Inicio Noticias Cinco riesgos de invertir en bitcoins, según la Comisión Nacional de Mercado...

Cinco riesgos de invertir en bitcoins, según la Comisión Nacional de Mercado de Valores de España

Fuente: www.expansion.com

La CNMV (Comisión Nacional de Mercado de Valores de España) y el Banco de España alertan de los peligros derivados de las subidas “propias de burbujas especulativas” que se han anotado las criptomonedas.

El reciente boom de las criptomonedas ha llevado a la CNMV y al Banco de España a emitir un comunicado conjunto en el que recuerdan las características de divisas digitales como el bitcoin y advierten de los riesgos derivados de potenciales inversiones.

La CNMV y el Banco de España señalan que “tienen entre sus prioridades ofrecer información al público para que los inversores y usuarios de servicios financieros estén en condiciones de afrontar con confianza la creciente complejidad del entorno financiero. En consecuencia, ambas autoridades creen oportuno publicar este comunicado, dirigido a inversores y en general a usuarios financieros minoristas”.

Entre las características básicas de las criptomonedas resaltan que “no están respaldadas por un banco central u otras autoridades públicas”, que “no es obligatorio aceptarlas como medio de pago de deudas u otras obligaciones”, que “su circulación es muy limitada” y que “su valor oscila fuertemente, por lo que no pueden considerarse un buen depósito de valor ni una unidad de cuenta estable”.

Las oscilaciones de las que advierten la CNMV y el Banco de España han sido habituales desde que comenzara el rally. Durante el pasado ejercicio se sucedieron varias jornadas con subidas continuas próximas o superiores al 20%. Pero desde mediados de diciembre su volatilidad extrema ha reflejado un drástico cambio de tendencia, hasta el punto de encadenar varias sesiones con pérdidas diarias cercanas al 20%.

Esta semana el precio del bitcoin ha llegado a bajar de los 6.000 dólares, lo que supone una pérdida próxima al 70% respecto a los récords de diciembre, cuando rozó la barrera de los 20.000 dólares.

En términos de capitalización la pérdida superaba los 200.000 millones de dólares sólo en el bitcoin. Esta cifra se elevaba a cerca de 500.000 millones de dólares en la valoración del conjunto de las criptomonedas.

El desplome iniciado a mediados de diciembre aviva uno de los cinco riesgos de los que advierten la CNMV y el Banco de España en su comunicado.

1. Elevado riesgo de pérdida de capital invertido

Recuerdan que las inversiones en criptomonedas o a través de las denominadas ICOs (rondas de financiación a través de la emisión de este tipo de criptomonedas y prohibidas en países como China) “no están protegidas por ningún mecanismo similar al que protege el efectivo o los valores depositados en entidades de crédito y empresas de servicios de inversión”.

Por este motivo, y el por carácter “altamente especulativo” de las criptomonedas, advierten del elevado riesgo de una “pérdida total de las cantidades invertidas”.

Las ICOs, añade, también tienen una “alta probabilidad de fracaso”, puesto que “están asociadas a proyectos empresariales en etapas muy tempranas de desarrollo, sin que exista un modelo de negocio consolidado”.

2. Espacio no regulado

Las inversiones en criptomonedas no sólo no están protegidas. La CNMV y el Banco de España recuerdan que “no están reguladas en la Unión Europea”, “siendo especialmente vulnerables al fraude, a la manipulación de precios o a otras actividades ilícitas”. Precisamente el mayor cerco regulatorio sobre el mercado ha sido uno de los principales detonantes de su desplome.

A modo de ejemplo sobre la vulnerabilidad del mercado señalan que “ha habido casos de uso de criptomonedas con el propósito de blanquear capitales”, y “estafas y esquemas piramidales relacionados con la colocación de ICOs”.

3. Problemas derivados del carácter transfronterizo del fenómeno

Además de carecer de una regulación, los problemas derivados de potenciales inversiones se multiplican por que “en muchas ocasiones los distintos actores implicados en la emisión, custodia y comercialización de criptomonedas (plataformas de intercambio, emisores de ICOs, proveedores de carteras digitales, etc.) no se encuentran localizados en España”.

Una de las consecuencias de este carácter transfronterizo es que “la resolución de cualquier conflicto podría quedar fuera del ámbito competencial de las autoridades españolas y estaría sujeto al marco normativo del país en cuestión”.

4. Problemas de iliquidez y volatilidad extrema

La CNMV y el Banco de España alertan de la dificultad, acentuada en el caso de desplomes en los precios, de materializar las ventas deseadas de criptomonedas para obtener efectivo convencional.

En estos episodios, “sus propietarios pueden no disponer de opciones en el momento deseado para convertir en moneda convencional sus criptomonedas o recuperar su inversión. Y cuando existe la posibilidad de vender estos activos, puede haber falta de transparencia en relación con las comisiones aplicables”.

5. Información inadecuada

El comunicado de la CNMV y del Banco de España pone especial énfasis en los riesgos de las ICOs, prohibidas en países como China. Consideran que “la información que se pone a disposición de los inversores no suele estar auditada y, con frecuencia, resulta incompleta”.

En este sentido, añaden que “generalmente, enfatiza los beneficios potenciales, minimizando las referencias a los riesgos. Además, el lenguaje utilizado suele tener un carácter muy técnico y, en ocasiones, poco claro, por lo que no es fácil conocer la entidad y naturaleza de los riesgos que se asumirían con la inversión y ésta puede resultar inapropiada para las necesidades y perfiles de riesgo de los clientes”.