Inicio Noticias
Compartir

Manejar un hogar puede parecer una tarea complicada, en especial en lo que concierne a las finanzas. No siempre resulta sencillo organizarse cuando las decisiones que se tomen tendrán efecto sobre más de una persona. Sin embargo, una de las mejores maneras de lograr que su familia alcance el éxito deseado es planificando con anticipación.

 

Lo primero que hay que tomar en cuenta es que darle a nuestros seres queridos una “buena vida” no necesariamente quiere decir comprar cosas muy costosas sino manejar nuestras finanzas de tal forma que toda la familia pueda sentirse tranquila y disfrute de lo que sus posibilidades le permiten.

 

Por tal motivo, Finanzas Prácticas de Visa nos enseña cómo elaborar un presupuesto familiar en solo cinco pasos:

 

  1. Reúna a la familia y juntos identifiquen las prioridades

 

Es importante que todos los miembros de la familia participen de acuerdo con su edad y responsabilidades. Algunas de los rubros que deben incluir son:

  • Gastos del hogar
  • Alimentación
  • Transporte
  • Ahorro e inversión
  • Ropa y accesorios
  • Gastos médicos
  • Diversión

 

  1. Sumen todos los ingresos

 

Para elaborar un presupuesto familiar se necesita identificar todas las entradas de dinero. Aquí se deberán anotar los ingresos de los miembros de la familia que están en posibilidades de aportarlos. Se debe considerar por ejemplo, el porcentaje del sueldo que tanto padres como hijos trabajadores pueden aportar.

 

Asimismo, es necesario considerar otras fuentes de ingreso familiar, como puede ser la renta de un departamento, inversiones, cuentas de jubilación, pensiones.

 

  1. Determinen cuáles son sus gastos

 

Aquí se deben registrar los gastos básicos como alimentación, ropa y servicios de agua, luz, telefonía, internet, etc. También, hay que considerar otros como estudios, alquiler (si la casa no es propia), pago de lugares recreativos o actividades extracurriculares (gimnasio, clases de música, deportes, etc.), pago de hipotecas, tarjetas de crédito y otras deudas. En este punto es importante no olvidar los impuestos.

 

  1. Diseñen estrategias para administrar el dinero

 

Después de este ejercicio, se pueden diseñar estrategias para una mejor administración:

  • Decidir en qué gastar. Es importante ponerse de acuerdo para gastar menos de lo que se gana. Para evitar problemas financieros, lo más sano es moderarse en los gastos de la familia y siempre destinar algún porcentaje al ahorro.

 

  • Las cuentas bancarias compartidas. Cuando se trata de una familia en donde la mayoría de sus integrantes tienen la madurez suficiente para tomar decisiones acertadas, las cuentas conjuntas pueden ser un buen instrumento financiero que permite mayor control.

 

  • Planificar a mediano y largo plazo. Cuando todos los integrantes participan, es más fácil comenzar a planear el futuro. Los padres pueden crear conciencia en los hijos sobre la importancia de comenzar a ahorrar lo antes posible pensando en eventos a mediano y largo plazo como pueden ser la educación universitaria o el retiro.

 

  1. Reajuste si es necesario

 

La familia debe reajustar sus presupuestos, planes y estrategias a las situaciones cambiantes. Debemos estar preparados para una baja de ingresos, un aumento de impuestos, la pérdida del empleo, pero también para cosas positivas como el éxito de nuestras inversiones, que, aunque sea un cambio positivo, altera los cálculos iniciales de nuestra balanza familiar.

 

Por último, es muy importante que exista la comunicación familiar, que no queden dudas y que todos los miembros cultiven una sana curiosidad por los temas económicos, dado que participar de las finanzas familiares es iniciar una buena educación financiera. Cada familia es diferente y no se puede diseñar o seguir un plan estándar sino que la planeación debe ir en función de las necesidades específicas y las metas de cada caso en particular.

 

Visa Inc.