Inicio Noticias El Celular Remplaza la Tarjeta de Crédito

El Celular Remplaza la Tarjeta de Crédito

Compartir

Credencial fue sinónimo de tarjeta de crédito, pero en los últimos años su negocio se orientó al procesamiento de medios de pago. Nació en 1979 y en 1998 el paquete mayoritario fue adquirido por el francés Hélie Pourtalès de Talleyrand; la minoría quedó en manos del management local representado por Carlos Gorleri, actual presidente de la compañía.

Credencial factura 20 millones de dólares anuales y cuenta entre sus clientes a bancos como Citi, HSBC y Ciudad, el sistema de tarjeta de los supermercados chinos y una red de comercios adheridos.

Ahora lanzará aplicaciones que permitirán hacer transacciones desde los celulares o comprar por Internet en el extranjero utilizando tarjetas prepagas, dice Gorleri.

-¿Cómo evolucionarán los medios de pago que reemplazan al efectivo y que no son las tarjetas tradicionales?

-Ya funcionan. En Estados Unidos, el 14% de las transacciones se realizan por sistemas de pago no tradicionales, desde PayPal hasta los sitios o sistemas transaccionales en Web. Tenemos una filosofía o campaña de las tres “M”. La primera es más personas en el sistema, incorporándolas no a la bancarización sino a la desmonetización. Ese es el usuario más fácil de llevar a los nuevos medios de pago. La segunda “M” es más flexibilidad: en el celular, en la Web y en tarjetas prepagas. Y la tercera es más seguridad en las transacciones.

-¿Pero siguen las tarjetas prepagas?

Sí. Las tiendas al consumidor entendieron que la fidelización y la promoción en el medio de pago van de la mano. Eso se da muy fuerte en América latina, donde los retailers buscan sistemas de identificar a la gente, facilitarles la transacción y desmonetizar. Allí las tecnologías de celular y Web tienen mucha fuerza.

-¿Ustedes trabajan en eso?

Trabajamos en dos plataformas. Una que permite llevar la tarjeta de crédito en el celular. O si no se tiene tarjeta, también transaccionar con el celular. La plataforma se llama Acquira y se puede bajar una aplicación en el celular. Allí se vincula la aplicación con la tarjeta y con la dirección única del teléfono y hay una clave, de manera que si se pierde o roba el móvil nadie puede usar la tarjeta. Se puede recibir en el teléfono un catálogo de ofertas. Un minorista puede dar la aplicación a sus clientes y automáticamente van a recibir ofertas, promociones. Puede reservar los productos y luego pasarlo a buscar, o pagarlo y arreglar el envío.

-¿Es sólo para teléfonos inteligentes?

-No, funciona en cualquier teléfono que tenga el sistema GPRS.

-¿La otra plataforma?

-Se llama Navia y es un sistema de operaciones prepagas. Apuntamos a solucionar problemas en la Web. Es común encontrarse con que no se puede hacer operaciones Web en sitios extranjeros con tarjetas locales. Navia permitirá transaccionar con cualquier país de América latina y con Estados Unidos. En ningún momento se muestra la tarjeta al vendedor, se carga una cuenta Navia y con ella se opera.

-¿Es como PayPal?

-Más completo, porque en PayPal hay que tener una cuenta bancaria. Con Navia los no bancarizados podrán comprar una tarjeta prepaga y transaccionar exactamente igual.

-¿Tienen tarjetas similares?

-En Colombia, en el plan Familias en Acción, similar a la Asignación Universal por Hijo. Desde el principio fue con tarjeta. Pero se encontró que en las zonas rurales no había lectores en los pequeños comercios. Armamos un sistema de transacción de celular a celular: se lleva el crédito de la asignación en el teléfono y se transacciona con el del dueño del comercio, que allí se llaman pulperías.

Fuente:lanacion.com.ar