Inicio Noticias BBVA sufre pérdidas de 134 millones con las inversiones en fintech

BBVA sufre pérdidas de 134 millones con las inversiones en fintech

Compartir

Fuente: http://www.eleconomista.es

“No me preocupa lo que ganemos ahora en lo digital, lo importante es la captación de clientes”. Con este mensaje el presidente de BBVA, Francisco González, se mostraba poco preocupado por el rendimiento que ofrecen a día de hoy las inversiones en compañías tecnológicas que ha realizado el grupo.

El banco es consciente de que en el corto plazo los resultados serán negativos. En 2016, de hecho, las pérdidas que se tuvo que anotar crecieron significativamente. Otra cosa distinta es en el medio y largo plazo, cuando estas firmas tengan una masa crítica de usuarios importantes y las oficinas tradicionales reduzcan el peso tan importante que tienen todavía en el negocio financiero.

Las fintech en las que está presente el grupo español se han elevado hasta los 134 millones de euros y su valor ha caído de manera relevante, hasta los 53 millones de euros. La plataforma estadounidense Simple, la primera gran apuesta del banco en este terreno, generó el ejercicio pasado unos números rojos de 92 millones de euros. En 2015, el agujero apenas era de 3 millones.

La importancia de los clientes

Eso sí, la evolución en clientes es muy positiva y el banco español confía en que en un futuro no muy lejano, esta firma especializada se convierta en una fuente de ingresos. En 2014, BBVA pagó 85 millones por esta aplicación de móvil que ofrece herramientas de gastos y ahorros a los usuarios. Cada trimestre, según el banco, capta 30.000 nuevos clientes a un coste muy bajo y un riesgo también reducido, un volumen superior a lo que consigue la franquicia tradicional del grupo en Estados Unidos, Compass.

“El mundo digital hay que entenderlo bien. Significa que los márgenes se van para abajo y es un mercado en el que hay que competir en cualquier parte del mundo. Hay que tener volumen, si no se tienen clientes no se puede competir”, señaló recientemente González.

La otra fintech que genera mayores pérdidas es Atom, el primer banco británico puramente digital en recibir una licencia, en el que BBVA controla algo más de un 29% del capital. La entidad del Reino Unido, que fue creado a finales de 2015, registró el año pasado -el primero de su existencia- 36 millones de euros.

BBVA invirtió 66 millones y no descarta acudir a un próxima ampliación de capital para que Atom lleve a cabo nuevas operaciones con las que ofrecer más servicios.

Otras firmas especializadas

La apuesta por este tipo de compañías por parte del grupo español se extiende a otras firmas especializadas de pequeño tamaño, como Spring Studio o Madiva, además del finlandés Holvi, que generó números rojos de 4 millones el año pasado, o el recientemente adquirido Openpay, aplicación afincada en México.

Asimismo, a través de su fondo de inversión Propel, amplía sus tentáculos a herramientas con las que compartir conocimientos sobre la evolución de los comportamientos de los consumidores. Propel, con el que pretende por ahora desembolsar en compras 227 millones de euros, obtuvo pérdidas de 2 millones. Este fondo participa en Taulia, Coinbase o Brave, entre otras firmas.