Inicio Noticias El usuario móvil y las redes sociales: principales objetivos de los ciberdelincuentes

El usuario móvil y las redes sociales: principales objetivos de los ciberdelincuentes

Compartir

Informe de Predicciones de McAfee Labs analiza las tendencias del año 2013 mediante el servicio McAfee Global Threat Intelligence de su propiedad, para pronosticar el panorama de las amenazas para el 2014.

El malware móvil será el motor del crecimiento, tanto en la innovación como en el volumen de ataques para el año 2014, así lo señala el Informe de Predicciones de McAfee Labs, donde se destaca que la aparición de nuevas variables para Android aumentó en un 33% durante los últimos dos trimestres del año 2013.

Los ataques a dispositivos móviles afectarán también a la infraestructura de las empresas y se aprovecharán del fenómeno conocido como “BYOD”, o el uso de dispositivos personales en el trabajo, debido principalmente a la relativa inmadurez de la tecnología de seguridad en esa área.

El principal riesgo está dado por los usuarios que descarguen malware de manera involuntaria y lo puedan introducir  en el perímetro de la red empresarial, facilitando el acceso y robo de datos confidenciales.

Los “ataques sociales” se masificarán hacia finales del año 2014.

Los ataques a plataformas de redes sociales son los que aprovechan las bases de usuarios más numerosas como Facebook, Twitter, LinkedIn, Instagram, etc. Muchos de estos ataques copian las tácticas de otro malware, como Koobface, y se limitan a utilizar estas redes como mecanismo de distribución.

Sin embargo, este año aparecerán ataques que emplearán funciones que son exclusivas de las plataformas sociales, con el fin de proporcionar datos sobre los contactos, la ubicación o la actividad profesional de los usuarios, que podrán utilizarse para enviar publicidad o para delitos virtuales o reales.

El reporte también destaca como blancos de amenazas:

  • El uso de monedas virtuales o bitcoins.
  • El espionaje-contraespionaje y la ciberguerra.
  • Los ataques dirigidos a equipos de escritorio y servidores.
  • Grandes volúmenes de datos o Big Data.
  • El despliegue de aplicaciones empresariales basadas en la nube.