Inicio Noticias Bancos y empresas financieras refuerzan su inversión en tecnología para llegar a...

Bancos y empresas financieras refuerzan su inversión en tecnología para llegar a sus clientes

Compartir

Si bien los últimos meses han traído volatilidad en los mercados y dudas sobre la evolución de la economía global, los principales referentes del sector financiero local han conservado la calma y se han esmerado en reforzar sus presupuestos para generar nuevos recursos tecnológicos para ganar mercado. Un evento celebrado hace unos días destaca este proceso

¿Hacia dónde va la tecnología aplicada a las finanzas? Bancos, empresas financieras, compañías de seguros –y también bolsas de valores– se nutren cada día más de las posibilidades que dan procesos y ciencias informáticas para llegar a sus potenciales clientes y para que ellos puedan recorrer el camino inverso. Sin embargo, en la Argentina, y con un escenario de baja bancarización y reducido mercado de capitales con respecto a otros países de la región, los desafíos se bifurcan y no sólo tienen en cuenta a los debates que plantean los avances en esta materia.

“Por un lado la tecnología les da a las entidades financieras nuevos recursos que potencian su negocio mientras que, por otro lado, existe un mercado importante que hay que conquistar no sólo con estrategias de marketing sino también con mejores aplicaciones tecnológicas”, señaló Hernán Alonso, director comercial de Aktio, distribuidor mayorista de valor agregado de tecnología en la provisión de herramientas de software, hardware y servicios para el mercado corporativo.

En esta línea, la última semana Aktio llevó a cabo el IT Forum Financiero junto a Usuaria (Asociación Argentina de Usuarios de la Informática y las Comunicaciones)

Del evento, que se realiza en forma anual, participaron ejecutivos de IBM, Intel, Oracle, AMD, Netnix, Primary, entre otros, mientras que algunos referentes del mercado financiero como La Caja, Mapfre y Caja de Valores relataron sus casos.

Entre las conclusiones, hubo consenso en que, un país con una mayor población bancarizada y un mercado de empresas y servicios financieros más dinámico les ofrece a las entidades la posibilidad de la sofisticación permanente en la aplicación tecnológica, ya que existe una masa crítica que puede aprovechar y abaratar los recursos utilizados. “Cada día desde la banca se ofrece una mayor cantidad de productos, diferentes servicios en portales, nuevas aplicaciones para la web 2.0 y toda esa sumatoria de instrumentos genera confianza y extiende la frontera de la banca personal”, agregó Alonso.

Si bien los bancos han incorporado tecnología en los últimos años, un factor importante a tener en cuenta es la cantidad de clientes que lo utilizan. Las nuevas generaciones compran y venden por Internet y adoptan más rápidamente los servicios transaccionales del canal por comodidad, ahorro de tiempo, facilidad y seguridad (no tienen que trasladar dinero físicamente). Aquí y allá, la utilización del home-banking crece a buen ritmo (hay más de 4 millones de usuarios), pero las transacciones financieras a través de Internet todavía son nuevas para buena parte del público. Es que, a pesar de que hace años que el grueso de las entidades lo implementó, los miedos y la cultura de “ventanillear” mantienen alejado a los clientes de las entidades.

Según un Estudio del Perfil del usuario de Internet en Argentina –publicado por Prince & Cooke este año– de cada 10 usuarios de Internet, en promedio 4,5 tienen una cuenta bancaria. Esta relación crece a seis de cada 10 en el nivel socioecocómico (NSE) ABC1 y baja a cuatro de cada 10 en el C1C2. Del 45% promedio de usuarios bancarizados, apenas el 41% de esos operan a través de home banking: por ende, casi el 60% sigue sin usar la PC para realizar transacciones.

En este sentido, es importante aclarar que las operaciones que se animan a hacer los usuarios siguen siendo muy conservadoras. Mientras que las consultas de información se ubican en la cima del ranking, la cantidad de operaciones monetarias –especialmente los pagos y recargas de celulares– y las ventas –tarjetas, préstamos, seguros– se ubican detrás. Por ahora, el debate está planteado. Habrá tiempo, dicen, para seguir creciendo.

Fuente:www.cronista.com