Inicio Noticias Bancolombia adquiere el 70% del Uff, el primer Operador Móvil de Colombia

Bancolombia adquiere el 70% del Uff, el primer Operador Móvil de Colombia

Compartir

Colombia no nos deja de sorprender, primero fue el Banco Davivienda al crear Daviplata, que se ha transformado en uno de los principales casos de éxito de lo que es el trabajo en conjunto entre los Bancos y las empresas de Telefonía Móvil. Ahora el Grupo Bancolombia anunció que para extender sus servicios financiaros y bancarizar más colombianos, adquirió por un valor de 21 mil millones de pesos al primer operador móvil virtual de Latinoamérica.

Uff móvil es un operador de telefonía móvil en Colombia de tipo OMV (operador móvil virtual). Uff! fue presentado por primera vez el 10 de noviembre de 2010. De acuerdo con el último reporte, la compañía móvil Uff!, cuenta con cerca de 300 mil usuarios activos, y dispone de una red de ventas de 1.100 puntos.

La gran competencia de por los no Bancarizados, ha obligado a los Bancos a realizar movimientos en este interesante mercado. Colombia es un atractivo mercado para la empresas de dinero electrónico y micropagos, existe una gran cantidad de población no bancarizada, que realiza transacciones con efectivo y no es parte del sistema financiero. A este mercado apuntan estas iniciativas.

Uno de los interesantes negocios que hay para la Banca detrás de los no Bancarizados en Colombia, es el programa Familias en Acción, que otorga subsidios a las familias mas necesitadas en Colombia.

La operación de este servicio hoy es realizada por Banco Agrario, el Banco Estatal del país, que el 2008 fue el único Banco que se presentó a la licitación, los demás no veían muy claro el negocio, pero con la aprobación de normas que facilitaron la apertura de cuentas de ahorro y con la popularización de instrumentos como la banca móvil, que es la que se hace a través de celular, ahora las cosas son distintas y la posibilidad de intermediar los $200.000 millones que cada dos meses gira el Estado a las familias beneficiadas –$1,2 billones anuales–, así como una masa de 2,5 millones de potenciales clientes hacen que se les haga agua la boca a todos los banqueros.