Inicio Noticias Activos Chilenos Involucrados en el Caso Madoff

Activos Chilenos Involucrados en el Caso Madoff

Compartir

Bernard MadoffChilenos de alto patrimonio también sufren impacto por estafa de Madoff
El millonario fraude que realizó el broker estadounidense Bernard Madoff impactó de lleno en los bancos europeos. En Chile también tuvo repercusiones. Hasta el momento Santander informó que la exposición de clientes afectados asciende a US$ 1,9millón y en Celfin reconocen que entre 20 y 30 clientes tendrían exposiciones en Madoff.

No fue un fin de semana de descanso para los bancos de inversión y entidades financieras que ofrecen servicios a la “banca privada”, que reúne a personas naturales de alto patrimonio. El descubrimiento del fraude por US$ 50.000 millones por parte del broker estadounidense Bernard Madoff puso en alerta a las entidades chilenas.

En los últimos días sus ejecutivos revisaron si había exposición de las inversiones de los clientes en los fondos que ofrecía y gestionaba Madoff. Como son fondos de inversión alternativos de alta complejidad -hedge funds o fondos de cobertura-, sólo clientes de alto patrimonio los demandan.

Una alta fuente de Celfin confirmó que habría entre 20 y 30 clientes afectados por medio de exposiciones indirectas de sus inversiones. Celfin ya contrató los servicios legales del estudio Barros y Errázuriz.

Otra fuente de esta entidad confirmó que el 0,1% del total de los activos que maneja Celfin estarían afectados. Según información de la misma empresa, hoy Celfin gestiona US$ 5.500 millones, por lo que el monto involucrado podría llegar a US$ 5,5 millones.

El Banco Santander Chile también reconoció que hay efectos para los clientes “que han invertido en el fondo Optimal Strategic -afectado por las operaciones de Madoff– a través de la unidad de banca privada en nuestro país”. Las inversiones afectadas ascienden a alrededor de US$ 1,9 millón.

Todas las entidades que tengan banca privada tienen que estar de todas maneras con exposiciones en Madoff, aunque no necesariamente de forma importante”, explicó un agente de mercado.

Ayer todos los bancos de inversión, como LarrainVial y Celfin y bancos como Santander, BBVA e Itaú, se volcaron a recopilar información para cuantificar los clientes y montos que podrían estar expuestos. Esta tarea no es menor, ya que la mayoría de las veces estas entidades representan a otras administradoras de fondos que invierten en distintos instrumentos.

Los españoles

BBVA España temprano en la mañana de ayer envió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) un hecho relevante en el que explicó que en su red internacional hay recursos financieros de sus clientes por 30 millones de euros (US$ 40,05 millones) en fondos de inversión que se encontraban depositados en Madoff Investment Securities. En todo caso, en BBVA Chile confirmaron que no hay clientes afectados.

Reguladores intervienen

La Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) como la Superintendencia de Bancos e Instituciones
Financieras (Sbif) pidieron ayer a todas las entidades bajo regulación información sobre eventuales exposiciones a los fondos gestionados por el broker estadounidense Bernard Madoff.

El admirado gurú de Wall Street que realizó el mayor desfalco financiero de la historia

Bernard Madoff (1938) tiene una biografía del hombre que se forja desde abajo y que logra cumplir el sueño americano. En él se cuenta una historia de progreso personal construido desde la nada. Según su propio relato, en 1960, con 22 años, inició su empresa, Bernard L. Madoff Investment Securities, con un capital de US$ 5.000 obtenido trabajando como socorrista e instalador de sistemas de riego.

A los 50 años no sólo era multimillonario, sino que, además, era reconocido como uno de los pilares de Wall Street. Nunca terminó la carrera de Derecho, y aún así fue presidente del Nasdaq. A él se le atribuye la revolucionaria automatización de las transacciones, lo que democratizó y abarató la participación en la Bolsa. Por ello, su estatus de gurú de las finanzas no era algo que sorprendiera. “Era todo una gran mentira, un gigantesco esquema Ponzi”. Eso es lo que habría declarado el propio Madoff a algunos colaboradores, antes de ser arrestado. El esquema Ponzi es un fraude piramidal donde la rentabilidad prometida se paga con el dinero ingresado a través de la entrada de nuevos clientes. Ese fue el último paso del hombre que empezó de la nada y que durante las últimas semanas recibió peticiones de reintegro de sus clientes por un total de US$ 7.000 millones, cuando todo lo que tenía disponible era entre US$ 200 millones y US$ 300 millones con el que pensaba resarcir a “algunos empleados seleccionados”.

Su forma de operar consistía en crear un fondo con una cartera de inversión con una cesta de acciones para atraer capital. A su vez, ese fondo ponía el dinero en manos de Madoff.

La sociedad se presentaba como una firma de corretaje que servía de intermediario entre vendedores y compradores de acciones. En paralelo, Madoff tenía una firma independiente de la matriz, a través de la que asesoraba y movía las fortunas. Para los expertos, el principal punto a favor de Madoff y que le permitió llevar a cabo el fraude más grande que se conozca, fue que era una persona admirada en los círculos financieros en EEUU y del mundo por su aparente éxito, lo que le daba confianza a los inversionistas.

Fuente: La Tercera