Inicio Noticias Deberian pagar intereses las cuentas de dinero electronico

Deberian pagar intereses las cuentas de dinero electronico

Compartir

dinero electrónicoEn el blog de la CGAP, Michael Tarazi pone este tema en discusión “E-money accounts should pay interest. So why don’t they?” (“las cuentas de dinero electrónico deberían pagar intereses. ¿Porqué no lo hacen?”).

En Chile contamos con las Cuentas Corrientes con Intereses, según la última información publicada por la SBIF, contamos con 6.629 cuentas que manejan montos de 30.575 millones de pesos para personas naturales y 1.223 cuentas de personas jurídicas con 23.780 millones de pesos. Diversos bancos las ofrecen, por ejemplo, visiten estos links a la información del producto cuenta corriente con intereses en el Banco de ChileBanco Santander, Tbanc y BBVA.

¿Pero que ocurre con las instituciones que manejan dinero electrónico?

Estas empresas que mantienen el dinero realizan inversiones con éste y obtienen ganancias, ¿deberían entonces pagar intereses retribuyendo una parte de estas ganancias a los clientes por sus saldos?

Las cuentas de dinero electrónico, como PayPal, están restringidas a “Servicios de Pago” y se deben diferenciar de las cuentas de ahorro y cuentas corrientes ya que las instituciones no son bancos, la forma de diferenciar estas cuentas ha sido a través de la legislación.

Por ejemplo, el efectivo que respalda el dinero electrónico debe ser depositado en instituciones reguladas e invertidas en valores de bajo riesgo (como bonos del gobierno con vencimiento a corto plazo), además, también estan sujetas a limitaciones sobre la cantidad de dinero que se puede “almacenar“, la cantidad de dinero que puede ser transferida en forma diaria, semanal o mensual y al número de pagos que pueden ser realizados en un cierto periodo de tiempo.

Lo más curioso, es que la legislación prohibe que intereses sean pagados sobre cuentas de dinero electrónico, de esta manera impactando negativamente a los clientes. Al parecer se quiere impulsar que estas cuentas sean utilizadas sólo para pagos y transferencias y no como cuentas de ahorro. ¿que pasa entonces con las personas que tienen acceso a cuentas de dinero electrónico pero no a cuentas corrientes o cuentas de ahorro?, esta legislación seguramente los afecta y disminuye su beneficio potencial y elimina una gran característica que porían ofrecer estos productos para impulsar su adopción entre la población no bancarizada.

¿Cualés son las razones que se esgriman para no dar intereses?

  • El interés en montos tan bajos es insignificante, pero de todas modos estas personas recibirían ese pequeño interés si tuvieran el dinero en una cuenta de ahorro.
  • Las intituciones de dinero electrónico cuentan con el interes para hacer sus modelos de negocio viable. ¿Es esto cierto? si estas empresas cobran una comisión por cada transacción, ¿porqué necesitan también estos intereses?
  • El pago de intereses invita a los fraudes, los clientes depositan montos más grandes, lo que aumenta a probabilidad de fraudes. Pero los servicios financieros están todos sujetos a riesgos y deben tener las herramintas necesarias para prevenirlo.

Según el autor, estas instituciones deberían a lo menos pagar intereses a sus clientes, y en lo posible, asegurar los depósitos también.

Al respecto también hay en la entrada original un comentario interesante que dice que estas cuentas virtuales están diseñadas para soportar un alto nivel transaccional contando con un máximo balance posible y con fluctuaciones significativas de éste en períodos cortos de tiempo. Esto provoca que las compañias deban soportar altos costos de producción para soportar estas cargas transaccionales. Las comisiones por transacción permiten recuperar una gran proporción de estos gastos ya que las cuentas no tienen tampoco un “costo de mantención“, la empresa tiene derecho a obtener utilidades y estos intereses constuyen otra fuente de ingresos, si tuvieran que pagar intereses, posiblemente compensarían la pérdida con comisiones más altas o nuevos tipos de comisiones. Así llegamos a una encrucijada donde los intereses son un incentivo, pero las comisiones una barrera.