Inicio Noticias Banca Móvil, la herramienta indispensable para avanzar en la bancarización mexicana

Banca Móvil, la herramienta indispensable para avanzar en la bancarización mexicana

Compartir

Aunque es desconocida por muchos de los mexicanos que tienen una cuenta bancaria, la banca móvil es considerada como una herramienta útil, de fácil acceso e imprescindible para avanzar en la bancarización en México.

Desde 2012, en México operan diferentes plataformas de banca móvil, la mayoría de las cuales permite a los usuarios realizar transferencias a través de mensajes SMS, retirar dinero de cajeros automáticos y consultar su saldo sin la necesidad de contar con una tarjeta de crédito/débito.

Sin embargo, pese a la diversidad de opciones, hasta la fecha, existen diversas barreras a la adopción de este tipo de servicios, pues la información para los consumidores aún es escasa.

Y es que el uso de la banca móvil beneficiaría, según The Competitive Intelligence Unit, a los cuentahabientes para dejar atrás las largas filas que hay que hacer en una sucursal bancaria, para realizar pagos, depósitos, transferencias o simplemente consultar tu estado de cuenta desde la comodidad de tu casa o en cualquier sitio donde te encuentres.

Según el reciente informe de Inclusión Financiera proporcionado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNVB), aún cuando no hay mucho conocimiento de la banca móvil, el uso de servicios financieros por Internet ha crecido los últimos años en México.

A finales del 2013 los servicios de banca móvil fueron usados en México por 1.06 de cada 100 mexicanos, con 883 mil cuentas bancarias vinculadas a una terminal de telefonía móvil, y el número de usuarios de este servicio creció 241.9%, así los servicios de banca móvil tienen el potencial de bancarizar a más de 60 millones de mexicanos, es decir, a la población que cuenta con un acceso móvil pero carece de producto bancario.

No obstante, destaca, se debe considerar que si bien aún es limitado el número de plataformas de banca móvil disponibles en el país, su creación representa, en sí misma, un importante avance en el camino por poner a México en el mapa de la bancarización.

El reto no es que los mexicanos conozcan los nuevos servicios de telecomunicaciones que favorecen el sector financiero, sino que haya mayor confianza de utilizar las nuevas tecnologías en favor del desarrollo y optimización de estas herramientas haciendo más fácil y dinámica nuestra vida diaria.

Además de impulsar estas plataformas para que haya un mayor rendimiento del tiempo y dinamismo en nuestras operaciones bancarias, permitirían la creación de programas enfocados al desarrollo financiero y con ello un notable impulso en la economía mexicana.