Inicio Noticias A la conquista de los pagos móviles.

A la conquista de los pagos móviles.

Compartir

Los pagos móviles tienen la misión de cambiar la forma en que todos pagamos, y más concretamente, están destinados a cambar la dinámica que se da en el punto de venta.

 

 

Con miles de proyectos piloto en todo el globo -pero aún sin un éxito claro-, parece importante entender algunos puntos clave de éxito para que los verdaderos pagos móviles puedan prevalecer.

 

 

Los medios de pago actuales (efectivo, tarjetas, etc.) tienen sus fortalezas arraigadas en cada segmento de usuarios. Por eso, para que los pagos móviles lleguen a buen puerto, tanto del lado del comerciante como del usuario, deben darse las siguientes condiciones:

 

1) Aparte de simplemente aceptar pagos móviles, los comerciantes deberán encontrar algún tipo de valor agregado. La capacidad de abrir un canal directo de comunicación personal con los clientes es interesante para negocios de cualquier tamaño. Y el móvil es sin duda una oportunidad. Entre estos servicios añadidos están los servicios basados en localización, los cupones dirigidos, programas de fidelización, cupones móviles y reembolsos o descuentos personalizados en tiempo real. Ningún comercio impulsará el cobro de sus productos vía móvil si procesar la transacción resulta más caro que por otro método.

 

 

2) También los clientes deberán encontrar un valor agregado en los pagos móviles. Ya sea un beneficio en los precios, una nueva experiencia de compra u ofertas personalizadas basadas en la localización. Desde ya: jamás las personas usaran el móvil para pagar si les representa un gasto extra.

 

 

3) Los pagos móviles deben ser universales y agnósticos. Un comerciante tiene que aceptar los pagos de todos sus clientes, independientemente de su operador de telefonía móvil, emisora de la tarjeta o fabricante del teléfono. En este punto, la fragmentación es el peor enemigo de la motivación comercial.

 

 

4) La amplia aceptación es crucial. Darle al usuario la opción de pagar con su móvil en muchos lugares, sin que la persona deba buscar dónde.

 

 

5) Todos (usuarios y comerciantes) odian las colas, por eso pagar con el móvil no deberá demorar un segundo más que hacerlo con un pago tradicional. Si por el contrario, los impulsores de pagos móviles logran reducir un segundo de la vida del usuario en la caja registradora, parte de la batalla estará ganada.