Inicio Noticias Así son las monedas virtuales alternativas a Bitcoin

Así son las monedas virtuales alternativas a Bitcoin

Compartir

“Bitcoin” parece que es la palabra de moda a la hora de ganar dinero fácil, o al menos eso es lo que parece cuando leemos como su valor está subiendo a cada día que pasa. Cada vez mas gente se está interesando por esta moneda virtual, e incluso los amantes de lo “físico” están poco a poco rindiéndose e invirtiendo en ella. Pero, ¿cuál es el futuro de la economía virtual? ¿Es posible que aparezca un competidor incluso mejor?

Ese es el objetivo de varias alternativas a Bitcoin, como anoncoin, PeerCoing o Litecoin. Esta última está considerada como la segunda moneda virtual más popular de Internet, con un valor total de 250 millones de dólares. Y lo curioso es que pese a eso se trata de un proyecto secundario de Charles Lee, ex-trabajador de Google que en sus ratos libres decidió experimentar con un proceso de minado parecido al de Bitcoin.

Las semejanzas con Bitcoin no son casualidad, ya que el propio Lee asegura que si Bitcoin fuese oro, Litecoin sería plata. Por tanto, su objetivo no es tanto prevalecer en el mercado sino simplemente ser una alternativa con su propio valor. Este valor suele ir de la mano de los éxitos o fracasos de Bitcoin. Su popularidad se refleja en estas monedas alternativas, demostrando que, de la misma manera que en el planeta existen varias monedas según el país, también puede haber varias divisas en Internet.

Igualmente, no suele ser de sabios invertir todo tu dinero en una sola tecnología. Lee habla de “diversificar tus inversiones en cripto-moneda”, de tal manera que si bien lo lógico es minar bitcoins por su alto valor, Litecoin también merece la pena gracias a unas transacciones mas rápidas y a un proceso de minado mas “democrático”. Esta es una de las principales razones por las que iniciar una nueva moneda, ya que en anteriores ocasiones los creadores han partido con ventaja al generar una buena cantidad de monedas antes de su lanzamiento oficial, algo que no pasó con Litecoin.

En este sentido también funciona PeerCoin, planteado como una opción mas cercana al “dinero comunal” y basado en P2P. Es posible que no esté siendo aceptado por demasiados negocios, pero eso no significa que no tengan valor. Hace un par de semanas todos los PeerCoin del mundo,  juntos valían 40 millones de dólares, una cifra baja si la comparamos con Bitcoin (en el rango de los miles de millones de dólares) o con cualquier otra, pero al mismo tiempo indicativo de que realmente se está usando y está obteniendo un valor.

Anoncoin por su parte se centra en la parte “anónima” de su nombre, y por tanto tiene sentido que su creador no haya dado la cara. Esto es una declaración de intenciones de convertirse en la moneda ideal para los amantes de la privacidad, pero también tiene el punto negativo de que nadie sabe muy bien cuáles son las verdaderas intenciones del creador o creadores de Anoncoin.

Lo cierto que con Bitcoin pasó lo mismo, con un creador solo conocido como “Satoshi Nakamoto”, objeto de varias sospechas cada vez que se producen movimientos extraños en Bitcoin. Recientemente se han descubierto transacciones entre Nakamoto y Dread Pirate Roberts, el creador de la web Silk Road dedicada a la venta de drogas, y el mayor centro de intercambio de Bitcoins del mundo. Si esas transacciones fueron fruto de un pago por drogas o por otra razón, seguramente no se sabrá en mucho tiempo debido a las protecciones criptográficas de Bitcoin, pero da que pensar.

Es probable, por el momento, que  ninguna de estas alternativas consiga quitarle el trono a Bitcoin, pero pueden ser de utilidad en el futuro. Es inevitable que tarde o temprano Bitcoin pase a ser obsoleto, o acabe por ser crakeado, aunque para eso aún puede pasar muchísimo tiempo. Es en ese momento donde toda la economía generada durante estos años tendrá que apoyarse en algún lado para no desaparecer.

Fuente: New york Times