Inicio Noticias Claves para lograr un credito a traves de Internet

Claves para lograr un credito a traves de Internet

Compartir

«Necesito dinero», «préstamos entre particulares» o «créditos rápidos on-line» son algunos de los primeros resultados que aparecen al buscar financiación en algún portal de Internet.

Con el grifo de las entidades restringido a los clientes con mejores perfiles, la Red puede convertirse en una alternativa para encontrar el crédito deseado. Sin embargo, hay que saber de dónde provienen los cantos de sirena que le ofrecen un préstamo, conocer las consecuencias legales de una operación virtual y analizar los posibles riesgos que asume.

Banca y clientes

La última novedad ha llegado de la mano de una plataforma donde se ponen en contacto quienes buscan un préstamo con las entidades financieras que pueden concederlo. Se trata del portal Weemba, donde los usuarios se registran, exponen sus solicitudes (hipotecas, préstamos de consumo, etc.) con los  documentos que deseen, y «son los bancos y cajas los que buscan a los clientes, no al revés», explica Andrés Bello, director de Operaciones de este portal.

Por ahora, a la iniciativa de Weemba se han adherido 12 entidades (bancos y cajas) y 17 establecimientos financieros de crédito. «Todos se encuentran supervisados por el Banco de España», indica Andrés Bello.

Se trata de un portal en el que toda la relación entre el cliente y la entidad se gestiona a través de la plataforma. El acceso a los documentos confidenciales (nóminas, avales, etc.) está restringido al cliente y a las entidades que éste autorice.

Precisamente, la seguridad es uno de los problemas que pueden surgir al realizar una operativa financiera en Internet. Es recomendable acceder a «webs» con el sello «ConfianzaOnLine», por ejemplo, y que exijan un certificado digital o el uso del DNI electrónico.

Otra opción para encontrar un préstamo son las plataformas que ponen en contacto a particulares (denominadas P2P). A través de estos portales, un ciudadano expone sus necesidades y otros ofrecen dinero. Por ejemplo, Comunitae es el ejemplo más conocido, desde que comenzó a operar en 2009.

Contratos fiables

En estos casos, hay que tener en cuenta que «las empresas que se dedican a la intermediación de créditos entre personas no están supervisadas por el Banco de España», destacan fuentes del regulador. «Los organismos concernientes son el Instituto nacional de Consumo y las consejerías de las Comunidades Autónomas», puntualizan desde el Banco de España.

Si pretende acceder a financiación a través de esta vía, los expertos recomiendan formalizar un contrato. «Estos documentos generan mayor formalidad y seguridad», explica Jesús Mardomingo, socio de Derecho Bancario de Cuatrecasas Gonçalves Pereira. Este jurista considera que el principal problema de estos portales es que «hay mucha demanda pero poca oferta», afirma. «Y eso provoca inseguridad», incide.

Al formalizar un contrato privado con otro particular que le preste dinero, no olvide indicar algunos aspectos clave, como el tipo de interés que se aplica sobre el préstamo;_el plazo de liquidación de ese crédito; o los gastos extraordinarios que pudieran aplicarse en diversas circunstancias, tal y como se expone en varios artículos del Código Civil por los que se rigen estas operaciones.

También debe analizar «la figura del intermediario y las obligaciones que asume», según explica Francisco López Sorio, abogado especialista en consumo.

En el caso de Comunitae, el portal «no se hace cargo de un impago», explica Arturo Cervera, su director general. «Pero sí asumimos la gestión del impago para su recuperación», afirma. En el contrato que los particulares firman, esta «web» actúa como «administrador», indican.

Dinero en horas

En apenas 24 ó 48 horas, puede obtener no ya una respuesta a su solicitud, sino el dinero que necesita. Así lo comercializan los portales financieros especializados en la concesión de créditos personales.

Estas «web» se encuentran sustentadas en empresas que forman parte de los establecimientos financieros de créditos, esto es, entidades autorizadas por el Banco de España.

Lo que los expertos aconsejan analizar en estos casos son las condiciones de los propios préstamos. Porque, por ejemplo, el tipo de interés que cobran suele estar por encima de la media del mercado.

Además, hay que vigilar las comisiones que se cobren por determinados conceptos, como la cancelación anticipada;_los seguros que se incluyen a la hora de conceder el crédito, como el de impagos;_y otros gastos que puedan gravar la operación y que, en cualquier caso, deben aparecer reflejados en el contrato que firme.

Fuente: finanzas.com