios financieros, reveló la existencia de una extensa área de oportunidad para la inclusión de beneficiarios al sistema financiero en América Latina. En 2010 se registraron 15 millones de receptores de este flujo constante y creciente de fondos en la región, que aunque es distribuido en su mayoría por las instituciones financieras, no permanece en el sistema bancario, ya que es rápidamente retirado como dinero en efectivo.

“Los receptores de remesas constituyen un segmento estratégico para Visa: a través de este servicio, podemos extender los beneficios del sistema financiero a más personas, de modo que puedan ahorrar e invertir y por consiguiente, hacer una contribución formal al crecimiento de la economía”, afirmó Brayan Peralta, Director Ejecutivo de Productos de Remesas para Visa Inc. America Latina y El Caribe.  “En Visa estamos enfocados en mejorar la infraestructura del segmento de remesas y hemos recorrido un camino con Visa Giro, nuestro programa de distribución de remesas en tarjetas de débito o prepagadas que además de ofrecer un método seguro, eficiente y conveniente para recibir y administrar fondos, contribuye a la expansión de la inclusión financiera en la región”.

El estudio se llevó a cabo en México, Guatemala y El Salvador, tres países que registraron un ingreso total de USD 28.938 millones1 por concepto de remesas – casi el 50% del volumen total1 enviado a America Latina y El Caribe en 2010. Además de obtener información sobre los hábitos de consumo, actitudes y preferencias de los receptores de remesas, el estudio identifica claramente las oportunidades de crecimiento para las instituciones financieras y las estrategias idóneas para generar un vínculo con el receptor que vaya más allá de la distribución de dinero en efectivo en las sucursales.

Hallazgos principales

1) Beneficiarios de Remesas en la RegiónLa gran mayoría de los receptores de remesas son amas de casa. Más de la mitad generan sus ingresos trabajando como empleadas o comerciantes informales. La mayoría de los hombres que reciben remesas son en su mayoría obreros y empleados, y en menor medida tienen su propio negocio. Entre los receptores más jóvenes, tanto hombres como mujeres, hay estudiantes.

Según los hábitos de consumo, actitudes y preferencias que Visa encontró, hay tres grupos fundamentales:·         Los temerosos: Desconfían de las tarjetas bancarias como forma de pago y como medio para recibir remesas. Consideran que representan un riesgo, así que prefieren usar efectivo. Este grupo representa entre el 14% y el 17% de los consumidores encuestados.·         Los impulsivos: valoran la confiabilidad y rapidez de recibir remesas en tarjetas y reconocen los beneficios de este método, asociando la tarjeta de remesas con conveniencia y control de gastos. También la ven como una manera de facilitar el proceso para acceder a otros servicios bancarios. No obstante, al momento de pagar prefieren el efectivo. Usan el dinero para darse gustos. Representan entre el 43% y el 46% de los participantes encuestados.·

Los organizados: Sus opiniones son similares a las de los impulsivos y valoran las tarjetas como medio para recibir remesas. Sin embargo, prefieren ahorrar antes de gastar el dinero en gustos. Este grupo muestra la mayor predisposición para usar la tarjeta para realizar compras y representa entre el 37% y el 43% de la población encuestada.

Más del 80% de los receptores de remesas pertenece a las categorías de “organizado” e “impulsivo” y un 91% de los usuarios de Visa Giro está satisfecho con el uso del producto e identifica sus ventajas:

  • Rapidez: reciben los fondos inmediatamente, porque no necesitan ir al banco ni esperar en fila para cobrar el dinero.
  • Seguridad: Visa Giro es más segura que el dinero en efectivo ya que éste puede perderse o ser robado, mientras que los fondos en la tarjeta sólo pueden ser utilizados por el titular de la misma.
  • Facilidad de uso: la tarjeta permite un acceso simple a los fondos, ya sea a través de las compras en el punto de venta o del retiro de dinero en efectivo.
  • Conveniencia: Visa Giro abre una gama de posibilidades de pago a los beneficiarios, como por ejemplo el pago de servicios vía telefónica u online.
  • Confiabilidad: Los usuarios confían en el sistema y en la tarjeta como medio de pago y de acceso al efectivo.

2) Frecuencia y Monto de las Remesas:

La mayoría de los beneficiarios en la región recibe remesas una vez al mes. El monto promedio ronda los US$ 300 en México y US$ 215 en Centroamérica. Aunque la crisis económica y las leyes migratorias han afectado el trabajo de los hispanos en los Estados Unidos, las remesas siguen siendo un flujo constante de fondos.

3) Uso de las Remesas:

El 40% de los receptores de remesas tiene un trabajo remunerado, por lo cual los envíos que reciben de sus familiares constituyen un ingreso complementario. Dentro de este grupo, Visa Giro es más utilizada por quienes tienen trabajos independientes o temporales.

  • 22% de usuarios de Visa Giro en México y 26% en Centroamérica usan su tarjeta para adquirir alimentos, medicinas y pagar servicios. Los volúmenes de compra son relativamente bajos y representan el 6% de la remesa en México y el 14% en Centroamérica.
  • Aunque la mayor parte de las remesas se usa para gastos del día a día, 32% de los beneficiarios ahorra parte del dinero. Con Visa Giro los usuarios transfieren fondos de su tarjeta de remesas a su cuenta de ahorro, sin tener que sacar el dinero en efectivo y depositarlo.
  • Los usuarios de Visa Giro retiran dinero en el cajero automático y pagan en efectivo, en parte por la costumbre y en parte porque no saben que pueden realizar algunos de estos pagos con tarjeta, como electricidad o agua.
  • Sólo un 13% de los usuarios de Visa Giro declaró desconocer que podía usar la tarjeta como medio de pago en el punto de venta. Esto indica un alto nivel de conocimiento financiero acerca del uso de las tarjetas de pago, lo que constituye el primer paso hacia un incremento en el uso en el punto de venta.

