Inicio Noticias Desaceleración: expertos advierten baja en gasto en I+D e innovación

Desaceleración: expertos advierten baja en gasto en I+D e innovación

Compartir

foto_0000000220140824182226Los especialistas coinciden en que el gobierno debe tomar medidas para promover la inversión.

La semana pasada, el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, comentó que la desaceleración en Chile ha sido “más profunda y prolongada de lo esperado”. Así lo piensan también en el ecosistema de innovación y emprendimiento del país, donde se están encendiendo las luces de que el menor crecimiento económico está comenzando a afectar el interés de las empresas e inversionistas por ejecutar proyectos de innovación e Investigación y Desarrollo (I+D).

Así lo señalan en forma pública y privada los expertos, al indicar que se siente en el ambiente una mayor preocupación, lo que está generando cautela a la hora de desarrollar proyectos, se está dejando en stand-by iniciativas, sobre todo, aquellas ligadas a I+D, o están pensando reajustar los presupuestos para 2015 en este ítem. ?El gerente de Innovación de 3M, Ari Bermann, explica que se ha notado una mayor reticencia de las empresas a la hora de hacer alianzas para incorporar nuevas soluciones. “Tienen más miedo, dicen que lo veamos más adelante, se genera un freno. Cuando al país le va bien, se pone creativo e invierte. Cuando las cosas se ponen complicadas, se vuelve cauteloso y, en vez de seguir siendo agresivo, baja la guardia, cuando hay que seguir innovando”, señala.

Coincide Ignacio del Río, portofolio manager de la administradora de inversión Minería Activa. La firma está levantando capital para un nuevo fondo de exploración, sin embargo, “este año hay mayor aversión al riesgo. Hoy es más dificil reclutar inversionistas, que están postergando decisiones de inversión. Apelamos al éxito que hemos logrado desde 2008 para generar confianzas”, dice. ?Iván Vera, fundador del Club de Innovación y de Innspiral, en tanto, asevera que sólo aquellas firmas que hacen innovación sistemática no se verán afectadas: es decir, sólo el 10% de las grandes compañías. “Ellas se dieron cuenta que es buen negocio promoverla, porque les ha dado resultado. Cintac, para la crisis del 90, creció a tasas de más de 50% anual, gracias a nuevos productos. Pero el resto de las empresas que no saben innovar, no han probado que es un escudo contra las crisis”, dice.

foto_0000000120140824182226?¿Impulso del gobierno??

Pese a que algunos señalan que industrias relevantes como minería o alimentos podrían estar entre las que más bajen sus presupuestos en I+D, “en general todos los sectores responden igual al escenario económico”, explica Roberto Álvarez, director del departamento de Economía de la U. de Chile y responsable del Núcleo Milenio Intelis. A su juicio, se produce, también, por mayores restricciones de acceso a créditos. De ahí, que pudiera ser esperable un aumento en el uso de subsidios públicos, tal como ocurrió con Alemania, comenta.

Coincide Hernán Cheyre, presidente del Instituto de Emprendimiento de la U. del Desarrollo y ex vicepresidente ejecutivo de Corfo. Indica que el uso de la ley de incentivo tributario para I+D puede ayudar a frenar la caída. “Hay que difundirla más, pero no he visto ningún esfuerzo en esa dirección. Además, no están disponibles los datos para evaluar qué ha pasado con ella en estos meses. El gobierno tiene que reencantar los mercados y aprovechar la fuerza del emprendimiento para generar un cambio”, sentencia. DF solicitó a Corfo la evolución del número de empresas que se han acogido hasta este año al incentivo tributario, pero declinó entregar información.

Para los expertos, es necesario que el gobierno vea mecanismos que promuevan la inversión o se concrete de forma más rápida la Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento.

Si bien, no hay estudios concretos en Chile que evalúen el impacto de una desaceleración en la innovación, la última encuesta sobre Gasto y Personal en I+D, del ministerio de Economía, da luces al respecto. En 2008-2009, el gasto privado cayó de poco más de $ 160 mil millones a menos de $ 100 mil millones. Para Álvarez, el impacto, esta vez, debería ser menor.

Fuente: Diario Financiero.