Inicio Noticias Atrapen al cliente de la tercera edad

Atrapen al cliente de la tercera edad

Compartir

En Nordelta levantarán viviendas para personas mayores, consumidores codiciados por varios sectores

Con una inversión de US$ 25 millones, la desarrolladora Stefani & Valiente lanzó el primer complejo de viviendas pensado para la tercera edad. El proyecto consiste en la construcción de seis edificios -con más de 260 departamentos- en Nordelta. “La ubicación del complejo fue pensada para que los habitantes puedan moverse caminando, ya sea para ir al cine, al shopping o al centro médico que funciona en Nordelta. Las comodidades tienen en cuenta las necesidades de este público, con rampas en los acceso y dentro de los departamentos, ascensores que son camilleros y timbres de emergencias en cada ambiente”, señala Laura Valiente, socia de la firma.

La empresaria admite que la idea del emprendimiento fue tomada de los complejos de viviendas que funcionan en Miami y otras ciudades del estado norteamericano de Florida. “Tuve la idea a medida que mis padres se acercaban a la tercera edad, y cuando vi la película En tus zapatos , donde Shirley McLaine vivía en un condominio adaptado a la tercera edad, y su nieta Cameron Díaz iba a visitarla, me di cuenta de que era lo que tenía en mente, argentinizando el concepto.”

Cultura de pago

En materia financiera, el Banco Supervielle fue uno de los pioneros en la Argentina en darse cuenta del potencial de negocios que ofrece la tercera edad. En la entidad explican que empezaron a trabajar con este segmento cuando heredaron la cartera de clientes del Banco de San Luis, hace más de 12 años. Rápidamente descubrieron las ventajas que ofrece este nicho. “Se trata de gente que nunca va a perder el trabajo y que, por una cuestión cultural, son mejores pagadores que el resto de la población”, observa Ariel Salituri, gerente de Banca Provisional del Supervielle. Hoy, el banco cuenta con 64 centros de pago orientados a los jubilados y administra más de 225.000 tarjetas de clientes de más de 65 años. “En promedio, el consumo con tarjeta es menor que el de la población activa, aunque de a poco los clientes se están animando más a utilizar este tipo de medios de pago. La clave es hacerle perder el miedo, lo que se logra ofreciendo incentivos como los descuentos para las compras con tarjeta de crédito o débito. Es decir, con las mismas herramientas de marketing que se utilizan para el resto de la población”, agrega Salituri.

Vida útil

Los casos del complejo de Nordelta y los centros de pago del Supervielle constituyen una de las pocas excepciones dentro de un mercado como el argentino, en el que históricamente las empresas siempre subestimaron el papel que podía desempeñar la clase pasiva como clientes potenciales de sus productos o servicios. “La gente de marketing parece no estar al tanto de la demografía ni de los avances científicos. Hoy hay no sólo mayor expectativa de vida, sino también mejor calidad. En Estados Unidos, por ejemplo, un consumidor compra unos 13 autos en total en su vida. Y siete de esos 13 los adquiere después de los 50 años. Además, hay que tener en cuenta que la gente de más de 50 años tiene mucho más dinero que los que están entre los 20 y 30 años, porque muchas de sus necesidades básicas y otras, como casa, auto, etc. ya las han obtenido”, opina Alberto Pierpaoli, presidente de la consultora The Gender Group.

Fuenta:www.lanacion.com

Para todos los gustos
La posibilidad de hacer negocios con la tercera edad están descubriéndola empresas de videojuegos, como Nintendo, que ya presentó en el mercado japonés una consola con una pantalla que es el doble de grande que la tradicional, que apunte a la tercera edad. En Japón, las consolas tienen muchos fanáticos, gracias a los juegos didácticos para ejercitar la memoria.