4) Alta Penetración de Telefonía Móvil e Internet:

Se estima que hay más de 500 millones de teléfonos celulares en América Latina, lo cual representa una penetración del 97%. Entre los países encuestados la penetración más alta está en Guatemala, con un 156%, seguida de El Salvador con 155% y México con 77%. El rápido crecimiento de la telefonía celular la convierte en un excelente vehículo para alcanzar a los beneficiarios de remesas que ya acuden a la sucursal a cobrar sus fondos en efectivo.

  • La penetración de Internet en América Latina se estima en un 33%. Tanto México como Guatemala y El Salvador se encuentran por debajo del promedio regional, con penetración del 29% 17% y 11%, respectivamente. Proporcionalmente, el número de receptores de remesas que accede a Internet es alto: aproximadamente un 40% de los encuestados tiene acceso a Internet, y la gran mayoría lo hace desde su casa. En México, si bien los usuarios de Visa Giro sólo utilizan Internet en un 20%, entre los no usuarios la tasa de penetración es del 55%, representando un canal viable para impulsar la adopción y uso de este producto.

5) Percepción y Uso de los Productos y Servicios Financieros:

El estudio de Visa reveló grandes diferencias entre las percepciones que tienen los receptores de remesas acerca de las tarjetas de débito y crédito. Mientras la tarjeta de débito es altamente valorada, la de crédito está asociada a riesgo y deudas. Los bancos son percibidos como instituciones para niveles socioeconómicos más altos. Hay una gran oportunidad de mejorar la confianza y el interés por los servicios bancarios idóneos para este segmento con esfuerzos educacionales. Entre los que utilizan los receptores de remesas, se destacan las cuentas de ahorro y las de nómina. El uso de servicios bancarios es más alto en Centroamérica, donde un 44% tiene una cuenta de ahorros. El estudio mostró que los receptores de remesas tienen necesidades financieras que no son atendidas por el banco donde reciben remesas y que usan productos bancarios de otra institución financiera.

6) Oportunidades para los bancos:

Hoy en día la gran mayoría de los beneficiarios de remesas sólo va al banco para cobrar sus fondos en efectivo, lo que permite que Visa Giro se convierta en el primer paso hacia una relación más rentable y de largo plazo con el banco. De hecho, se registra un mayor acceso a crédito y mayor penetración de tarjetas de débito entre usuarios de Visa Giro después de haber comenzado a utilizar este método, lo cual demuestra el potencial de mayor bancarización que encierran estos clientes.

Po otro lado, el 48% de los usuarios de Visa Giro utiliza su tarjeta para recibir todas sus remesas y el 30% deja una parte en la tarjeta como una forma de ahorro. Esto implica que existe un amplio margen para incrementar la participación y para el banco de capitalizar los fondos ahorrados.

Programas de Remesas y Transferencia de Dinero en America LatinaVisa ha sido clave en la inclusión financiera de los segmentos de la población no bancarizados. Visa Giro es un claro ejemplo, estando presente en diez países en la región a través de más de veinte programas de recepción de fondos en tarjetas. En estos mercados, Visa ha sido clave para el desarrollo de la relación con los beneficiarios de remesas y Visa Giro se ha convertido en un caso de éxito en las instituciones financieras que han implementado el producto, mejorando los niveles de satisfacción, uso e intención de recomendación -tres factores clave para alcanzar la lealtad de estos clientes.

Nuevos consumidores que ahora forma parte de la plataforma prepago a través de Visa Giro, proveen nuevas oportunidades para los comercios que buscan aceptar pagos electrónicos.  Adicionalmente, Visa ha desplegado una serie de esfuerzos trabajando de la mano con gobiernos para para expandir los beneficios de sus productos a los segmentos de la población más necesitada. A través de Visa, los gobiernos han implementado métodos más eficientes para la distribución de beneficios sociales, haciendo el proceso más transparente.

Un buen ejemplo es República Dominicana, en donde estos programas han beneficiado a más de 800.000 personas a través de la distribución de diferentes subsidios, además de 1.900 comercios no tradicionales que han pasado a formar parte de la economía formal. (Vea este video en www.currencyofprogress.visa.com/bringing-relief-to-dominican-citizens/).

En Argentina, los programas de asistencia social basados en tarjetas Visa, benefician aproximadamente a un 23% de la población, conformado por 7 millones de personas de nivel socioeconómico limitado y más de 2 millones de indigentes. De esta manera Visa refuerza su compromiso de establecer un puente de comunicación entre este segmento de la población y el sistema financiero formal, brindando la conveniencia, seguridad y eficiencia de los pagos electrónicos.

La implementación de estos programas de asistencia social a través de la tecnología y los productos de Visa, ha reducido las pérdidas que ocurrían cuando los beneficios se distribuían en efectivo, cheques o en forma de bienes. También ha proporcionado una forma de asignar responsabilidad a la hora de responder por los gastos del gobierno federal y ha ayudado a inyectar fondos en las economías locales para impulsar su crecimiento.

Fuente: Strategies