Inicio Noticias Argentina: Llega la era de la billetera electrónica y plantea nuevos desafíos...

Argentina: Llega la era de la billetera electrónica y plantea nuevos desafíos a los bancos

Compartir

Ya sean remotas o presenciales, el aumento de las transacciones móviles es una tendencia que impactará en las instituciones financieras. Y arriban nuevos participantes, como Google Wallet, PayPal y Apple, que poseen un gran poder de inversión e introducen innovaciones disruptivas

Según datos difundidos por el Banco Central de la República Argentina (BCRA), en el primer trimestre de este año crecieron un 47% las vías digitales para realizar operaciones bancarias respecto al mismo periodo del año anterior.

Las causas de este crecimiento son por un lado a la facilidad que otorgan los dispositivos móviles para realizar diferentes acciones cotidianas y el incremento en la confianza de los usuarios en el mundo digital.

Como respuesta a la tendencia, los bancos más innovadores apuestan a plataformas de pagos móviles que funcionan como una extensión del banco en línea.

A nivel local el 36% de los usuarios usan métodos de pago y seguimiento en línea, según Ipsos, lo que permite vislumbrar que este tipo de tecnología se encuentra en auge y aplicarla de forma eficiente es el próximo paso para acercarle a los usuarios soluciones simples y prácticas para su día a día.

En la mayoría de los países latinoamericanos existen más teléfonos celulares que habitantes, lo cual muestra la fuerte penetración y democratización de las comunicaciones móviles en la región.

Según el estudio de eMarketer, de diciembre de 2014, cuatro países de América latinaBrasil, México, Colombia y la Argentina– se ubican entre los 25 que poseen la mayor cantidad de “smartphones” en funcionamiento.  En la Argentina, en 2014 había 10,8 millones de teléfonos.

Sin embargo, gran parte de ellos carecen de una cuenta corriente, una tarjeta de crédito o acceso a cualquier tipo de servicio financiero y el nivel de bancarización en la región está por debajo del 50% en la mayoría de los países.

Algunos estudios, realizados por bancos centrales y asociaciones bancarias indican que, en ciertos países, incluso en zonas urbanas y densas, las personas tienen que desplazarse más de tres horas para pagar una simple factura.

“Transformar cada teléfono celular en una extensión de las oficinas bancarias o en una tarjeta de crédito puede ayudar a disminuir la distancia entre las instituciones financieras y los usuarios”, señaló ante iProfesional Marcelo Senra, director de Tecnología para el Cono Sur enLogicalis, un proveedor de servicios y soluciones de tecnología de información y comunicación en América latina con operaciones en la Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú y Uruguay.

Para Senra, “ya sean remotas o presenciales, el aumento de las transacciones móviles es una tendencia que impactará en las instituciones financieras”.

En la guerra por las “billeteras móviles”, los nuevos participantes, como Google Wallet, PayPal y Apple, poseen un gran poder de inversión e introducen innovaciones disruptivas en el mercado de pagos.

PayPal, por ejemplo, movió 46 mil millones de dólares en pagos móviles el último año, un aumento de 68% en comparación con el 2013.

“Los nuevos participantes, además de interesarse por las transacciones, desean obtener la información de compra de cada usuario y los datos de inteligencia de mercado que se pueden generar a partir de eso. Por lo tanto, si existe algún impacto para las instituciones financieras,el principal sería el riesgo de quedar ‘fuera del partido’”, advirtió el ejecutivo de Logicalis.

Las instituciones financieras, para enfrentar esta competencia, necesitan estar preparadas. “Ante la gran diversidad de dispositivos es necesario crear una arquitectura única de servicios móviles con la posibilidad de atender pedidos y accesos a partir de cualquier plataforma”, sugirió Senra.

También apuntó que “deberán crear un nuevo canal que pueda soportar el aumento del volumen de las transacciones. La introducción de nuevos tipos de clientes y formas de pago también trae nuevas vulnerabilidades que se deben controlar. Finalmente, deberán educar a los usuarios para que adopten las nuevas formas móviles de pago”.

Los pagos móviles y la previsión de que cada teléfono celular pueda ser una extensión de las oficinas bancarias posibilitarán la inclusión de una cantidad mayor de personas en el sistema financiero.

“Más que ganancias para las instituciones, esto significa un impacto positivo para la sociedad, con un aumento de calidad de vida e inclusión social”, concluyó el ejecutivo de Logicalis.

Banca móvil
Las entidades bancarias de todo el mundo continúan invirtiendo para abrir nuevas sucursales. Pero los canales electrónicos ganan cada vez más aceptación entre los clientes y los propios ejecutivos de los bancos: hoy el promedio mundial de operaciones realizadas por esta vía es de 36% (27% en América latina) y tiende a crecer en los próximos cuatro años.

Estos datos se desprenden de dos estudios globales realizados por The Economist Intelligence Unit y patrocinados por SAP durante el segundo semestre de 2014.

Existe un número importante de operaciones simples cubiertas con las posibilidades que permiten los portales y las aplicaciones móviles.

