Compartir

El hombre que dirige uno de los bancos más grandes de EE.UU. no puede olvidar la preocupación acerca las startups tecnológicas.

En su carta anual para los accionistas de esta semana, Jemie Dimon el CEO de JP Morgan alertó a los inversionistas y a todos en la industria bancaria de que “Silicon Valley ya viene.”

“Hay cientos de startups con mucho cerebro y dinero que trabajan en varios bancos alternativos y tradicionales,” escribir Dimon en la carta. “De los que más se lee son los negocios de prestamos, por lo que las empresas pueden prestar a negocios pequeños e individuales de forma muy rápido —estas entidades creen— y efectivamente por medio de del uso de Big Data para mejorar los compromisos de creédito.”

Dimon puede haber estado refiriendose a empresas como Lending Club y Prosper, que permiten préstamos entre los usuarios y ambos tienen valoraciones de billones. También hay un número creciente de nuevas empresas financieras como Stripe, que manejan las transacciones de pago en línea y servicios de portafolios de inversión como Wealthfront o Betterment.

“Son muy buenos reduciendo el “punto de débiles” en los que pueden hacer prestamos en cuestión de minutos, lo que a un banco le puede tardar semanas,” agregó Dimon en su carta. “Vamos a trabajar arduamente para hacer que nuestros servicios más fluidos y competitivos como los de ellos. Y también estamos completamente a gusto con asociaciones que tengan sentido.”

“Todos quieren comerse nuestro almuerzo”

No es la primera vez que Dimon ha hecho una alerta acerca del negocio de Silicon Valley.

“Todos quieren comerse nuestro almuerzo,” dijo a sus inversionistas hace un año. “Cada uno de ellos lo va a tratar.”

En la última cara a los accionistas, Dimon incluso llego al punto de reconocer las amenaza competitiva que propone Bitcoin y otros métodos alternativos de pago.

“Todos ustedes han leído acerca de Bitcoin y comerciantes construyendo sus propias redes. Los pagos son un negocio fundamental para nosotros — y que son bastante buenos en eso”, dijo. “Pero hay mucho para nosotros por aprender en términos de sistemas de tiempo real, mejores técnicas de cifrado, y la reducción de costos y ‘puntos débiles’ para los clientes.”

Bitcoin todavía tiene que lograr la adopción generalizada y su precio continúa fluctuando salvajemente, pero un gran número de grandes inversionistas han respaldado estas startups, incluyendo el New York Stock Exchange, el cual recientemente respaldo Coinbase, una aplicación billetera de Bitcoin.

Dimon parecía expresar cierta molestia sobre las aplicaciones y otros “free riders” que no tienen cuotas de pago para mover el dinero, ya que los bancos lo deben hacer. “Algunos sistemas de pago, en particular el sistema ACH controlado por NACHA, no pueden funcionar en tiempo real y, peor aún, son mal utilizados continuamente por los free riders en el sistema. Hay un cierto costo para permitir que la gente mueva el dinero,” Dimon se quejó.

JP Morgan no caerá sin una pelea, aseguró Dimon a los accionistas. “Tengan la seguridad de que hemos analizado a todos nuestros competidores con detalle —así podemos aprender lo que están haciendo y desarrollar nuestras propias estrategias según esto.”

Dimon también ahorró unas palabras en busca de amenazas de seguridad cibernética, un problema que se ha plagado en JPMorgan y otras instituciones financieras en el último año.
“En cuanto a la privacidad, no creo que la mayoría de la gente entiende completamente lo que ya no es privado y cómo su información está siendo comprada, vendida y utilizada”, escribió. “Como banco, estamos adecuadamente restringidos en cómo podemos utilizar nuestros datos, pero hemos encontrado muchos ejemplos de nuestros datos siendo mal utilizados por un tercero. Vamos a ser muy agresivos en la limitación y el control de cómo los terceros pueden utilizar los datos de JPMorgan Chase.