Inicio Noticias El dinero electrónico está llamado a ser el gran impulsor de la...

El dinero electrónico está llamado a ser el gran impulsor de la bancarización en América Latina.

Compartir

Los países de la región deben crear un marco normativo que permita su implementación, desarrollo y protección, evitando que la herramienta sea blanco para la transferencia de dineros ilícitos.

Este es el futuro inmediato que vislumbra el presidente de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), Óscar Rivera, en el que los corresponsales bancarios y el mayor uso de las tarjetas de crédito tienen un rol protagónico.

¿Qué pueden esperar los usuarios de la banca en el futuro inmediato?

Viene un mayor desarrollo del dinero electrónico, una forma de llegar rápido a la gente, aprovechando la penetración de la telefonía móvil.

Sin embargo, faltan en algunos países, leyes para ese nuevo mercado, en especial para evitar que este canal sea utilizado para pasar dinero mal habido.

Veo que hay algunos países preparándose en eso y pronto darán un golpe mucho más fuerte y saldrán con productos contundentes, pero no se pueden dejar de lado los corresponsales bancarios ni las tarjetas de crédito, frente a las que hay que perder el miedo a utilizarlas con responsabilidad, evitando problemas de morosidad.

Precisamente a las autoridades colombianas les preocupa ese último aspecto. ¿Cómo lo ven?

No es un tema único de Colombia; en otros países también se presentan morosidades altas, obligando a las autoridades a tomar acciones para morigerar esos crecimientos.

Diría que siempre hay recomendaciones de las autoridades y de la misma banca, pero lo que se debe hacer es promover el ahorro, que es una forma de prevenir o anticiparse a épocas malas y, el sistema tiene cómo hacerlo.

¿Cómo ve Felaban el proceso de expansión de la banca colombiana?

Muy positivo porque este es el primer despertar que ven los inversionistas latinoamericanos en la industria bancaria de salir para su país.

Es otra muestra de la solidez de la región.

Como banquero, solo puedo decir que bienvenida la competencia en cada uno de los países, porque en últimas quienes ganan son los usuarios y clientes con mejores productos, innovación y bajas tasas de interés.

Es un primer paso. El siguiente será llegar a Europa, pero para esto se tendrá que esperar un buen tiempo, pues acá todavía hay mucho por hacer.

¿Y de la salida de algunos bancos europeos de la región, qué percepción tiene?

Lo primero que hay que aclarar es que esos bancos no tiene problemas de recursos en A. Latina.

Todo lo contrario, son entidades muy sólidas.

Sucede que por las exigencias de Basilea III tienen que fortalecer sus capitales matrices, de ahí que algunos estén vendiendo inversiones pequeñas que no son su fuerte.

Creo que esos bancos seguirán apoyando, sus filiales en Latinoamerica, que son las que en estos momentos les dan un desahogo, vía dividendos.

Sin duda, un proceso en el que la banca local gana…

Creo que es algo muy positivo y Colombia es uno de los principales actores, pues el Grupo Sura compró los fondos de ING, los Gilinski y Davivienda algunas filiales del HSBC.

Igual se nota en países como Chile, que quieren expandirse hacia otros mercados, pero no hay muchos bancos en venta en la región. Pero hay que ver que este es un mercado interesante, dado el bajo nivel de bancarización y una alta informalidad que estamos combatiendo.

¿Cree que la crisis financiera internacional puede contagiar a la región?

Más que a la banca, al mercado económico general latinoamericano. No hay ningún problema de contagio de los bancos españoles con problemas frente a sus filiales en la región, porque esas filiales se rigen por las normas de cada país, tienen capitales propios distintos a los de sus matrices; por eso, no puede haber contagio directo en la banca, que impacte la región.

LA ZONA EURO CON DIAGNÓSTICO POCO ALENTADOR: FELABAN

Para el presidente de Felaban, Óscar Rivera, la zona euro tiene un diagnóstico poco alentador y eso es preocupante, pues en la medida que no haya un acuerdo pronto, la crisis se puede agudizar.

“Mientras no hayan soluciones de tipo fiscal, las cosas no van a marchar. Es algo que tardará medio año y en ese tiempo la situación se puede agravar o variar y, mientras llega la solución, se corre el riesgo de que cuando llegue ya no sea la adecuada.

Esto repercute en América Latina, sobre todo en los mercados, dado que estos se han convertido en destinos principales de las inversiones de Europa”.

Fuente: portafolio.co / Carlos Arturo García