“Alguien que necesita 150 pesos de su caja de ahorros para pagar una factura no debe ir a una sucursal bancaria”, explicó Javier Colomb, gerente de Ventas para Servicios Financieros deSAP Argentina.

“Sería como usar un cañón para matar una mosca”, agregó Ivan Mortimer-Schutts, especialista en banca móvil de la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en Inglés), organización que forma parte del Banco Mundial.

Consultados por las perspectivas futuras, 8 de cada 10 banqueros concuerdan que en los próximos cinco años los dispositivos móviles se constituirán en el principal canal de operación para sus clientes, particularmente por la fuerte capilaridad que tienen en la nueva generación.

Para 2019 se espera que 48% de las operaciones bancarias latinoamericanas se realice online, 56% desde un dispositivo móvil. Por otra parte, 61% entiende que la personalización y la innovación son factores de retención claves.

“Estas estimaciones no implican que los canales tradicionales vayan a perder su valor, sino que las entidades tendrán que prepararse para resolver las nuevas demanda de sus clientes”, señaló Colomb.

“Mientras se piensa en la apertura de canales online, es clave considerar la infraestructura necesaria para aprovechar toda la información de valor que esas operaciones producirán para fidelizar clientes”, completó.

Divide y reinarás
En la industria de Banca y Servicios Financieros, la segmentación es esencial para las ventas y la gestión de la generación de demanda y fidelización de clientes. La tendencia muestra que, en cinco años, al menos 5 de cada 10 transacciones dejarán una huella electrónica con comportamientos y patrones de conducta de los usuarios.

En la Argentina se registraron más de 21,6 millones de transferencias bancarias a través de Internet durante los tres primeros meses del año, 50% más que en igual período de 2014, cuando más de la mitad de estas operaciones fueron realizadas entre empresas.

“La industria financiera enfrenta un entorno cada vez más competitivo, con una mayor complejidad regulatoria y clientes más volátiles, por lo que es preciso impulsar la preparación de las organizaciones para simplificar los viejos procesos bancarios y así optimizar el tiempo y los recursos para hacer foco en los temas clave para el negocio”, explicó Vanesa Bigio, gerente de Industria Servicios Financieros de SAP América Latina Región Sur.

“El volumen de transacciones es complejo y muchas entidades financieras no logran cumplir con los plazos de reporte informativo hacia los organismos de control”, completó.

Omnicanalidad
Estos retos y desafíos fueron planteados por diferentes actores del mercado bancario y tecnológico en la 15° edición del Congreso Internacional de Tecnología para el negocio financiero, realizado a fines de junio en Buenos Aires.

Uno de ellos fue VeriTran, un proveedor argentino de soluciones de banca móvil y pagos móviles para instituciones financieras y de retail, que cuenta con 30 clientes a través de los cuales se ejecutan transacciones de banca y pagos móviles.

La compañía demostró a los asistentes las razones que le permitieron alcanzar en el último año las 1.000 millones de transacciones en la región con un 0% de fraude.

En diálogo con iProfesional, Marcelo González, CEO de VeriTran, destacó que los sistemas de su empresa lograron que el sistema bancario fuera universal a través de dispositivos móviles, no solamente los “smartphones” sino incluso los de gama baja.

Según explicó, la mayoría de canales bancarios no garantizan la seguridad del dinero de los usuarios al hacer las transacciones porque existen claves únicas para todas las transacciones.

 

En el congreso, Banorte, el tercer banco mexicano, y cliente de VeriTran, brindó una conferencia contando su experiencia en relación a la implementación de plataformas de pagos móviles, sus principales características y  ventajas, y la respuesta de los usuarios frente a este nuevo modelo para gestionar operaciones bancarias.

“En Banorte hace más de cinco años que contamos con la solución de VeriTran de Banca Móvil y desde hace tres años que incluimos pagos móviles en nuestro banco. La incorporación de estas herramientas ha sido sumamente beneficioso para nosotros, tenemos un universo de 13 millones de clientes que sin importar su tipo de cuenta pueden utilizar la plataforma”, explicó a iProfesional Miguel Felipe Valero Cañas, director de Banca Digital en Grupo Financiero Banorte.

“El mundo de hoy es un mundo móvil, gran parte de las operaciones se realizan a través de este canal, y en algunos años seguramente casi el total de las transacciones se harán de esta manera, ya que permiten procesos más seguros y sencillos” vaticinó el ejecutivo del banco regiomontano.

El sistema que ofrece VeriTran permite a los usuarios llevar a cabo transacciones desde un cajero electrónico o una compra con tarjeta de crédito sin siquiera utilizar el plástico.

Solamente se precisa una clave que es solicitada a través del celular del usuario y que no servirá en otra oportunidad.

Esta clave, a diferencia de los sistemas comunes utilizados en los bancos, solamente puede ser utilizada en una transacción y por el monto que el usuario apruebe.

González que con este sistema los bancos llegan a los “millenials”, los clientes que están debajo de los 35 años. “Naturalmente piden el canal móvil”, señaló.

Sin embargo, el desafío para los bancos es llevar a esos clientes jóvenes a transacciones que vayan más allá de una consulta de saldo y que se dirijan a inversiones y créditos.

Fuente: http://www.iprofesional.com/