Inicio Noticias Banca móvil mexicana adopta nuevos mecanismos para sus operaciones

Banca móvil mexicana adopta nuevos mecanismos para sus operaciones

Compartir

Abrir una cuenta bancaria de baja transaccionalidad para hacer transferencias de dinero y pagos desde el celular, ya no requerirá la presencia del cliente en una sucursal, podrá hacerlo desde su móvil, teléfono fijo, vía internet o a través de un corresponsal bancario, comentó en entrevista Juan Manuel Valle Pereña, titular de la Unidad de Banca, Valores y Ahorro de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México (SHCP).

“Puedes hablar a un banco, decir éstos son mis datos y éste es mi teléfono. El banco te dirá: ‘estoy mandando a tu teléfono un software, instálalo en tu celular, después visita a un corresponsal bancario, ahí deposita dinero, y ya puedes empezar a operar”, comentó el funcionario.

Las operaciones más frecuentes serán las transferencias o envíos de dinero a otras cuentas bancarias, incluso de diferentes bancos, y posteriormente hacer compras.

“Por ejemplo, quieres que laven tu auto, pero no traes dinero, entonces puedes pagar a quien ofrezca el servicio enviándole el pago desde tu celular a su celular, si es que esa persona tiene una cuenta bancaria”, comentó.

Hasta ahora, Grupo Alsea, que opera las tiendas Domino’s Pizza y Starbucks, están habilitados para recibir este tipo de pagos cuando se trata de cuentas Bancomer.

“Banca móvil ya está en operación, pero cuando se estaba acabando de implementar, una de las cosas que nos comentaron es que sería muy útil que no tuvieras que ir a ningún lado (sucursal bancaria) para abrir una cuenta”, enfatizó.

La normatividad en lavado de dinero, explicó, no permitía abrir una cuenta sin acudir a la sucursal bancaria.

“Entonces, Banco de México (Banxico) modificó la circular correspondiente y creó tres niveles de cuentas básicas. Ya teníamos las cuentas de bajo riesgo y de baja transaccionalidad, que son la plataforma que utiliza Bancomer”, refirió.

La Secretaría de Hacienda y Banxico hicieron los ajustes para permitir la apertura no presencial de cuentas, afirmó.

Para asegurar que estas cuentas remotas no sean utilizadas para lavar dinero, refirió, la solución será el monitoreo.

“Algunos de los requisitos que se solicitarán será información relacionada con la CURP. Lo que estamos haciendo es que los envíos se hagan hacia atrás contra las CURP y es bastante fácil ver si se abrieron 10, 20 ó 50 cuentas tratando de darle la vuelta a la ley, y esa es parte de la labor que hace la UIF (Unidad de Inteligencia Financiera)”, explicó.

Los propios bancos, afirmó, deben tener los modelos en sus áreas de compliance para detectar ese tipo de transacciones.

Enfatizó que estas cuentas estarán protegidas por el seguro de depósitos que administra el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB).

(Jessika Becerra/Agencia Reforma)