Inicio Noticias Chile: Tendencias en la protección de las tarjetas bancarias

Chile: Tendencias en la protección de las tarjetas bancarias

Compartir

Fuente: Diario Financiero

Según el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), durante el primer semestre de 2016 se registraron 1.417 reclamos relacionados con la clonación de tarjetas, anotando un incremento de 27% en relación al mismo período de 2015, cuando se realizaron 1.120 reclamos. La Policía de Investigaciones (PDI), en tanto, recibió 2.582 denuncias por uso fraudulento de tarjetas de débito y crédito, en lo que va del año.

En este contexto, los expertos plantean que si bien los desarrollos tecnológicos orientados a la seguridad son clave en la disminución de estos delitos, los resguardos del usuario también pueden jugar un rol preponderante.

Marcelo Díaz, gerente general de Makros, firma orientada a la seguridad de la información, explica que la incorporación del chip de seguridad en las tarjetas ha sido el elemento relevante para evitar fraudes como la clonación. No obstante, advierte que esto “funciona en un entorno 100% perfecto en que todos operen con banda magnética y chip, pero generalmente los delincuentes clonan las tarjetas y las usan en países donde no funciona así”.

Díaz plantea que en específico se debe trabajar en la búsqueda de una metodología transaccional que asocie el plástico con algún elemento adicional, así se evita estar constantemente pensando en el riesgo de la clonación.

“Es frecuente que en los cajeros automáticos las bandas delictuales instalen los skimmer -herramienta que permite copiar la banda magnética de la tarjeta-, por ello los desarrollos deben apuntar en esa dirección”, comenta Díaz.

A la incorporación del chip, se suma el método de retiro de dinero sin tarjeta.

Según Francisco Beltrán, gerente de Ingeniería Chile de Netsecure, este método permite a los usuarios pre ordenar dinero a través de una aplicación móvil del banco, incorporando una segunda clave dinámica, que es utilizada una sola vez, enviada al dispositivo móvil previamente enrolado.

“La ventaja para los bancos es que pueden usar los actuales cajeros y operar en forma mixta, con y sin tarjeta”, expresa Beltrán.

Respecto de los desafíos, Jaime Soto, secretario general de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnología de Información (ACTI), señala que la banca está en una fase de conocimiento y exploración, en que los teléfonos móviles han llegado para facilitar la gestión de los clientes, para aumentar la seguridad en los procesos.

“La modernización en tecnología es especialmente relevante dentro del ecosistema bancario, que debe ser más abierto para integrarse al nuevo sistema de soluciones en el mercado”, afirma Soto.