Inicio Innovaciones ¿Dónde está Apple Pay en su primer cumpleaños?

¿Dónde está Apple Pay en su primer cumpleaños?

Compartir

Mientras el “año de Apple Pay”, como el CEO de Apple llamó al 2015, aún tiene camino por recorrer, el primer aniversario del producto se acerca rápidamente. Y, considerando la reciente presentación de Android Pay, parece que sus competidores también. Así, mientras nos preparamos para celebrar, la pregunta es: ¿cómo van las cosas?

Las buenas noticias: construir la ventaja y apegarse al plan

Más competencia es una buena noticia. Algunos pueden considerar que la transformación de Google Wallet en Android Pay y la entrada de Samsung en el escenario de los pagos móviles son malas noticias para el joven Apple Pay. Pero, de hecho, son muy buenas noticias.

Más jugadores importantes apostando por la extinción de la billetera aumentarán la presión sobre los comerciantes para que instalen terminales de pago que soporten la tecnología y aceleren la educación del consumidor. Con la infraestructura necesaria, Apple puede simplemente apoyarse en la popularidad de sus teléfonos para hacer el resto. A propósito, ¿cómo les ha ido al Blackberry y al Microsoft Zune?

Ciclo de ventas del nuevo iPhone. El pasado octubre, cuando Apple Pay fue lanzado, alrededor del 12% de los usuarios de iPhone tenían modelos compatibles con el servicio. Esa cifra ha aumentado a cerca del 47%, y se espera que siga subiendo gracias al lanzamiento el 25 de septiembre del iPhone 6s y de los nuevos incentivos de actualización de la compañía, que prometen maximizar la penetración de la serie 6. Más gente con la habilidad de usar Apple Pay obviamente es una buena noticia.

Sentando las bases para el crecimiento de la adopción por parte de pequeños comerciantes. El comercio se ha vuelto cada vez más populista en años recientes, a la par que la ubicuidad de la tecnología intuitiva y una burbuja de emprendimiento impulsada por la recesión se han combinado para crear una nueva clase de negocios de una sola persona con su teléfono inteligente.

Apple anunció recientemente su asociación con PayAnywhere para crear un lector de tarjetas móviles que permita pagos sin contacto, lo que refleja el reconocimiento por parte de la compañía de esta importante tendencia e infunde una dosis de competencia en el ambiente. También se espera que Square lance un lector compatible con Apple Pay poco después de la versión de Apple. Tener más lectores como estos en la calle, sin importar quién los haga, reducirá las barreras para el uso de Apple Pay.

Más emisores de tarjetas participando. En los meses recientes, Apple ha anunciado un flujo constante de nuevos bancos y cooperativas de crédito que apoyarán a Apple Pay: 59 en mayo, 12 en junio, 35 en julio y 64 en agosto. Ahora, Apple Pay tiene más de 400 instituciones financieras socias en total. Algunas, incluyendo Wells Fargo, Bank of America y Capital One, incluso le están haciendo publicidad al producto. Nada de esto es una mala noticia.

Una ‘fuerte’ adopción inicial. La medida en que los clientes han aceptado Apple Pay depende de a quién se le pregunte. Si es a Ed McLaughlin, director de pagos emergentes de MasterCard, dirá que “Estamos viendo una fuerte absorción. Pero a estas tecnologías les llevará tiempo crecer”. Considerando que MasterCard representa el 23% del volumen de compra del mercado de tarjetas de crédito y el 30% en tarjetas débito, esta es una opinión que merece atención.

Las malas noticias: para muchos, el jurado aún está deliberando

Los usuarios no se mantienen. A medida que los usuarios corrientes han comenzado a disfrutar, junto con los pioneros, del acceso a Apple Pay, las tasas de uso han declinado. El porcentaje de usuarios que dicen usar Apple Pay “cada vez que pueden” ha caído de 48% en marzo a 33% en junio, de acuerdo a encuestas hechas por InfoScout y PYMNTS.com. Lo que es más, el porcentaje de personas que dicen “rara vez considerar” el uso de Apple Pay ha aumentado del 17% al 23% en el mismo periodo.

Algunos pueden atribuir esto a los ritmos naturales del lanzamiento de un producto, pero si esta breve tendencia continúa, sin duda llevará a más fervientes llamados de alarma.

Oposición de los grandes comerciantes. Hay una interesante dinámica competitiva en el espacio de los pagos móviles. Mientras que la mayoría de los competidores de Apple Pay son bienvenidos, porque aportan infraestructura que Apple Pay puede aprovechar, CurrentC es una excepción problemática. ¿Por qué? Porque tiene el apoyo de Walmart, Best Buy, CVS y Lowe’s, titanes minoristas que ejercen su poder para entorpecer la adopción de Apple Pay por parte de millones de usuarios de iPhone, al no aceptarlo en sus tiendas. Tan solo tener que pensar si se puede usar o no el teléfono como medio de pago en una tienda mantiene a las billeteras tradicionales en el juego.

Poca penetración en Europa. El Banco de Crédito Central Europeo limita las tarifas de intercambio de tarjetas crédito y débito (pagos hechos por los emisores de tarjetas a las redes de tarjetas para facilitar las compras electrónicas) aproximadamente al 0.5%. Si se considera que Apple Pay cobra 0.15% por cada transacción, es claro por qué hay preocupación entre los operadores tradicionales sobre si van a recibir su parte.

