Inicio Noticias Ecuador: un chip que codifica datos, el nuevo seguro ante la clonación...

Ecuador: un chip que codifica datos, el nuevo seguro ante la clonación de tarjetas

Compartir

Un chip con información encriptada es el nuevo mecanismo de seguridad que empezó a aplicarse en el país para evitar la clonación de las tarjetas de crédito.

 Este es uno de siete delitos informáticos que más afecta a los usuarios. Hasta ahora, al menos tres entidades bancarias comenzaron a aplicar este sistema y todas deberán hacerlo desde el 1 de enero del 2015.

Desde ese día, las tarjetas que tengan solo banda magnética dejarán de funcionar. Con esta se busca evitar que se repitan casos como el de Fernando Ruiz, de 30 años. Él fue víctima del delito informático conocido como ‘skimming’ (clonación de tarjeta). Le robaron la información de su tarjeta de débito en agosto pasado. “Retiré dinero de un cajero del norte (Quito) por la mañana. A la tarde quise hacerlo otra vez y el cajero me decía que no tenía el monto que pedí”. Tras esa notificación Ruiz llamó a su banco para explicar lo ocurrido e inmediatamente bloquearon su tarjeta.

 Ante esta situación, la Superintendencia de Bancos estableció que todas las entidades que manejen tarjetas de crédito o de débito tienen que cumplir con un proceso de migración a tarjetas inteligentes o con chip.

Este proceso se inició en el 2012 y tiene tres etapas: La resolución de aplicar el dispositivo, el cambio de ‘software’ y ‘hardware’, que concluirán el 31 de diciembre del 2014. Pablo Córdova, presidente del Comité de Seguridad de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (ABPE), indica que este nuevo sistema de seguridad minimizará los robos ‘skimmig’ o clonación de tarjetas. “Nuestra intención es reducir los robos al 100%. Pero debido a varios factores esperamos que sea entre un 80% y 90%” Tarjetas con chip Este dispositivo tiene mayor capacidad de almacenamiento de información del cliente, por lo que ya no bastará solo la clave de cuatro dígitos para realizar alguna transacción sino que existirán una o dos preguntas de convalidación.

Esta ratificación de datos ya se puede ver en algunas páginas web de las entidades bancarias. Allí se establece la seguridad biométrica y el usuario debe introducir la clave, identificar imágenes, responder preguntas e incluso recibe mensajes al e-mail o teléfono celular en donde se le indica un código para finalizar el ingreso.

Jorge San Lucas, director de Tecnología de Información de la Fiscalía General, dice que el robo por clonación de tarjetas es frecuente. “Basta con introducir la tarjeta por un lector sobrepuesto en la entrada de la ranura de los cajeros automáticos, tiendas de comida o locales comerciales para que estas copien los datos de la banda magnética”.

El experto recomienda que quienes sufran este tipo de robos, deban notificarlo al banco y denunciar el hecho. Ruiz no denunció. Espera que haya más métodos de vigilancia o seguridad para el tarjetahabiente. Cristina Almeida fue víctima de ‘phishing’ (un ‘link’ que engancha a la víctima a una página falsa) en enero pasado. “Contesté un e-mail que era falso y me robaron 1 000 dólares”. Ella denunció el hecho y desde ese día está pendiente de los correos que abre y las páginas a las que ingresa. Está de acuerdo con las preguntas de seguridad de la página web de su banco porque considera que hay más protección.

 San Lucas indica que las medidas de seguridad van de la mano con la precaución del usuario, ya que existen delitos que se cometen con ayuda de las redes sociales. Allí los sospechosos empiezan a buscar a sus posibles víctimas para ganarse su confianza y conocer más sobre las aficiones de la persona y poder descifrar claves. “No se debe exponer información personal. Lamentablemente, los delitos informáticos por tecnología forman una delincuencia sin rostro que puede estar a la vuelta de la casa o en China. Es necesario poner más cuidado en los correos que se contesta y en la información que se divulga en las redes sociales”.

Fuente: El Comercio.com