Inicio Noticias Caixa Galicia se asocia con una web de hipotecas

Caixa Galicia se asocia con una web de hipotecas

Compartir

La Caixa

Fuente: finanzas.com

Caixa Galicia acaba de llegar a un acuerdo con el portal www.helpmycash.com, un servicio de finanzas 2.0 que colabora con la entidad ofreciendo condiciones preferentes a sus internautas en la contratación de las hipotecas de la caja. Sin embargo, esta alianza se produce en plena rebelión digital de los clientes de la firma gallega por culpa de los llamados swaps’ hipotecarios, seguros contra la subida del Euribor que están provocando un fuerte coste adicional a quienes los contrataron, precisamente por el desplome de este indicador.

En concreto, tal y como explican desde el portal helpmycash.com. el servicio se presta con un “exclusivo motor de recomendación de hipotecas” e incluye aquellos cinco créditos que más se adaptan al perfil y necesidades de los clientes, seleccionados de entre 5.000 productos de más de 60 entidades financieras. La novedad, en el caso de Caixa Galicia, es que quien contrate su hipoteca ‘On Hipoteca Plus’ se beneficiará de unas condiciones preferentes, Euribor + 0,38% frente a Euribor + 0,43% que es el caso normal. Además, hay obligación de contratar cuatro productos vinculados de la caja: la On Cuenta Nómina, tarjeta de crédito, seguro de hogar y un cuarto producto a elegir entre: seguro de vida, seguro de pagos protegidos (también conocido como seguro de desempleo) o un plan de pensiones.

No obstante, el lanzamiento de este servicio para competir en Internet no llega en su mejor momento, porque es precisamente en la Red donde los clientes de la caja han desatado un auténtico incendio por culpa de los ‘swaps’ hipotecarios, o seguros contra la subida del Euribor, comercializados bajo la fórmula ‘Hipoteca Tranquila’.

“¿Le gustaría olvidarse de las subidas del Euribor y estabilizar su cuota durante los próximos cinco años?” Así rezaba el folleto publicitario de un producto, que, como explica a este portal uno de los clientes que lo contrató, te obliga a hacer fuertes desembolsos en caso de que caiga el indicador hipotecario. En concreto, una de las afectadas, tiene una cuota en la hipoteca de 800 euros, y ha de pagar 500 euros más para cubrir el ‘swap’, dinero que además ni reduce intereses ni capital pendiente. Su coste de cancelación es de 24.000 euros. Esta realidad contrasta con la publicidad del servicio ‘Hipoteca Tranquila’ que literalmente decía: “…sus cuotas se estabilizan. Así, no se verá afectado por las variaciones de tipos de interés”.

Pero los clientes de Caixa Galicia se han organizado en Internet y amenazan con plantear una dura batalla a la entidad. Así, muchos de los afectados –aconsejados por sus abogados- han dejado de pagar la cobertura y preparan una demanda colectiva, para lo cual ya se han puesto en contacto con distintos bufetes. Es más, la plataforma de afectados se queja amargamente de que sus misivas dirigidas a la dirección general de la entidad no han tenido respuesta, lo mismo que las remitidas al servicio de atención al cliente, por lo que no ven más salida que la judicial.

El Defensor del Pueblo da la razón y el Banco de España remite a la justicia

Para esta cruzada, los afectados cuentan con una reciente resolución favorable por parte del Defensor del Pueblo, que califica a los ‘swaps hipotecarios’ como productos financieros de alto riesgo, siendo un “producto especulativo” que no beneficia a los clientes y sí a las entidades financieras. En concreto, considera que están dirigidos a empresas con necesidades de cobertura de divisas y tipos de interés, más que a una persona que sólo tiene un préstamo hipotecario, según ha calificado a estos productos la CNMV. Por ello, la misma institución ha solicitado al Banco de España un informe adicional, al entender que los ‘swaps hipotecarios’ no cumplen la ley 36/2003 de 11 noviembre para cubrir los riesgos de la subida de los tipos de interés.

Y es que el regulador, siguiendo la misma línea que marcara hace poco la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, no se muestra muy por la labor de pronunciarse a favor de los clientes. Así, en una de las últimas resoluciones del Servicio de Reclamaciones a las que ha tenido acceso Finanzas.com, y que precisamente afecta a Caixa Galicia, el Banco de España apunta que “no cabe apreciar quebrantamiento alguno de la normativa de transparencia en la redacción del contrato”.

Sin embargo, deja una puerta abierta a la acción judicial, ya que el propio Banco de España no puede valorar los extremos relativos a la imposición de este contrato por parte del banco, “o a la falta de explicación adecuada de sus características”. Y remite el caso a los tribunales. De hecho, Caixa Galicia ha seguido comercializando estos productos el año pasado, incluso en el mes de octubre, como así lo muestra un contrato al que ha tenido acceso este portal, cuando el Euribor ya había marcado un pico en septiembre -5,495%- y cerró a la baja en el 4,865%. Esto fue interpretado por el mercado como un cambio de tendencia a la baja del Euribor, tras las rebajas de los tipos de interés instrumentadas por el Banco Central Europeo el 8 de octubre, cuando el precio del dinero pasó del 4,25% al 3,75%.

Desde la entidad insisten en que las condiciones de helpmycash.com se ofrecen también en otros canales. Respecto a la resolución del Defensor del Pueblo, alegan que esta institución hace su dictamen “sobre un contrato concreto de una entidad financiera que no es la nuestra , cuyas características no se corresponden con los contratos de coberturas de tipo de Caixa Galicia“.  Y también reconocen que se están atendiendo las cancelaciones que tienen algún defecto de forma. En todo caso, la caja gallega cita al Servicio de Reclamaciones del Banco de España, para quien los ‘swaps‘ hipotecarios son un producto “claro, sencillo y transparente para sus clientes“.

De cualquier forma, los ‘swaps hipotecarios’ han sido productos de frecuente comercialización por casi todas las entidades financieras del país, al ser totalmente legales. No obstante, están indicados para inversores con elevada cultura financiera, tal y como ha dejado patente el Defensor del Pueblo.