Inicio Noticias El fundador de Patagon lanza una red social donde la banca sí...

El fundador de Patagon lanza una red social donde la banca sí da dinero

Compartir

Constancio Larguía ha puesto en marcha Weemba, una plataforma donde entidades y clientes se ponen en contacto con la ventaja de negociar directamente el producto y las condiciones que uno y otro necesitan, sin gastos de marketing, ni interminables jornadas dedicadas a recorrer sucursales.

Imagínese que pone un anuncio en Internet, donde expone las nuevas condiciones hipotecarias que quiere y, sin moverse del sofá de su casa, empiezan a llegarle propuestas de entidades interesadas en usted. Eso es Weemba, la primera red social especializada en poner en contacto a entidades y clientes.

Fundada por Constancio Larguía, quien hace más de una década lanzó el banco online Patagón, dio sus primeros pasos en España el pasado mes octubre y, desde entonces, se ha granjeado la confianza de 4.200 usuarios, 14 bancos y cajas, y 17 entidades financieras de crédito.

Pero esto es sólo el principio, ya que en verano comenzará a operar en Estados Unidos, donde prevé conseguir medio millón de usuarios en apenas seis meses, que se sumarán a los entre 90.000 y 120.000 clientes que prevé tener en España antes de que acabe el año.

Suma y sigue, porque Weemba también está presente en Argentina, país de origen de Larguía, donde confía tener entre 130.000 y 140.000 usuarios al final de este ejercicio.

El usuario tiene la última palabra

“Weemba permite a los bancos segmentar su clientela, ahorrarse grandes inversiones en marketing, y competir en igualdad de condiciones, aunque se trate de entidades más pequeñas y con menores recursos, ya que todas tienen acceso al perfil de los usuarios para hacerles sus ofertas”, señala Larguía.

Al mismo tiempo, los usuarios pueden negociar simultáneamente con varias entidades, sin tener que dedicarse a ir de banco en banco. Además, ellos son quienes tienen la llave de entrar a negociar con los bancos o cajas que, previamente, hayan mostrado interés por su caso.

La plaforma de Weemba permite a cada usuario hacerse un perfil, con pseudónimo, donde expone su solicitud, sus ingresos, sus gastos, los recursos que le quedan a final de mes, posibles documentos o vídeos…e incluso planes de negocio, en el caso de pymes que buscan financiación.

El usuario decide qué información está al alcance de todo el mundo y cual forma parte de su zona privada, a la que sólo pueden acceder las entidades si él les da de alta…y eso después de haber recibido, por parte del banco o caja, una muestra de interés por ofrecerle la financiación que necesita.

“El 25% de nuestros clientes busca subrogaciones hipotecarias; un 20% pide créditos al consumo, con un importe medio de 15.000 euros; otro 15% son solicitudes de financiación para necesidades de producción de pymes; el 10%, refinanciaciones; y el 30% restante ya está más atomizado”, explica Larguía.

El perfil de usuario oscila entre los 35 y los 55 años, con una nómina de 2.800 euros mensuales, ya bancarizado (el proceso para darse de alta es a través de una cuenta bancaria) y una necesidad de financiación media de 15.000 euros.

“Muchos de nuestros clientes son personas que, conscientes del atractivo que tienen para las entidades, deciden ponerse en el mercado para mejorar su condiciones”, añade el fundador de Weemba.

Pero el abanico de posibilidades es enorme, ya que aquí también tienen cabida aquellas entidades cuyo negocio no se dirige a los clientes más solventes, sino a aquellos que ahora tienen dificultades.

Para facilitar el encuentro de unos y otros, Weemba va a sumar la posibilidad de someter a cada usuario a un análisis del Asnef, servicio que ya ofrece en Argentina, con gran éxito.

“Al ofrecerse una calificación de crédito, los bancos son más proclives a acceder al perfil de esos usuarios, ya que les permite parametrizar todavía más, porque no todas las entidades se dirigen a los clientes de mayor solvencia”, apunta Larguía.

Sólo los bancos pagan

Weemba no cobra nada a los usuarios que utilizan su plataforma, sólo a los bancos por cada una de las solicitudes que hacen para acceder a la zona privada de los clientes, tanto si terminan llegando a un acuerdo, como si no.

Sus tarifas oscilan entre los 30 y los 75 euros que cobran por los créditos al consumo, los entre 150 y 200 euros de las peticiones hipotecarias; y los entre 250 y 300 euros que se aplican en el caso de pymes.

Sin embargo, estos costos no empezarán a aplicarse hasta septiembre, ya que durante el primer año de funcionamiento, Weemba no está cobrando nada, como estrategia para darse a conocer entre las entidades financieras, que para poder acceder a esta plataforma deben estar registradas en el Banco de España.

Los perfiles de los usuarios permanecen en la plataforma sólo durante un periodo de 60 días, para garantizar así que todas las solicitudes son actuales y evitar pérdidas de tiempo.

“La tecnología que utilizamos es la misma que hace una década, lo que ha cambiado es la cultura, la concepción”, apunta Larguía, quien prevé alcanzar el equilibrio (break even) dentro de tres años, en 2014.

Hasta entonces, Weemba centrará sus esfuerzos en consolidar los tres mercados donde ya ha puesto su objetivo: España, Argentina y Estados Unidos. “Sólo el PIB de Florida y Texas es más grande que Brasil”, explica al emprendedor argentino, quien añade: “Si todo va bien, cada uno de estos países será la plataforma para el resto de su región o continente”.

Fuente:noticias.lainformacion.com