Inicio Noticias Cooperar o perder en los pagos móviles

Cooperar o perder en los pagos móviles

Compartir

Hace poco, Theodore Iacobuzio, Vicepresidente de MasterCard Worldwide, donde dirige el grupo desde el punto de vista global, presentó el sistema de pagos MasterCard Mobile Readiness Index a un grupo de banqueros de nivel C, y les dijo que una de las conclusiones de primer nivel es que estamos “en los días iniciales para los pagos móviles”.

 

Hubo un suspiro casi audible de alivio. Esa fue la parte preocupante.

 

Lo que rápidamente trató de recalcar es que los “primeros días” sólo significa que el tiempo para alinear la estrategia, la tecnología y las asociaciones es ahora.

 

La parte de las asociaciones es la más importante. El tren de pagos móviles está a punto de salir de la estación y hay un peligro real de que los bancos puedan quedarse atrás.

 

¿No creen? En Canadá, Rogers Communications ha solicitado una licencia en virtud de la Ley de Bancos. No hay ladrillos ni mortero. Sólo móviles.

 

Esa es una de las razones por las cuales Canadá salió ligeramente por delante de Estados Unidos en la MPRI, que ocupan los lugares de 34 economías mundiales en términos de su disposición para móvilesUna relativa falta de integración entre los jugadores necesarios para iniciar los pagos móviles ha deprimido la puntuación de EE.UU. Faltaría la integración entre las empresas de telecomunicaciones, fabricantes de dispositivos, el regulador, los comerciantes y los bancos.

 

Lo que cada una de estas entidades tiene que entender y asimilar muy rápidamente es que nadie, de hecho, no hay dos o incluso tres de estos jugadores que pueda obtener pagos por teléfono móvil por sí sola – a menos que quiera transformarse, al menos parcialmente, en uno o uno más del resto, como un Rogers de Los Ángeles.

 

Esta es una vieja historia y que ha ido rebotando por lo menos durante 20 años – cuando el entonces presidente de Microsoft, Bill Gates, informó al mundo que los bancos eran los “dinosaurios“. En ese entonces, fue el rumor, los bancos necesitan hacerse a un lado de las empresas de tecnología en esa nueva cosa llamada Internet.

 

Gates tenía apenas 20 años o quizás era demasiado pronto en su predicción de extinción. Si lo fue, en gran medida se debe a la generación que está creciendo. Mientras que sus abuelos e incluso sus madres y padres pueden haber sido recelosos de dar su dinero a nadie, excepto un banco, la Generación “Y” no parece albergar estas inhibiciones.

 

Según un reciente estudio de la IPPS , el 21 por ciento de las personas de 18 a 24 años de edad y el 40 por ciento de los 25 a los 34 años de edad, alguna vez fue dueño de una cuenta de cheques, pero ya no. Cuarenta y cinco por ciento de los 18 a 24 años de edad y 46 por ciento de los 25 a 34 años de edad dijeron que prefieren una tarjeta de débito prepagada a una cuenta de cheques si los costos eran comparables. No es mejor, comparativamente.

 

¿Y si esa cuenta de prepago se encontraba en un monedero móvil suministrado por un banco?

Es decir, el momento de empezar a formular la estrategia móvil es ahora. Todos los miembros del ecosistema de pagos móviles necesita todos los demás miembros – razón por la que  MasterCard puso tanto énfasis en el componente de comercio móvil de la agrupación Readiness Index de pagos móviles.

 

Este índice es la contribución de MasterCard a proporcionar alguna orientación empírica y cuantificables en cuanto al desarrollo de los pagos móviles.

 

Los seis componentes que entran en el algoritmo que genera el índice son: medio ambiente, infraestructura, servicios financieros, regulación, preparación de los consumidores y grupos de comercio móvil – la medida de la integración entre todos los actores necesarios para ejecutar un pago por móvil.

 

El componente de disposición de los consumidores es de gran interés también. Uno de los grandes diferenciadores de la MPRI es que le preguntamos a una muestra bastante robusta (1.000 por mercado) su nivel de familiaridad con la voluntad de utilizar y la utilización real de los pagos móviles.

 

La respuesta a estas tres preguntas es no, por lo tanto, a menos que seas un joven con dinero, que no es el grupo demográfico más grande del mundo. Aún así, es un punto de partida.

 

El reto es, por supuesto, que un joven con dinero tenga precisamente la misma propensión al estacionar su dinero con una empresa de telecomunicaciones o un fabricante de dispositivos, como con un banco.

 

No se equivoquen. Los pagos móviles son el cambio más significativo en todo el mundo desde la introducción hace 30 años, de la autorización electrónico, y está aquí para quedarse. Y podría ser el temor a perder de los bancos a que demuestren que están dispuestos a jugar muy bien. Todos los otros jugadores tienen lo que los bancos necesitan. Por ahora.