Inicio Noticias El pago electrónico gana terreno en Colombia

El pago electrónico gana terreno en Colombia

Compartir

En un mundo globalizado como el actual, los medios electrónicos de pago resultan ser un elemento fundamental para el desarrollo del sistema financiero de un país, permitiendo la realización de pagos seguros y eficientes, reduciendo los costos y riesgos implícitos en las transferencias de recursos, beneficiando el comercio y facilitando la labor del Estado en la ejecución de las políticas monetarias y tributarias.

Esta realidad ha hecho que la banca colombiana dedique grandes volúmenes de recursos e importantes esfuerzos al desarrollo y modernización de los sistemas de pago en Colombia, promoviendo la migración hacia medios electrónicos.

En dialogo con El Diario del Otún, Jaime Giraldo García, vicepresidente regional del Banco de Occidente, señaló que el uso de los medios electrónicos, como forma de pago, son el resultado de la importancia que este elemento cumple en la vida actual de las personas.

“El factor de crecimiento, tiene un significado de la retribución que se está dando por parte del sistema en la parte de interés, medios de pago como las tarjetas de crédito impulsan el consumo, permitiendo a los usuarios acceder a liquidez inmediata que de otra manera no tendrían, facilitan la realización de compras sin los inconvenientes y riesgos que implica llevar efectivo con una tasa de interés de 0% si se difiere el pago de la compra a un mes”, aseguró el ejecutivo.

Para la Asobancaria, fuente consultada por esta casa editorial, los medios electrónicos de pago ayudan a reducir la informalidad en la economía, facilitan la labor del Estado en la ejecución de las políticas monetarias y tributarias, en el control y protección de captaciones del público, y en la prevención del lavado de activos y la financiación del terrorismo.

No obstante, este proceso ha encontrado obstáculos regulatorios, como el gravamen a los movimientos financieros, y otros de carácter estructural, como la alta informalidad de la economía, que mantienen la preferencia por el dinero en efectivo en varios sectores de la población.

“Este sesgo hacia el efectivo en la economía colombiana tiene efectos negativos sobre el desarrollo y crecimiento económico, impacta el recaudo tributario y facilita la proliferación de actividades ilegales e informales, entre otras”, señaló la Asobancaria.

En este sentido se propone la creación de mecanismos que incentiven el uso y aceptación de los medios electrónicos de pago. Varios países han tomado una serie de medidas en esta dirección con diferentes niveles de éxito, como la devolución de IVA para comercios y deducciones de impuestos asociadas con las transacciones realizadas con medios electrónicos de pago, entre otras.

Este tipo de políticas y estímulos fiscales para los comercios, pequeñas y medianas empresas ayudaría a masificar los medios electrónicos de pago, contribuyendo con ello a la formalización económica de estas unidades productivas, abriéndoles posibilidades de expansión y crecimiento.

El vicepresidente regional del Banco de Occidente, señaló que en los últimos 10 años, la banca en Colombia ha evolucionado para ofrecerle a los consumidores productos y servicios de más fácil manejo, seguros y que se adaptan más a las necesidades de cada consumidor.

Por ejemplo, a través de la banca las personas pueden realizar los pagos de los servicios públicos, los aportes a la seguridad social, los impuestos, entre otros. Además, la banca ha acondicionado los corresponsales no bancarios, que son comercios, droguerías, loterías entre muchos otros, donde las personas pueden realizar sus pagos de obligaciones, pago de servicios públicos, consignaciones, transferencias, etc. de manera más cómoda, más cerca a su casa, y en horarios adicionales sin tener que ir hasta una oficina bancaria”, explicó el gerente.

Canales electrónicos
Una de los casos exitosos que muestran el éxito del los medios electrónicos de pago en Colombia, fue el experimentado por el Banco de Bogotá durante el 2010, que registró el 81 % de sus transacciones por canales electrónicos, mientras que el 19 % lo hicieron por canales tradicionales.

En promedio los clientes de la entidad realizan 7 millones de transacciones diarias a través de los canales tradicionales y canales electrónicos como Internet, Cajeros automáticos, celular y Servilínea.
Por su parte, el canal de Banca Móvil del Banco de Bogotá, presentó un incremento del 100 %, al efectuar 382.000 transacciones frente a las 190.000 transacciones realizadas un año atrás. El Canal de Banca Móvil alcanza 192.880 usuarios a febrero de 2011.

Fuente:eldiario.com.co