Parta ser justos, Apple Pay ha sido acogido en muchos aspectos al otro lado del océano. En el Reino Unido, por ejemplo, se puede usar el servicio para pagar el transporte público. Pero algo tiene que ceder en la batalla de la tasa de intercambio antes de que Apple Pay pueda despegar de verdad en el continente.

El problema fundamental permanece. El mayor obstáculo que enfrentan Apple Pay y sus colegas en el pago móvil aún debe superarse. Si nos deshacemos de nuestras billeteras en favor de nuestros teléfonos, nuestra habilidad para pagar las cosas sigue a merced de la batería. Y considerando la frecuencia con la que nos quedamos sin carga o con batería baja, especialmente cuando hay imprevistos, esta es todavía una apuesta demasiado arriesgada. Mientras la gente necesite tarjetas de crédito y débito físicas como respaldo, la visión definitiva de Apple Pay no se realizará.

El panorama competitivo: cómo se comparan las grandes billeteras móviles

Tal vez Apple Pay sea el mayor pionero en el escenario, pero ciertamente no tiene el monopolio de los pagos móviles. Entonces, para entender de verdad la posición del producto en el mercado, uno debe considerarlo dentro del contexto de sus competidores. La siguiente tabla compara las billeteras móviles más prometedoras, basada en factores esenciales para la adopción por parte de los consumidores y el éxito a largo plazo.

 

 

 
Apple Pay
Android Pay CurrentC Samsung Pay
Teléfonos compatibles  

iPhone 6, 6 Plus, 6s y 6s Plus

 

 

Dispositivos con Android 4.4 o superior Todos los dispositivos con iOS y Android Galaxy S6, S6 Edge, S6 Edge Plus y Note 5
Usabilidad en el punto de venta Simple: pasar el teléfono sobre la terminal de pago y verificar con huella digital o contraseña Simple: pasar el teléfono sobre la terminal de pago e ingresar el PIN, contraseña o patrón (verificación por huella digital disponible en nuevos dispositivos) Complicado:  desbloquear teléfono, abrir aplicación, iniciar sesión en la aplicación  y escanear un código de barras o conectar el teléfono a una señal BLE Simple: desbloquear teléfono, pasar sobre una terminal de pago sin contacto o sostener contra el lector de banda magnética y verificar con huella digital
Aceptación de los comerciantes Más de un millón de establecimientos en Estados Unidos Más de un millón de establecimientos en Estados Unidos 110,000 establecimientos en Estados Unidos (actualmente disponible solo en el mercado de prueba de Columbus) Prácticamente en cualquier lugar que acepte plástico
Participación de los bancos Alta: Más de 400 emisores de tarjetas crédito y débito Moderada: 11 grandes emisores de tarjetas crédito y débito Baja: casi todas las cuentas de cheques, así como tarjetas de tiendas y tarjetas de regalo en tiendas afiliadas Baja: solo 4 grandes emisores de tarjetas de crédito para propósitos generales (Bank of America, Citi, American Express y U.S. Bank) y tarjetas de tienda emitidas por Synchrony Financial
Privacidad del usuario Alta: los usuarios son anónimos para los comerciantes y Apple no archiva números de tarjetas de tienda o datos de identificación personal de la transacción Moderada: los usuarios son anónimos para los comerciantes pero Google archiva información de la tarjeta en la nube Baja: la política de privacidad de CurrentC le permite recoger información personal de los usuarios y sus transacciones. La información recogida por CurrentC no es vendida Alta: los usuarios son anónimos para los comerciantes y Samsung no guarda números de tarjetas de tienda ni datos de identificación personal de la transacción
Seguridad Alta: la información de la tarjeta se remplaza con un número único de identificación de dispositivo, que se almacena en un elemento seguro en el dispositivo y se transmite junto a un código de transacción de una sola vez, a través de NFC para completar las compras. No se guardan nunca números completos de tarjetas en los servidores de Apple Moderada: la información de la tarjeta es ‘tokenizada’ para transacciones y transmitida por NFC, pero usa emulación de tarjeta del servidor para encriptar y almacenar en la nube Moderada: no se almacena información del pago en la aplicación o en el dispositivo. La información de cuenta es ‘tokenizada’ y almacenada en la nube. Las transacciones se completan en la nube usando un código QR dinámico, en lugar de pasar la información de cuenta a través del POS Alta: la información de la tarjeta es encriptada, almacenada en un entorno de ejecución confiable en el dispositivo, ‘tokenizada’ para cada transacción y transmitida por NFC o MST

 

Nota: La información en esta tabla fue revisada por Apple, CurrentC y Samsung. Google no respondió dentro del tiempo previsto. Los servicios pueden ser compatibles con otros dispositivos además de teléfonos, como tabletas y relojes inteligentes, pero nos concentramos en los teléfonos porque serán el modo primario de uso.

 

Conclusión

Apple Pay tiene pocas debilidades notables, pero son eclipsadas por sus muchas y significativas fortalezas. Aunque puede que no termine dominando el mercado en la misma medida que lo han hecho los iPhones, es claro que Apple Pay llegó para quedarse.

Parece que la tecnología de pago móvil es una marea capaz de levantar al menos algunos de los barcos mejor posicionados, después de todo. Se espera que los pagos móviles en tiendas alcancen un 1000% de incremento año a año en el 2015, según Deloitte, y Juniper Research proyecta un incremento del 100% para los pagos móvil