Inicio Noticias La puntuación de crédito a través de los datos en las Redes...

La puntuación de crédito a través de los datos en las Redes Sociales

Compartir

Si tiene muchos amigos en Facebook, eso significa que es popular en ciertos círculos. Ahora, algunos acreedores creen que, a causa de eso, tal vez usted también merezca obtener crédito.

Lenddo, Neo Finance y Affirm, forman parte de un número creciente de empresas de crédito que usan datos personales sacados de webs de redes sociales como Facebook, LinkedIn y Twitter para evaluar el riesgo de crédito del consumidor, según un reportaje del 1 de abril del Wall Street Journal. Creen que la situación social de la persona, su reputación online y o/conexiones profesionales, son factores a tener en cuenta a la hora de conceder crédito, principalmente para alguien con un historial de crédito irregular o escaso y quien, de otra manera, tendría dificultad en conseguir un préstamo.

Esas empresas emergentes esperan explorar una deficiencia notoria en los criterios tradicionales de préstamos, basados en la puntuación de crédito FICO, en que las personas que dejaron de hacer un pago cualquiera o que no tienen historial de préstamo serían consideradas de forma automática apuestas arriesgadas y penalizadas con tasas más altas. O podrían ser rechazadas por completo sin importar las circunstancias atenuantes como, por ejemplo, una emergencia médica o haber llegado recientemente al país. Lenddo, Neo Finance y Affirm ganan dinero, principalmente, con tasas o comisiones cobradas en cada transacción. Nadie sabe, sin embargo, si ese tipo de negocio tiene futuro.

Veamos el caso de Neo Finance de Palo Alto, en California. Su público objetivo son los prestatarios con historial de crédito reciente y que serían candidatos correctos a préstamos con tasas de interés elevadas por parte de los acreedores tradicionales. Neo ofrece préstamos a tasas de interés más bajas después de analizar informaciones como el historial de empleo del candidato y la calidad de los contactos de su perfil en LinkedIn, cotejando así el potencial de ganancias futuras y la estabilidad en el empleo de la persona. Ella toma en cuenta la puntuación FICO, pero sólo para enterarse de posibles sospechas. Neo no usa esos datos para calcular el riesgo, informa el artículo.

Lenddo, de Hong Kong, va más allá y usa los contactos sociales del deudor para presionarlo si él deja de hacer un pago, informa el artículo citado. Por ejemplo, la empresa informará a sus amigos de Facebook si él deja de hacer un pago. Así, la puntuación de esas personas en Lenddo se verá perjudicada si el cliente no paga lo que debe. La empresa calcula su puntuación de crédito de 1 a 1.000 después de evaluar 100 bancos de datos y redes sociales en busca de informaciones como la localización del candidato y el número de contacto que él tiene. Affirm, empresa emergente de San Francisco, gestionada por Max Levchin, uno de los fundadores de PayPal, facilita el pago de bienes y servicios a través del smartphone —con dos toques en la pantalla— y da al cliente 30 días para saldar sus cuentas sin cobro de multa.

Algunas empresas usan los datos obtenidos en las redes sociales para evaluar el riesgo de crédito de un prestatario, en países en que las puntuaciones estandarizadas de crédito al consumidor tal vez no estén disponibles, y en que los préstamos son concedidos según la reputación del individuo. Lenddo hace pequeños préstamos a prestatarios de países en desarrollo para ayudar a mejorar la calidad de vida de esas personas después de averiguar los perfiles online de los candidatos. Para explicar el raciocinio detrás de ese modelo de negocio, la web de la empresa cita al banquero de Wall Street, John Pierpoint, conocido como “JP”, Morgan, que cierta vez dijo que el carácter es más importante para evaluar el merecimiento del crédito que el dinero o las propiedades.

En el mismo artículo, sin embargo, Douglas Merrill, fundador de ZestFinance y ex director de informaciones de Google, dijo que las personas que teclean solamente en letras minúsculas, o mayúsculas, tendrían una tendencia mayor al impago, manteniéndose inalteradas el resto de condiciones. ZestFinance usa algoritmos de búsqueda semejantes a los de Google para evaluar el riesgo de crédito de una persona analizando miles de posibles variables de crédito.

Los datos sociales son más útiles cuando son aplicados a personas con poco o ningún historial de crédito. “Se trata de una fuente adicional y valiosa de datos que puede muy bien prever el comportamiento de alguien. Será algo de gran valor cuando no se tienen muchos datos sobre el individuo”. Dijo Eric Bradlow, director adjunto del Proyecto de Analítica del Cliente de Wharton y profesor de Marketing de la institución.

Experian, una de las tres grandes oficinas de crédito de EEUU, lanzó recientemente la puntuación “Extended View” [Vista Ampliada] que incluye informaciones sobre alquiler como parte de su cálculo. La empresa, junto con TransUnion y Equifax, también hizo cambios en su sistema de oposición a FICO denominado “VantageScore” para mejorar la evaluación de crédito. Por ejemplo, las deudas que son enviadas a una agencia de cobro eran tomadas en cuenta en la puntuación de crédito del individuo durante siete años. La nueva versión del VantageScore ya no hará eso, desde que se pague la deuda o haya un acuerdo y el saldo final sea cero, según un artículo del 11 de marzo de CNNMoney.

Actualmente, sin embargo, FICO no tiene planes de usar datos obtenidos en los medios sociales, informó el Wall Street Journal. Bradlow, sin embargo, cree que los criterios de puntuación podrían cambiar, principalmente después de que se estableciera un número mayor de correlaciones. “Por último, los datos de las redes sociales podrán entrar en la puntuación de FICO”, dice. “No percibo una disminución del deseo de resumir el historial de crédito de alguien con una única puntuación. El cambio que percibo es en relación a lo que la compone”.

Fuente: Wharton Universia